LA PROMESA DE SUBIR AL AUTOBÚS CON LOS JUGADORES

Álvaro, el hijo de Del Bosque, cumplirá su deseo el lunes

Álvaro podrá cumplir su gran sueño en la tarde del lunes. Gane o pierda la final del domingo ante Holanda, la selección española paseará por las

Foto: Álvaro, el hijo de Del Bosque, cumplirá su deseo el lunes
Álvaro, el hijo de Del Bosque, cumplirá su deseo el lunes
Álvaro podrá cumplir su gran sueño en la tarde del lunes. Gane o pierda la final del domingo ante Holanda, la selección española paseará por las calles de Madrid en un autobús descapotable que ya está preparado. Y en ese vehículo, en lo más alto, estará Álvaro, el hijo de Vicente del Bosque, por el que el seleccionador y su mujer Trini sienten auténtica pasión. Todo nació meses atrás, cuando el vástago del entrenador español insistió a su padre en pasar al vestuario de la Selección para conocer a sus ídolos.
 
El seleccionador le negó el deseo, pero a cambio Álvaro, que nació con síndrome de Down, arrancó una promesa a su padre, que no es otra que la de compartir el paseo triunfal en caso de que la selección hiciera un gran papel en el Mundial de Sudáfrica, tal y como está haciendo. "No me puedo negar. Está obsesionado con subirse al autobús y en esta ocasión me tendré que saltar el protocolo para convertir su deseo en realidad", señala el técnico en el libro 'Los secretos de La Roja' escrito por Miguel Ángel Díaz, periodista de Radio Marca.
 
Todo empezó en diciembre del año pasado
 
Estuve presente en la conversación en la que desveló el secreto-promesa. Al seleccionador se le encendían los ojos cuando comentaba el deseo de Álvaro, en una mezcla de sentimientos que llegaron a emocionar al técnico. Fue en el mes de diciembre de 2009 y la posibilidad de hacer algo grande en Sudáfrica no era más que una aspiración, legítima tras el triunfo en la Eurocopa y la inmaculada fase de clasificación hecha por la Roja, pero muy lejana en el tiempo. La serenidad que presiden todos los movimientos y palabras de Del Bosque casi le impedían confesar el detalle por el atrevimiento de subir a su hijo al bus y por la circunstancia de hablar de ganar el Mundial o la de hacer un papel destacado.
 
Ya con una parte del trato cumplida, el papel de España en el Mundial da motivos para celebrar el triunfal paseo por las calles de Madrid, al seleccionador no lo queda más remedio que acceder y hacer feliz a Álvaro y ver Madrid rendida a los pies de los internacionales españoles y de su padre.
 
Algunos jugadores han anunciado en caso de ganar la final del domingo ante Holanda, el típico corte del pelo al cero, pintárselo de colores patrióticos, hacer el Camino de Santiago o cantar en la radio como locura por ganar el Mundial. No piensen que Del Bosque va a cometer alguna de esas extrañas aventuras o desafíos. Para nada. Se limitará a descansar y a preparar el siguiente desafío, que no es otro que lograr la clasificación para la próxima Eurocopa.
Mundial
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios