la galopante crisis del valencia

Jorge Mendes, Peter Lim y el infalible método para hundir un club de fútbol

El dúo que maneja los hilos está llevando a la ruina al Valencia. Este caso recuerda al de Deportivo y Zaragoza, manejados por el agente portugués en su día y que acabaron en Segunda

Foto: Jorge Mendes (i) y Peter Lim (c), en una imagen de archivo (Reuters)
Jorge Mendes (i) y Peter Lim (c), en una imagen de archivo (Reuters)

Hace años intentó entrar en el accionariado del Atlético de Madrid. No tuvo éxito. Su amigo Jorge Mendes le abrió las puertas del Vicente Calderón, pero el dueño del club no accedió, cosa que sí hizo tiempo después con Wang Jianlin, ahora propietario de un 20 por ciento. Peter Lim buscaba un club en el que invertir, no se sabe para qué, y finalmente el mediático agente portugués le puso el Valencia a tiro. Con la ayuda de Amadeo Salvo, el que abrió la puerta del gallinero para que el felino entrara hasta el fondo. El ex presidente del club le trasladó a la masa social que el de Singapur era el que solucionaría los problemas económicos y relanzaría a la institución. Toda la operación se realizó bajo la supervisión de Mendes. Reputado asesor de futbolistas en la misma medida que perfecto destructor de clubes…

La historia reciente del Valencia ya la han vivido en España en otros lares. Y con nefastos resultados. Presidente que deja en manos de Jorge Mendes toda la planificación deportiva con triste y doloroso final. El Valencia ha sido gestionado deportivamente, porque así lo ha querido Peter Lim, por el portugués, repitiendo los mismos métodos que llevaron a Zaragoza y Deportivo de La Coruña a Segunda división. Ambos de la mano, el mismo año. En 2013 certificaban los históricos clubes la bajada al infierno, los dos con algo en común, la figura de un Jorge Mendes que se dedicó a ¿reforzar? las dos plantillas con un puñado de futbolistas que, en su gran mayoría, no dieron la talla. La misma táctica empleada ahora con el Valencia, con unos cuantos clientes incrustados en el plantel que ahora entrena Voro y que no han ofrecido el nivel mínimo que exige un equipo obligado por su historia a estar entre los mejores.

Ejemplos, muchos. Ahí van algunos. “Dará muchas tardes, noches o mañanas de alegría al Deportivo”, dijo Lendoiro cuando presentó a Tiago Pinto, un lateral portugués procedente del Rio Ave luso. Seis meses después hacía las maletas. “Serán dos baluartes muy importantes”, dijo el mandatario el día que presentó al mismo tiempo a Nélson Oliveira y Roderick Miranda, también procedentes del país vecino. Otros dos fiascos. El segundo sólo jugó 3 partidos vestido de blanquiazul. En Zaragoza tampoco pueden tener un buen recuerdo de Jorge Mendes, que colocó en La Romareda a Hélder Postiga, Rubén Micael y Fernando Meira, futbolistas que no dejaron la más mínima huella vestidos con la camiseta blanca. En el Valencia, la historia es idéntica.

Layhoon Chan, presidenta del Valencia, y Jesús Garcia Pitarch, director deportivo (EFE)
Layhoon Chan, presidenta del Valencia, y Jesús Garcia Pitarch, director deportivo (EFE)

Ya manifestó Cesare Prandelli, tras abandonar de manera abrupta el Valencia, que tal vez algún asesor −externo− había tenido algo que ver en su decisión. "No sé las razones por las que Zaza −delantero italiano que pidió para reforzar la plantilla− no está ya en el Valencia. En fin, cualquier consultor externo habrá convencido a Peter Lim para no ficharlo", dijo en una entrevista en la 'Cadena Ser', sin querer señalar con el dedo al portugués. La realidad es que el representante ha hecho todo lo que ha querido desde que su amigo asiático, gracias a Amadeo Salvo, tomó posesión del Valencia. Ha colocado jugadores sin parar, con nefastos resultados. Pocos han ofrecido un rendimiento mímimamente aseado; algunos, incluso, ya no están en el crispado club.

El Valencia, eso sí, le ha servido de perfecta plataforma para catapultar a algún cliente y, obviamente, hacer caja con el correspondiente traspaso. Ahí está el caso de André Gomes, vendido al Barcelona a buen precio. También el de Paco Alcácer, representado por otra empresa pero cuya transacción fue ideada, como desveló este periódico, por Jorge Mendes cuando el club blaugrana buscaba a la carrera un delantero goleador que viviera por detrás de Messi, Luis Suárez y Neymar. "Ahora otra vez el bueno de Voro a apagar el incendio de Lim y Mendes", escribió el legendario Mario Alberto Kempes en su cuenta de Twitter para denunciar la realidad del club que defendió con brillo durante muchos años. El agente es la persona en la que siempre se ha apoyado Peter Lim para apuntalar el proyecto, para que lo hiciera todo en materia de fichajes. Y así le está yendo al millonario.

Jorge Mendes, Peter Lim y el infalible método para hundir un club de fútbol

Ha torcido el gesto más de una vez al ser preguntada por el asunto. "Es un amigo, no el director deportivo", dijo un día Layhoon Chan al referirse a Jorge Mendes. La presidenta del Valencia se ha hartado de contestar la misma cuestión una y otra vez. Pero ya nadie la cree cuando responde al respecto. "No estoy aquí por él, sino por la presidenta", enfatizó Jesús García Pitarch cuando fue presentado como nuevo responsable de la parcela deportiva. Tampoco cuela. El último día de agosto, cuando el mercado estaba a punto de echar el cierre, las imágenes captadas por 'Atremedia' dejaron perfectamente retratada la situación real. Agente y ejecutivo no se separaron durante horas, cocinando las contrataciones de Mangala y Garay, dos futbolistas de la factoría del portugués.

El vestuario perdió hace tiempo la cohesión de antaño. Los clientes de Jorge Mendes, si apenas han ayudado en el terreno de juego, menos a la hora de potenciar al colectivo para que todos vayan a una en las buenas y en las malas. El grupo está fraccionado desde hace ya demasiado tiempo, navegando a la deriva y sin rumbo. Sin confiar en nadie, sobre todo de los ejecutivos del club. Pero eso a Jorge Mendes no le preocupa lo más mínimo mientras haga caja, como pasó este verano con Gomes y de manera indirecta con Alcácer. El Valencia siempre fue una perfecto tablado para hacer negocios. Alguno de sus clientes, por si colaba, 'tocó' a algún compañero con la frase de "¿por qué no dejas a tu agente y te vienes con Mendes?", aunque sin suerte. Una suerte que ahora necesita el club valenciano para que los sísmicos casos de Zaragoza y Deportivo no tengan una tercera réplica a orillas del Mediterráneo.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios