Es noticia
Menú
Luis Enrique utiliza a Claudio Bravo para darle un mamporro a Bartomeu
  1. Deportes
  2. Fútbol
el chileno rescató al barça ante el valencia

Luis Enrique utiliza a Claudio Bravo para darle un mamporro a Bartomeu

“El análisis es muy sencillo: tienes un director técnico como Zubi y te ficha dos porterazos. Por lo tanto, no tienes ningún problema porque pueden jugar los dos”, afirmó el entrenador asturiano

Foto: Claudio Bravo en el momento de detener el penalti a Parejo (Cordon Press)
Claudio Bravo en el momento de detener el penalti a Parejo (Cordon Press)

Aparecieron las estrellas, como casi siempre. Al principio y al final. Primero Luis Suárez y Messi en el último momento. Tres puntos fundamentales para el Barcelona. Pero si de alguien se va a acordar la afición del Barcelona si de este partido hablamos es de Claudio Bravo. Un actor secundario en una constelación de estrellas pero que un día más fue fundamental para entender el triunfo del equipo azulgrana. El guardameta chileno surgió como un gigante cuando lo necesitó el Barça para mantenerlo a flote. Lo sucedido en elprimer acto no se recordaba en el estadio blaugrana. El baño del Valencia fue total y absoluto, con un penalti fallado por Parejo, un poste que le ganó la partida a Alcácer y con un buen puñado de llegadas con peligro al área de Claudio Bravo. Pero el portero nunca falló. Y fue utilizado como arma arrojadiza por Luis Enrique en sala de prensa.

Luis Enriqueno perdió la oportunidad de ensalzar a Claudio Bravo y de paso lanzar un mensaje -se podría entender así- a la directiva del Barcelona, ensalzando la figura deAndoni Zubizarreta,despedidopor Bartomeu hace meses, por haber fichado al chileno y Ter Stegen. “El análisis es muy sencillo: tienes un director técnico como Zubi yte ficha dos porterazos.Por lo tanto, no tienes ningún problema porque pueden jugar los dos”, afirmó el entrenador asturiano.“No salimos reforzados tras este partido, sino reforzadísimos”, sentenció el técnico.

No es la primera vez que el entrenadorlanza algún mensaje a su presidente -la relación entre ambos no es la mejor- cuando le toca dar la cara ante la prensa. Cuando Josep María Bartomeu ha dicho algo de más delante de un micrófono, Luis Enrique no ha perdido la oportunidad para recordarle que los trapos sucios se lavan en la intimidad. Igual que cuando dejó caer que no estaba al corriente de todos los asuntos que se cocían en el interior del club y que él, como responsable del primer equipo, debía conocer. No hay mucha fluidez en las relaciones entre presidente y entrenador por muchos episodios como el despido de Zubizarreta o la ‘rebelión de Messi’ a principios de años, guerra en la que el mandatario, como le dejó claro al asturiano, se posicionó con el jugador.

Superó a Ter Stegen

La gran apuesta del Barcelona para esta temporada era Ter Stegen. Cuando Víctor Valdés anunció que abandonaba el club, dirigentes y técnicos tenían claro que sustituir al ahora portero del Manchester United no iba a ser nada sencillo. El alemán fue el elegido. Pasó que cuando Luis Enrique se comprometió con el Barça, la opción de contratar otro guardameta fue puesta sobre la mesa. Y el nombre de Claudio Bravo apareció muy pronto. Las negociaciones se activaron de inmediato y la operación se cerró casi en un abrir y cerrar de ojos. Fichaje que sorprendió a más de uno, pero que con el tiempo se ha desvelado como fundamental.

El portero sudamericano le ganó la partida a Ter Stegen en pretemporada, cuando el personal pensaba que el alemán llegaba para jugar siempre o casi. Pero Claudio Bravo convenció plenamente a Luis Enrique, que no dudó en colocarle la etiqueta de titular.Tipo competitivo,lo de sentarse en el banquillo no va con él. El entrenador del Barcelona quería que la portería del equipoestuviera defendida por dos porteros de gran nivel -como el resto de posiciones- y el club entendió que su exigencia era lógica.

“Debía pararlo como fuese”

Superados los 30 años, la Real Sociedad comprendió que no podía cerrarle las puertasa Claudio Bravo ante la gran oportunidad de su vida, por lo que las negociaciones fueron fluidas y por una cantidad aproximada a los12 millones se cerró el negocio. Y en esta temporadaha firmado partidos que han dado un buen puñado de puntos al Barcelona. Ante el Valencia paró un penalti a Parejo -desde octubre de 2013 no detenía uno- y le ganó la partida a Rodrigo en el segundo acto en una buena ocasión para el equipo de Nuno. Momentos estelares, como los firmados en el último Clásico o en Granada, citas en las que sus actuaciones fueron determinantes.

Claudio Bravo era feliz en San Sebastián a todos los niveles, por lo que rechazó más de una buena oportunidad en el pasado. La llamada del Barcelona le pilló con el pie cambiado, pero obviamente no podía rechazar la oferta.Y cuando le hicieron ver que le disputaría el puesto de tú a tú a Ter Stegen -su caso no es como otros-, no dudó en dar un giro radical a su vida. Y en Barcelona no pueden estar más encantados con él. Le ganó el mano a mano a Parejo, deteniendo su décimo penalti como profesional. Otros colegas, sin ir más lejos el valencianista Diego Alves, han brillado más en esta faceta. Bravo detuvo 5 en Colo Colo, 2 con la Real Sociedad y otros tantos con la selección chilena. El primero con el Barcelona puede valer una Liga...

“Se te pasan muchas cosas por la cabeza; era un momento clave del partido porque habíamos marcado y había que pararlo como fuese”, exclamó Claudio Bravo ante el micrófono de Gol T nada más acabar el partido. El portero chileno subrayó que “tenemos que pensar en nosotros mismos, ir paso a paso y mantenernos en la cabeza de la tabla”, añadiendo que “teníamos que sacar este partido adelante tras el esfuerzo realizado en París. Estamos muy contentos por esta victoria”.

Aparecieron las estrellas, como casi siempre. Al principio y al final. Primero Luis Suárez y Messi en el último momento. Tres puntos fundamentales para el Barcelona. Pero si de alguien se va a acordar la afición del Barcelona si de este partido hablamos es de Claudio Bravo. Un actor secundario en una constelación de estrellas pero que un día más fue fundamental para entender el triunfo del equipo azulgrana. El guardameta chileno surgió como un gigante cuando lo necesitó el Barça para mantenerlo a flote. Lo sucedido en elprimer acto no se recordaba en el estadio blaugrana. El baño del Valencia fue total y absoluto, con un penalti fallado por Parejo, un poste que le ganó la partida a Alcácer y con un buen puñado de llegadas con peligro al área de Claudio Bravo. Pero el portero nunca falló. Y fue utilizado como arma arrojadiza por Luis Enrique en sala de prensa.

El redactor recomienda