tras los pitos no cogió el brazalete de capitán

Isco se encara con la grada del Bernabéu: "¿Qué queréis? Hijos de puta"

En el Real Madrid consideran que se ha equivocado. Se lo han hecho saber, pero por otro lado entienden que está atravesando un momento difícil

Foto: Isco, en un momento del partido ante el CSKA. (Reuters)
Isco, en un momento del partido ante el CSKA. (Reuters)

Isco estalló en el partido contra el CSKA Moscú en una jugada de la segunda parte cuando, después de fallar una ocasión clara de gol en la portería del fondo norte, se encaró a los que le recriminaron la acción. El malagueño, con aspavientos, contestó con malos modos: "¿Qué? ¿Qué queréis? Hijos de puta". El enfrentamiento confundió a muchos seguidores que después vieron cómo Isco seguía con sus protestas al árbitro por considerar que la pelota la había tocado un rival y era saque de esquina. La polémica no acabó ahí porque cuando se fue Marcelo del partido y buscó a Isco para darle el brazalete de capitán, este lo rechazó para que se lo pusiera Carvajal. "No sé por qué no ha cogido el brazalete Isco", dice el lateral brasileño.

La tensión que tiene acumulada Isco, por su suplencia y tener que jugar partidos que considera que son una trampa, le ha hecho estallar en un encuentro en el que el equipo perdió 0-3 contra los rusos. Isco está intentado adaptarse a una situación que se le hace cuesta arriba y acumula más nervios todavía porque considera que se le está haciendo daño. En los últimos días ha contestado a los que dicen que está gordo. Contra el CSKA Moscú tuvo la voluntad de querer colaborar en la remontada con acciones de ataque. Lo intentó con jugadas individuales y le costó definirlas. Ni él ni el resto de compañeros estuvieron acertados en ataque. Hasta que apareció esa situación con el fallo que acabó con un insulto a la grada. Nada más levantarse, por el lenguaje gestual, parecía que pedía córner al juez de área. Pero fueron unos insultos a la grada.

Algunos aficionados recriminaron a Isco el fallo y después de este enfrentamiento se sucedieron los pitos. A Isco ya le estaban pitando, más tímidamente, antes de esta acción, que genera un problema en el club. En el Real Madrid consideran que se ha equivocado con esta forma de encararse con la grada. Se lo han hecho saber, pero por otro lado entienden que está atravesando un momento difícil. Valoran que sigue trabajando para recuperar su puesto de titular y que la reacción fue consecuencia de su frustración.

A Isco, que se negó a hablar tras el partido, le han dicho sus compañeros que se motive, siga trabajando y pelee por el puesto porque es un jugador importante y le necesitan. Solari tiene la misión de recuperar a un futbolista que marca las diferencias. "Los pitos no le gustan a nadie, pero no hemos estado bien", manifestó el entrenador argentino para hacer un ejercicio de autocrítica. Butragueño pidió unidad y dijo, tras el partido, que los pitos debilitan al equipo. Marcelo manifestó que la afición tiene el derecho a pitar. Otro compañero como Carvajal calificó a Isco de "valiente" para dar la cara por el malagueño.

Corren malos tiempos en el Real Madrid para Isco. A Solari no le entra por los ojos y le da este tipo de partidos que tienen trampa. Si los ganas e incluso brillas, como el golazo que hizo al Melilla en la Copa, es difícil que te lleves el premio de recuperar la titularidad. Si el equipo pierde y fallas, la gente se echa encima. Es una situación delicada para un futbolista que ha perdido su sitio en el once de gala y que tocó fondo en Roma cuando el entrenador le dejó fuera de la convocatoria.

Marcelo también recibió pitos

No fue Isco el único señalado por un público que se deprime con partidos como los del CSKA Moscú o victorias tan sufridas como la última en la Liga contra el colista: el Huesca. Marcelo también sufrió la reprobación con silbidos en el momento del cambio. No le gustó al brasileño que Solari le sacara del campo, pero tuvo otro de esos días preocupantes. Hizo agua por su banda. Por ahí llegaron los dos primeros goles de los rusos. Demasiado vulnerable y falto de ritmo. Un problema más que tiene que solucionar Solari para recuperar la solidez de un equipo que tiene a la vuelta de la esquina el Mundial de Clubes. "Cuando te pita la afición, es que tienes que cambiar algo. No podemos dar esta imagen. El partido no ha sido como esperábamos", comentó Marcelo tras pasar por la ducha.

Los pocos que se quedaron hasta el final despidieron al equipo con algunos pitos e indiferencia. El Real Madrid se dio un trastazo y no sirven las excusas por la ausencia de varios titulares. Los cambios de Solari fueron meter a Bale —acabó con el tobillo torcido—, Kroos y Carvajal. Una derrota inesperada por lo bien que empezó el equipo en ataque con Vinícius y Marco Asensio. Pero a este equipo, con Benzema de inicio, le sigue faltando gol. Perdonó y los rusos asaltaron el Bernabéu. El Madrid no fue capaz de reaccionar. Incapaz de remontar. Una derrota que supone un golpe a la confianza de los jugadores y las decisiones de Solari.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios