se va de la ud las palmas tras una temporada

Para Prince-Boateng, la familia es lo primero

El una decisión inesperada, el jugador germano-ghanés abandona la UD Las Palmas tres meses después de renovar. La razón es que quiere estar más cerca de su familia

Foto: Kevin Prince-Boateng (d), acompañado de Miguel Ángel Ramírez en la rueda de prensa de este miércoles. (EFE)
Kevin Prince-Boateng (d), acompañado de Miguel Ángel Ramírez en la rueda de prensa de este miércoles. (EFE)

Hace poco más de una semana, Kevin Prince-Boateng subió a Instagram una foto de su hijo acompañada de la frase "Miss you so much my little angel" (Te echo mucho de menos, mi pequeño ángel). Ese acto público de amor –Prince tiene 1,5 millones de seguidores en esa red social– escondía la verdadera realidad del futbolista germano-ghanés: la añoranza de su familia le estaba pasando factura. Tanto, que le ha llevado a abandonar la UD Las Palmas tres meses después de renovar por tres temporadas y a dos días del debut en LaLiga Santander. Futbolista y club llegaron a un acuerdo para rescindir el contrato.

"Es una decisión personal, echo de menos a mi familia. Antes no pensaba que ese sentimiento fuera muy fuerte, pero ahora sí lo siento. Es una decisión no futbolística, sino de padre y esposo", explicó Prince-Boateng este miércoles por la tarde en una rueda prensa en la que estuvo acompañado por el presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez.

Los que han seguido de cerca la pretemporada del equipo amarillo ya se habían dado cuenta de que algo le pasaba a Prince-Boateng. Ausente, apartado de resto del grupo, a veces cabreado... Más o menos por las fechas en que publicó esa foto de su hijo, Prince le explicó al club lo que le sucedía. "En las últimas tres semanas todos me preguntaban qué tenía, qué me pasaba. No hablo con muchas personas, pero la semana pasada hablé con el presidente y le dije que estaba muy mal porque echaba de menos a mi familia, que no estaba bien".

La reacciones en Gran Canaria han sido numerosas desde que el club anunciara en la mañana de este miércoles la rescisión del contrato del jugador. La primera estrella del proyecto amarillo en el regreso a Primera se va después de solo un año en la isla y a dos días del comienzo de la nueva temporada. "Las emociones no tienen tiempo", dijo el jugador para justificar el momento de su decisión.

Los hay que no se creen sus motivos ni las lágrimas que derramó ante la prensa. Que ya tenga equipo, cuando dice que hace solo dos días que le comunicó su decisión al presidente, llama la atención. Los más conspiratorios apuntan a que todo estaba planeado de antes y que solo se ha retrasado para no dañar la campaña de abonados. Demasiado retorcido incluso para un personaje como Ramírez. Hay otra teoría, mucho más futbolística: que en contra de los deseos del jugador, el nuevo entrenador, Manolo Márquez, pretendía no alinearlo como 'nueve', puesto en el que fue titular con Quique Setién en el banquillo y en el que la competencia había crecido con el fichaje del argentino Jonathan Calleri.

Prince-Boateng se echó a llorar en la rueda de prensa. (EFE)
Prince-Boateng se echó a llorar en la rueda de prensa. (EFE)

Si eso es cierto y ha tenido que ver en su decisión, solo Prince lo sabe. Pero este viernes, en la sala de prensa en el Estadio de Gran Canaria, el jugador alemán pareció sincero. Pocas veces se ve a un futbolista hablar de la añoranza a su familia, un aspecto que rara vez sale a la luz. Se da por hecho que pareja e hijos se adaptan a vivir en cualquier país o ciudad y que no tienen mucho peso en la decisión de fichar por un determinado equipo. Y en la mayoría de los casos es así, pero esta vez ha sido al contrario.

Prince, que había relanzado su carrera con una buena temporada en Las Palmas (10 goles y 5 asistencias), deja una cómoda situación deportiva para estar más cerca de su familia. Su mujer es Melissa Satta, una de las modelos más cotizadas de Italia y que además trabaja en el programa de televisión sobre fútbol 'Tiki Taka'. Durante el año que ha jugado en Las Palmas, ella ha viajado a la isla con el hijo de ambos, de tres años. Está claro que no ha bastado.

"La gente piensa que Milán no está lejos de Las Palmas, solo cuatro o cinco horas, pero no es lejos de distancia, sino de emociones", dijo Prince-Boateng, que recordó que tiene otro hijo de una relación anterior al que hace año y medio que no ve. No quiere que se repita la situación. "Hablo de familia, no de fútbol. El fútbol no me importa, porque en tres o cuatro años no juego más".

"Quiero jugar al fútbol más cerca de mi familia, de Italia, de mi casa", continuó Prince-Boateng, que fichará por el Eintracht de Frankurt, de la Bundesliga, un equipo que le permitirá estar más cerca de su mujer y su hijo, su familia. Porque al final, para él se resume todo a eso: familia, palabra que también utilizó para definir a la UD Las Palmas.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios