SORPRESA ABSOLUTA ENTRE LOS PERIODISTAS DESPLAZADOS

Explotó la bomba silenciosa en Krasnodar: "¡Sí, Lopetegui al Madrid!"

La concentración salta por los aires con la inesperada noticia de Lopetegui, que había renovado con la federación hace solo unas semanas

Foto: Lopetegui, en 1989, cuando era tercer portero del Real Madrid. (EFE)
Lopetegui, en 1989, cuando era tercer portero del Real Madrid. (EFE)

Krasnodar, seis de la tarde del martes. Subo a un taxi camino del parque Puskhin, donde he quedado con unos locales para ver la celebración del día nacional de Rusia. Es un viaje largo y el taxista intenta darme conversación en inglés:

—¿De dónde eres?
—Español, de Madrid.
—Oh, de Madrid. ¡Real Madrid! ¡Julen Lopetegui!
—Jajajaja... No, no. Lopetegui hace mucho que no está en el Madrid.
—¿Cómo que hace mucho?
—Al menos 30 años. Ahora que recuerdo, tengo una foto firmada por toda la plantilla del Madrid en la que está él. Todavía está en casa de mi madre. Es de 1987. Pero no le vi jugar nunca, creo que era el tercer portero.
—(Extrañado) ¡No, Lopetegui ahora en el Madrid!
—No, Lopetegui es el seleccionador de España. Lo he visto esta misma mañana con mis propios ojos.

El hombre frena en seco el coche, cambia la aplicación de taxímetro —en Krasnodar lo llevan en el teléfono— y me enseña la pantalla. Es una noticia en ruso en la que se ve a Lopetegui junto al escudo del Real Madrid.

—¿Que lo quiere fichar el Madrid? No haga mucho caso, estos días se dicen nombres de todo tipo.
—(Decepcionado) ¿Es mentira?
—Seguro, piense que lleva muy poco con España. Además, si se fuera al Madrid, no lo anunciarían ahora. ¿Qué credibilidad tiene esa web que me está enseñando?
—Es de la mayor agencia de noticias de Rusia.
—Dé la vuelta y lléveme al estadio, por favor.

Así me enteré de la bomba: Lopetegui, cuando no se han cumplido dos años al frente de la Selección y a cuatro días del debut en el Mundial, ha anunciado que ficha por el Real Madrid. Una bomba silenciosa, en tanto que ni figuraba entre los favoritos ni siquiera su nombre se mencionaba en círculos de periodistas. El estadio del F.C. Krasnodar, un imponente coliseo cercado por unas enormes puertas de cristal, está cerrado a cal y canto. Dentro vive la delegación española acuartelada. Doy dos vueltas completas —eso son 40 minutos— y nada. La comunicación de la federación solo acierta a confirmar la noticia sin entrar en más detalles, como la cuantía de la cláusula que ha tenido que pagar el Real Madrid. Después, hemos sabido que son dos millones de euros.

Mientras me coordino con la redacción, aprovechando el hilillo de wifi que emana de la sala de prensa y que llega hasta la calle —la conexión en Rusia es salvajemente rápida en comparación con España—, veo a decenas de periodistas repitiendo mi peregrinar. Golpean las puertas, tratan de llamar la atención del personal del estadio, sin resultado. Incluso aparece un set de la televisión portuguesa que ha venido a hacer la previa del partido del sábado.

—¿Eres periodista español? Hemos leído que el Real Madrid ha fichado a Lopetegui.
—Así es, me lo ha confirmado la federación.
—Pero ¿es este mismo Lopetegui, el de España?
— Claro, no hay otro, que yo sepa.
—¿Al Real Madrid? ¡Pero si le echaron del Oporto!

Desconcierto absoluto. Varios de los periodistas destacados en la ciudad nos agolpamos a las puertas del estadio buscando una respuesta que no llega. Menos mal que alrededor no había un operario con un taladro hidráulico, porque a esta hora estaríamos todos en comisaría. Vuelan los wasaps a los federativos sin muchas respuestas. Surgen teorías de la conspiración que involucran agentes intermediarios, a Jorge Mendes y a Florentino Pérez. ¿Cómo va a gestionar Lopetegui los fichajes del Madrid? ¿Le enviarán vídeos desde el Bernabéu? ¿Hablará con Cristiano el sábado? ¿Qué opinan de esto los internacionales del Barcelona y el Atleti? Es un despropósito, convenimos todos.

Por fin llega la convocatoria: este miércoles, a las 10:30 hora española, comparecerán el seleccionador y Luis Rubiales, quien ha tenido que tomar un vuelo de urgencia desde Moscú, donde iba a asistir al congreso de la FIFA que decidirá la sede del Mundial 2026. Este miércoles nos darán las respuestas: el martes, los periodistas en Krasnodar nos vamos como un conejo al que le acaban de dar las luces largas. La concentración de España, hasta hace unas horas tranquilísima, ha saltado por los aires. El seleccionador ya no es neutral y todos sus movimientos se van a interpretar maliciosamente. Prepárense para leer hostias como panes.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios