marcó dos goles ante el rayo vallecano (2-3)

Luis Suárez ocupa el vacío de Messi que Coutinho no ayuda a llenar

A Luis Suárez le costó arrancar. Llegó a la novena jornada de Liga, en el partido en casa contra el Sevilla, con solo tres goles. Y

Foto: Suárez marcó dos de los tres goles del Barcelona ante el Rayo Vallecano. (EFE)
Suárez marcó dos de los tres goles del Barcelona ante el Rayo Vallecano. (EFE)

A Luis Suárez le costó arrancar y encontrar el olfato del gol. Llegó a la novena jornada de Liga, en el partido en casa contra el Sevilla, con solo tres goles. Y no eran únicamente las cifras; tampoco estaba jugando bien. Fallaba sus ocasiones y no sumaba al juego del equipo lo que puede aportar. Unas molestias en la rodilla eran la razón de ese irregular comienzo de curso, pero tenía que haber más. Un problema físico leve no parece suficiente para lastrar de esa manera al uruguayo, acostumbrado a arrasar defensas contrarias. Sea como fuere, todo empezó a cambiar ante el Sevilla. Justo tras la lesión de su amigo Messi emergió Suárez, que rompió a marcar y está en racha. Se le caen los goles. Está en modo depredador. En los últimos tres partidos ha marcado seis goles, incluido un 'hat-trick' al Real Madrid y un doblete al Rayo Vallecano para darle la victoria al Barça (2-3).

El segundo gol en Vallecas lo marcó en el 90' tirándose en el segundo palo para llegar a un centro de Sergi Roberto. Cinco minutos antes, el Rayo ganaba 2-1 y acariciaba la victoria. Pero primero Dembélé, con un gran disparo, y luego Suárez le despertaron del sueño. El Barça jugó mal, por momentos muy mal, pero se llevó el triunfo para ser más líder tras el empate del Atlético de Madrid en Leganés. Luis Suárez, la estrella, ya es el pichichi de la Liga (9 goles) y con los 160 goles que lleva con la camiseta azulgrana se convierte en el quinto máximo realizador de la historia del club culé tras Messi, César, Kubala y Samitier.

Pozo marcó el primer gol del Rayo Vallecano. (EFE)
Pozo marcó el primer gol del Rayo Vallecano. (EFE)

Tras el partido, Luis Suárez se mostró autocrítico con la actuación azulgrana en Vallecas. "Nos relajamos un poco", dijo en la entrevista 'superflash' en Movistar Partidazo. "Puede ser que haya habido un exceso de confianza, pero no hay que quitarle mérito al rival (...) Entiendo que Valverde pueda estar enfadado; tenemos que hacer autocrítica", dijo el delantero. "Quizá tras el primer gol ha habido un momento en el que no hemos controlado la situación. Quizá nos habría venido bien sacar el jeugo lejos", respondió el Txingurri minutos después.

Relejación o no, lo cierto es que el Barcelona se desconectó. Igual que le pasó en el Clásico al inicio de la segunda parte. La diferencia fue que entonces el Madrid no metió el segundo gol y el equipo azulgrana recuperó la iniciativa a los 15 minutos. En Vallecas, esa desconexión duró más. El Rayo fue mejor en el último tramo de la primera parte, cuando empató con un gran disparo de Pozo, y al comienzo de la segunda, con el tanto de Álvaro. El Barça sigue encajando más goles que en temporadas anteriores: 14 en las 11 jornadas disputadas. "Mientras metamos tres no estamos tan mal", dijo Valverde. "Creo que en los últimos partidos estamos mejor porque estamos más juntos".

El disparo de Dembélé para empatar a dos en 86'. (Reuters)
El disparo de Dembélé para empatar a dos en 86'. (Reuters)

Justo esa versión, reforzada tras la baja de Messi y en la que cimentó sus victorias ante el Inter y el Real Madrid, fue la que no apareció ante el Rayo. O si lo hizo fue solo durante la primera media hora. Solo en ese tramo se vio esa versión colectiva que no echa de menos al argentino, con un Jordi Alba profundo, con Arthur dando continuidad a la circulación y con Luis Suárez rondando en gol casi en cada jugada.

Sin Messi, el delantero uruguayo ha ocupado el rol de líder. Todo lo contrario sucede con Coutinho, al que le cuesta ser protagonista y acabó en el banquillo en Vallecas. Asentando ya entre los tres de arriba tras la entrada de Arthur en el centro del campo, el exjugador del Liverpool es demasiado intermitente. Lleva casi un año en el Barcelona y cuesta recordar una serie de tres o cuatro partidos suyos a buen nivel. Y si Messi, él debería dar un paso al frente. Porque los otros recursos, ya sea por rendimiento o tiempo de juego, son menos fiables que él. Aunque Dembélé marcara al Rayo. Ni el francés ni el brasileño están haciendo muchos méritos para acompañar a Messi y Suárez en el tridente ofensivo.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios