Otro paso atrás de Simeone, otro tropiezo del Atlético de Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
el villarreal hizo lo mismo que el barcelona

Otro paso atrás de Simeone, otro tropiezo del Atlético de Madrid

Cuando había hecho lo más difícil en un áspero partido, el Atlético de Madrid se echó atrás y el Villarreal, como en su día el Barcelona, lo aprovechó para empatar cuando nadie lo esperaba

placeholder Foto: Jugadores del Villarreal celebran el gol del empate marcado por Bacca. (Reuters)
Jugadores del Villarreal celebran el gol del empate marcado por Bacca. (Reuters)

El partido recordó al del Barcelona. Aquel día, el Atlético de Madrid tuvo el triunfo en la mano tras completar un buen primer tiempo. Pasó que el equipo se atrincheró en su áera y a última hora Luis Suárez niveló el marcador. Este sábado sucedió tres cuartas partes de lo mismo. En un áspero encuentro, de esos que hay que pelear de verdad para rascar los tres puntos, dejó escapar dos el equipo local por una circunstancia similar. Cuando los rayados había hecho lo más difícil, cuando su juego fluía con más calidad y el Villarreal parecía noqueado, Simeone ordenó dar un paso atrás a los suyos, lo que aprovecharon los amarillos como en su día hizo la escuadra de Valverde.

Es evidente que el Atlético de Madrid está en guerra con el gol, que le cuesta un mundo cantarlos. Pero cuando lo hace, los dividendos no son los esperados. La sombra de Diego Costa sigue aplastando la realidad del equipo, más de Simeone, que en estas primeras semanas de temporada no sabe cómo mezclar a sus delanteros, mucho menos conectarlos como es debido. Griezmann y Gameiro, pareja elegida para hacer frente al Villarreal, aparecieron lo justo. El que más lo hizo, un día más, fue Ángel Correa. El argentino, con doble trabajo, pues a la hora de defender cerraba el carril derecho, volvió a ser el efectivo más inspirado cuando tocó percutir la portería del Villarreal. Su gol fue el premio a su buen trabajo. Un trabajo que a última hora quedó ensombrecido.

El primer acto fue casi siempre un barullo constante. Ni local ni visitante supieron cómo hincarle el diente al partido, convirtiéndose durante muchos minutos en un correcalles incesante. Las cosas se sucedían con mucha rapidez, a máxima velocidad, pero sin concierto. Atlético y Villarreal no encontraron casi nunca la manera de imprimir tranquilidad al juego y sólo unos fogonazos finales dieron algo de lustre al encuentro.

placeholder Simeone, dando instrucciones durante el Atlético-Villarreal. (EFE)
Simeone, dando instrucciones durante el Atlético-Villarreal. (EFE)

Bakambu

El Villarreal manejó con facilidad el balón al principio, pero en cuanto el Atlético comenzó a presionar con algo más de tensión, el partido cayó durante largo tiempo en una consecución de carreras y más carreras sin sentido. Todo pasaba con vertiginosa velocidad, todo era muy caótico. Ni el equipo de Simeone encontraba cómo facilitarle las cosas a Gameiro y Griezmann ni en el otro lado Bacca y Bakambu podían encontrar lugares libres para amenazar a Oblak.

El Villarreal se siente más a gusto cuando tiene el balón en los pies, igual que el Atlético no se siente tan cómodo cuando le toca generar fútbol. Pero ni uno ni otro supieron cómo aplicar sus estilos con determinación. Pablo Fornals, el encargado de conectar con la pareja de atacantes amarillos, fue casi siempre superado por un atento Thomas.

Hubo algunos acercamientos a las áreas, pero siempre sucias, con muy poco lustre. Fue en la recta final del primer tiempo cuando el marcador estuvo cerca de ponerse en marcha. Un desajuste defensivo dejó a Bakambu delante de Oblak, pero se durmió y Savic llegó a tiempo para meter un pie salvador. La tremenda ocasión activó al Atleti, que firmó un puñado de minutos interesantes, pero sin premio. Primero Barbosa metió una excelente mano y a continuación Víctor Ruiz quitó el gol a Saúl casi en la línea de gol cuando su portero ya estaba batido.

placeholder Ángel Correa celebra el gol que abrió el marcador. (EFE)
Ángel Correa celebra el gol que abrió el marcador. (EFE)

Falló Godín, marcó Bacca

Ese impulso que había cogido el equipo rojiblanco tuvo continuación cuando regresó al campo tras el descanso. Aparecieron sus jugadores en el verde más estimulados, mientras el rival no sabía qué hacer en el arranque del segundo acto. Simeone mandó adelantar las líneas y el movimiento de fichas encontró recompensa muy pronto. Antes del primer cuarto, Griezmann colocó a la perfección el balón en el pasillo que en ese momento estaba libre; apareció Ángel Correa, que tras un fantástico control derribó la portería de un Barbosa que no supo tapar el palo más cercano.

El partido quedaba muy abierto para que el Atlético lo rematara, pero sucedió lo ya mencionado. A medida que Javi Calleja iba introduciendo variaciones en su once, el Atlético de Madrid daba pasos atrás sin contemplaciones. El Villarreal de antes, ese que transmitía tan malas sensaciones, comenzó a tener más contacto con el balón, a dominar el encuentro sin problemas. El Cholo les había regalado el campo. Un día más se encomendó a su fortaleza defensiva, pero un día más falló su plan. Un balón apareció en el corazón del área de Oblak y Bacca le ganó la partida a Godín para igualar el partido. Ya son cinco empates en la Liga en diez jornadas, demasiados para un equipo que quiere dar guerra a los dos grandes.

Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Correa, Gabi, Thomas, Saúl; Griezmann y Gameiro (Vietto, m.74).

1 - Villarreal: Barbosa; Mario Gaspar, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa (Rukavina, m.69); Rodri; Manu Trigueros, Pablo Fornals (Cheryshev, m.75), Soriano (Castillejo, m. 60); Bakambu y Bacca.

Goles: 1-0, m.61: Correa. 1-1, m.80: Bacca.

Árbitro: Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó a los visitantes Manu Trigueros (m.25), Bakambu (m.55) y Bacca (m.79).

Incidencias: partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 65.000 espectadores.

Atlético de Madrid Villarreal CF Diego Simeone La Liga LaLiga Santander Ángel Correa Carlos Bacca
El redactor recomienda