algunos filiales tienen hasta 26 jugadores

Terremoto en la cantera del Atleti: Gil Marín despide de un plumazo a 23 entrenadores

Sustituye a los técnicos por otros con menos experiencia; en enero se incorporarán más chicos, lo que superpoblará aún más los filiales de la entidad rojiblanca

Foto: Gil Marín en un entrenamiento del Atlético de Madrid. (EFE)
Gil Marín en un entrenamiento del Atlético de Madrid. (EFE)

La cantera del Atlético de Madrid es un barco dirigido por un capitán sin experiencia y tocado por el cañonazo que le propinó la FIFA a cuenta del conflicto de las fichas de menores. Su 'caudillo', Emilio Gutiérrez, que no ha sido jugador ni entrenador ni dispone de título oficial, conduce una nave superpoblada de niños a punto de zozobrar que ya está recibiendo los primeros avisos. Esta temporada, el 'timonel' -hombre de la máxima confianza del máximo dirigente del club, Miguel Ángel Gil Marín- ha dado orden de echar a 23 entrenadores de la denominada Academia, la mayoría de ellos veteranos con larga trayectoria que, en la mayor parte de casos, no han tardado en encontrar trabajo.

En su lugar, el club ha contratado a jóvenes sin experiencia. "Se está produciendo una fuga de talento en la tercera entidad futbolística de España", explican fuentes del conjunto colchonero, que tienen claro que la gestión de Gutiérrez al frente de la cantera se puede medir por sus resultados. En los casi tres años que lleva como director de la Academia (que aglutina a las denominadas Academia de Alto Rendimiento y Academia de Formación), ni un solo jugador ha logrado llegar al primer equipo. Jorge Resurrección 'Koke', Saúl Ñíguez, David De Gea, Lucas Hernández, Thomas Partey, Gabi Fernández y Fernando Torres fueron formados por los antecesores de Gutiérrez, recuerdan las fuentes consultadas, que aún miran con nostalgia a José María Amorrortu, director de la cantera entre 2006 y 2011 y descubridor de gran parte de los citados futbolistas.

Pero si el presente no parece ningún modelo a seguir, el futuro no tiene mejor pinta. El club no puede inscribir jugadores hasta enero debido a la sanción que le impuso la FIFA, precisamente por irregularidades en la contratación de menores, y este problema decidió atajarlo Gutiérrez engordando a todos los equipos de la cantera, un plan que comenzó ya a finales de la pasada temporada. Ante el temor a que salieran jugadores y no hubiera recambios por la imposibilidad de inscribir nuevos chavales, el director de la Academia optó por superpoblar cada uno de los conjuntos del fútbol base con el fin de evitar que éstos se quedaran sin plantilla.

El negocio de la cantera

En la actualidad, de hecho, hay equipos que cuentan con hasta 26 jugadores a su disposición, un número excesivo y que únicamente provoca tensiones entre los chicos y el entrenador por ser convocados, así como entre los padres y la dirección técnica, ya que no pocos de los chavales se quedan sin jugar con demasiada frecuencia. Para más inri, lejos de que este problema se vaya solventando en los próximos meses, la realidad es que previsiblemente se agravará a partir de enero. El club lleva tiempo ojeando a chavales que se incorporarán en 2018, cuando se quede sin efecto la sanción de la FIFA, lo que inflará aún más las plantillas.

Este problema se concentra sobre todo en la Academia de Formación, conformada por unos 1.200 niños cuyos padres abonan casi mil euros al año cada uno por tener ahí a su hijo. En total, por lo tanto, el club ingresa 1,2 millones de euros por esta partida, una cantidad que se une a los 3,6 millones que Wanda paga a la entidad deportiva por los 60 menores de origen chino que juegan en las diferentes categorías inferiores colchoneras. Estos elevados ingresos así como la superpoblación de los equipos son criticados por fuentes dentro del club, que ven detrás una concepción de la cantera más cercana al negocio que a la formación deportiva y en valores.

Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid. (EFE)
Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético de Madrid. (EFE)

La situación en la directiva rojiblanca es tan tensa que ya está generando bajas. El exfutbolista Carlos Aguilera -que se hizo cargo de la dirección de la Academia tras la salida de Amorrortu en 2011 y siguió vinculado al fútbol base cuando Alejandro Villaverde, primero, y Gutiérrez, después, asumieron el puesto- acaba de salir del club después de que el responsable de la cantera le comunicara hace unos días que no contaba con él. Gutiérrez también ha tenido problemas con Sergio Piernas, coordinador de metodología de la Academia, y con Miguel Ángel Ruiz, responsable de captación, exdirector deportivo y exjugador de la casa rojiblanca, un histórico que no pocos ven como el hombre perfecto para hacerse cargo del proyecto deportivo de la cantera.

Tras la salida de Amorrortu, la dirección de la Academia parece haber estado gafada. Aguilera y Julián Muñoz obtuvieron grandes resultados nada más llegar, pero después se fueron desinflando. Tras el escándalo de los representantes vinculados al hijo de Muñoz, este último salió y fue sustituido por Alejandro Villaverde, hijo de Clemente Villaverde, consejero de la entidad rojiblanca, al que siguió Gutiérrez, que venía de haber estado al frente del equipo de comunicación y marketing y posteriormente de la dirección general de desarrollo internacional.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios