El canterano se ve triunfando en Barcelona

La ambición de Carles Aleñá, el jugador que cuestiona a De Jong en el Barcelona

El de Mataró sigue al alza y demostró a Ernesto Valverde su ilusión por mantenerse en el primer equipo de cara al curso que viene. Talento a raudales. Mojó contra el Alavés tras un partidazo

Foto: Aleñá celebra su gol contra el Alavés, el primero del Barcelona. (Reuters)
Aleñá celebra su gol contra el Alavés, el primero del Barcelona. (Reuters)

Carles Aleñá nunca se rindió. A pesar del fichaje de Frankie de Jong y el meteórico ascenso de Riqui Puig, que amenazaba con comerle la tostada, el de Mataró no cejó en su empeño de convencer a Ernesto Valverde sobre su utilidad en este Barça. Hace ya tiempo que el centrocampista de 21 años aparece dentro de ese grupo selecto de canteranos llamados a dejar huella y, tras su partido de este martes ante el Alavés (0-2), parece haber dado un paso muy importante.

Aleñá abrió la lata tras un pase de Sergi Roberto y una buena pantalla de Suárez. Se plantó con confianza en el área de Pacheco para batirle ante la oposición de los defensas del equipo vitoriano. Su definición, muy buena, su despliegue durante todo el encuentro, de auténtico 'crack'. Estuvo activo, muy participativo con Busquets y, sobre todo, con Coutinho, que ante la ausencia de Messi tenía que ser el que manejara el timón del equipo. El catalán se asoció perfectamente con ambos, filtró pases a Suárez que no obtuvieron el premio deseado y abrió el campo para las subidas de Sergi Roberto, en la primera parte, y Semedo, en la segunda. Fue, sin duda alguna, la gran noticia del partido para el cuadro azulgrana.

El centrocampista tiene cada vez más protagonismo dentro de los planes del técnico extremeño. Empezó el curso en el filial para recuperar el ritmo tras una lesión que le tuvo en la enfermería tres meses, ascendió al equipo poco después y ahora, en este tramo final, se está convirtiendo en un recurso muy utilizado. Un revulsivo del club en las segundas partes que está funcionando como agitador. Ante el Atlético de Madrid, partido que dejó prácticamente sentenciada la Liga, entró en el minuto 80 y su versatilidad la aprovecharon Messi y Suárez para romper las tablas y poner el 2-0 definitivo en el marcador. De hecho, Aleñá comenzó la jugada que acabó con el gol del uruguayo prolongando a Jordi Alba. El de Mataró también fue fundamental en el encuentro disputado a principios de mes en La Cerámica. Con 4-2 en el electrónico, el joven entró y el equipo acabó empatando 'in extremis'. Ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, más de lo mismo: saltó al césped en el minuto 79 con 2-2 y la delantera blaugrana se contagió para hacer el resto.

Aleña celebra el gol en Mendizorroza con todos sus compañeros. (EFE)
Aleña celebra el gol en Mendizorroza con todos sus compañeros. (EFE)

"Soy feliz aquí"

No es casualidad. Dispone de unas cualidades técnicas exquisitas y una concepción del fútbol mamada desde las inferiores de la entidad. Aleñá es un jugador que aporta toque y pausa. Acaricia la pelota con mucho criterio y recuerda a otros jugadores que marcaron época en el Barça, como Deco. Contra los vascos, solo ha perdido cuatro balones, una estadística brutal. Para la directiva, Aleñá es la herramienta más clara para demostrarle a los aficionados que el ascenso desde el segundo al primer equipo es posible. Desde que Sergi Roberto se empezara a consolidar en 2013, ningún otro producto culé se había atrevido a toserle a los mayores. Arthur y De Jong vinieron a cerrar el paso, pero Aleñá está dispuesto a abrir un túnel.

El de Mataró es, además, un ejemplo de compromiso y buena conducta, pues nunca ha alzado la voz para quejarse por la falta de minutos. Messi, que entró este martes desde el banquillo para disputar la última media hora, le bendijo en su día: “Es bueno que el club vuelva a confiar en jugadores de este perfil que habían perdido protagonismo en los últimos tiempos”. La afición espera su irrupción total como agua de mayo. Ante el Alavés, se le aplaudió cuando fue sustituido. Sin lamentos y con los objetivos claros, Aleñá sigue buscando su sitio en un centro del campo sobrecargado. Poco le importa al jugador que la temporada próxima De Jong le plante cara. El maresmense tiene claro que su sueño es triunfar en el Barça. Su futuro pende de un hilo, pero no está dispuesto a salir de cualquier modo, antes quiere despejar todas las dudas sobre sus capacidades. “Si fuera por mí, firmaría de por vida. En el fútbol nunca se sabe lo que puede pasar, pero yo estoy feliz aquí", dijo recientemente para 'Mundo Deportivo'. En 2018 amplió su vinculación con el club, pero el Ajax y otros clubes ya han llamado a su puerta.

Con un calendario importante de aquí a verano, todo indica que Aleñá dispondrá de minutos. Para la final de Copa del Rey no debería ser una sorpresa que partiera como titular, por ejemplo. Si el centrocampista es capaz de mantener su línea ascendente, dará un paso importante a ojos de una secretaría técnica a la que aún le quedan decisiones que tomar.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios