remontada de la campeona del mundo

Kroos mantiene con vida a Alemania con un gol de falta en el minuto 95

Toni Kroos metió un gol de falta en el minuto 95 que mantiene a Alemania con muchas opciones de meterse en los octavos de final. Un minuto antes estaba casi eliminada

Foto: Toni Kroos celebra junto a Marco Reus el gol de la victoria de Alemania ante Suecia. (Reuters)
Toni Kroos celebra junto a Marco Reus el gol de la victoria de Alemania ante Suecia. (Reuters)

Un gol de falta de Toni Kroos en el minuto 95' cambió por completo el horizonte de Alemania en el Mundial de Rusia 2018 (2-1). Antes de que marcara el madridista, la campeona del mundo estaba contra las cuerdas, muy cerca de la eliminación tras perder en su debut en el campeonato y estar a punto de empatar en el segundo partido. Ahora suma tres puntos y tiene por delante un duelo ante Corea del Sur, el equipo más débil del grupo F. La genialidad de Kroos lo transformó todo: de estar al borde del abismo a tenerlo todo de cara para meterse en octavos.

Francia en el 2002, Italia en el 2010 y España en el 2014 son selecciones que cayeron en la fase de grupos del Mundial posterior al que ganaron. Alemania, que no se baja de las semifinales desde 1998, estuvo a punto de unirse a ese grupo este sábado, pero lo evitó con una remontada culminada en el último minuto del partido, después de un asedio del que solo había sacado el empate, insuficiente para llegar a la última jornada dependiendo de sí misma.

De haber empatado, Alemania habría llegado al último día en una mala situación: con México clasificada y sin necesidad de exigir a sus titulares ante una Suecia a la que le habría valido el empate para meterse en octavos y a la vez dejar fuera a una de las grandes favoritas al título. Ahora la presión es para Suecia y México. Una victoria alemana ante Corea del Sur por más de un gol de diferencia (que es mucho contar viendo su Mundial) obliga a México a puntuar ante Suecia para no quedarse fuera.

Ola Toivonen superó de vaselina a Manuel Neuer en la primera parte. (Reuters)
Ola Toivonen superó de vaselina a Manuel Neuer en la primera parte. (Reuters)

El empate ya era más de lo que tenía Alemania al descanso, cuando perdía por 0-1 tras el gol de Suecia, que aprovechó un error alemán para montar un contragolpe que ejecutó Ola Toivonen con una vaselina ante Neuer. La pérdida que originó el gol sueco fue de Kroos, que cometió un error inaudito en él.

Suecia, que había aguantado la salida en tromba de Alemania, se dedicó el resto del partido a esperar atrás y salir al contragolpe, un plan que le salió bien porque lo ejecutó a la perfección y porque los alemanes, presionados por la derrota de la primera jornada, se fueron poniendo nerviosos con el paso de los minutos. Alemania pudo empatar antes del descanso, pero también recibir el segundo. Neuer lo evitó.

Tras el paso de los vestuarios, otro arrerón alemán, este terminado por fin en gol. Timo Werner desbordó por la izquierda y metió el balón al área. Mario Gómez, que había sustiotuido a Julian Draxler, no consiguió rematar, pero por detrás de él llegó Marco Reus para hacerlo y empatar. El gol fue una liberación para el delantero del Borussia Dortmund, que se perdió el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016 por lesión.

El gol de falta de Toni Kroos. (Reuters)
El gol de falta de Toni Kroos. (Reuters)

Durante toda la segunda parte, Alemania lo intentó una y otra vez, con esa mezcla de su histórico ímpetu y el control que ha sido su seña identidad durante la última década. Tocaba y tocaba, llegaba al área y tenía ocasiones, pero cuando no era el portero sueco, Robin Olsen, quien evitaba el gol, era el palo. Por el camino se quedó con uno menos por la expulsión de Jerome Boateng.

Cuando el partido se acabab, en el minuto 95, Timo Werner volvió a penetrar por la izquierda. Esta vez el defensa sueco lo paró en falta justo al borde lateral del área. Esa falta era la última oportunidad de Alemania, y hasta allí se fue Toni Kroos, el jugador cuyo error había propiciado el gol sueco.

Lo que hizo el madridista fue una genialidad, un gol bellísimo y poco ortodoxo en su ejecución. En vez de disparar directo, se apoyó en Reus para hacerlo de manera indirecta. Lo hizo para ganar algo de ángulo, pero la decisión tenía su riesgo, pues los jugadores de la barrera se acercarían. Pero eso acabó beneficiándole. Sebastian Larsson, que salió como un rayo a por el balón, dificultó la visión de Olsen, que reaccionó tarde y no pudo detener el balón. Igual que Suecia, aunque estuvo muy cerca, no pudo detener a Alemania, que está viva gracias a Toni Kroos.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios