LA NUEVA EQUIPACIÓN, POR EL APODO DE ESPAÑA

La evolución de la Selección a través de las camisetas y el balón de los Mundiales

Llega el Mundial y con él las ganas de ver el juego, y los elementos diferenciadores de cada torneo: las camisetas de los equipos, así como el nuevo balón

Foto: La evolución de la Selección a través de las camisetas y el balón de los Mundiales

Llega el Mundial y con él las ganas de ver el juego de ésa o aquélla selección, de admirar las paradas de éste u otro portero y de disfrutar de las virguerías o goles de tal o cual jugador. Pero, deporte aparte, si hay algo distintivo de un Mundial y que levanta, a veces, casi tanta expectación como el propio juego, es admirar los dos elementos característicos de cada cita: las camisetas y el balón. Si Italia las llevará apretadas, si Francia lucirá o no elásticas con cuello o, más cerca, qué diseño llevará la Roja.

En El Confidencial no hemos querido esperar al debut ante Holanda para conocerla de primera mano y hemos visitado Adidas para ver, tocar y admirar la equipación de la Selección. “Hacemos las camisetas fundamentalmente con un concepto que represente a la federación”, explicaba Jose Brasa, manager de producto de fútbol de Adidas Ibérica. En este caso vestiremos todo de rojo por “el apodo de la selección española” y la segunda equipación, con la que la marca dice que tiene más manga ancha para probar, será negro y fluorescente, representando “el carácter festivo de los españoles”. En la cuestión tecnológica, Jose nos explicaba que los tejidos se eligen pensando, principalmente, en la gestión del calor.

Pero la fiesta del Mundial no se concebiría sin su invitado principal: el balón. En tres grupos clasificaba Jose Brasa la evolución del esférico en estos últimos 30 años. El primero sería el clásico: piel de vacuno y cosido a mano, concepto que se llevó hasta el Tango España de 1982. Problemas: el peso y la estanqueidad. “El balón pesaba un 50% más al final de partido del agua que acumulaba”, apostillaba. La estanqueidad se solucionó desde el Etrusco y sobre todo el Questra gracias al cosido a máquina y a materiales sintéticos que favorecían la impermeabilidad. La última innovación, que llega hasta nuestros días, es el termosellado frente al cosido así como la utilización de paneles diferentes a los 32 polígonos que formaban todo balón hasta el 2006 en Alemania.

Eso nos lleva al Brazuca, el balón del Mundial de Brasil 2014, cuyo desarrollo comenzó hace ya dos años y medio y que ha sido testado tres veces más que el Jabulani. Sus paneles clásicos y no preformados como los del balón de 2010 facilitan que el vuelo sea más homogéneo y no tan impredecible por ser el sudafricano una esfera totalmente perfecta. Balón, camisetas; la evolución de los mundiales se refleja fielmente en estos dos elementos. ¿Quién no tiene uno preferido gracias a los recuerdos o estética de cada uno? Esperemos que el Brazuca y la equipación roja pasen a la historia por haber sido los elementos que utilizó la campeona del mundo para revalidar su título.

Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios