Messi deja claro que manda él en el Barça y Luis Enrique prefiere no aceptarle el pulso
  1. Deportes
  2. Fútbol
opta por no discrepar en público con Leo

Messi deja claro que manda él en el Barça y Luis Enrique prefiere no aceptarle el pulso

El técnico del Barcelona no quiere entrar en guerras y opta por no discrepar públicamente con la estrella argentina, con la que en privado apenas se habla como ya informó El Confidencial

Foto: Leo Messi celebra un gol marcado esta temporada (EFE)
Leo Messi celebra un gol marcado esta temporada (EFE)

Leo Messi ha vuelto a dejar claro quién manda en el equipo: Él. Mientras, Luis Enrique ha decidido parapetarse tras su habitual “no entro en polémicas” y no echarle otro pulso al argentino porque sabe que tiene las de perder. El técnico, visiblemente incómodo, prefirió ayer de nuevo echar balones fuera cuando le recordaron, hasta en cuatro ocasiones, que Messi le había llevado la contraria el día anterior en un acto publicitario. A la última cuestión, en la que le pedían que aclarara si no estaba de acuerdo con lo que había afirmado Leo, el asturiano ni siquiera contestó. Al fin y al cabo, sabe que lo que diga se le puede volver en contra y prefiere no discrepar públicamente con la estrella, con la que en privado mantiene una relación fría y formal como informamos en El Confidencial.

Messi se siente fuerte. Desde el partido de Anoeta ha marcado 14 goles, está a solo dos de Cristiano Ronaldo en la lucha por elPichichi y sabe que cuenta con el apoyo del vestuario, que tampoco mantiene una estrecha relación con Luis Enrique, y con la del presidente,Josep María Bartomeu, con el que habló después de que no se presentara en el entrenamiento del Día de Reyes, justo después de ser suplente en San Sebastián. Y desde esa sensación de tener el poder no se cortó y decidió enmendarle la plana al técnico, que mantenía, obcecado, que nada había cambiado desde que el equipo jugó en San Sebastián.

“Se ha producido un cambio en la actitud del equipo y las ganas. En los últimos partidos hemos salido a la cancha con más ganas de presionar y de atacar. El vestuario quiso cambiar la imagen de San Sebastián y el cambio se ha notado muchísimo”, declaró el delantero tranquilamente.

Un pulso en toda regla

Luis Enrique siguió erre que erre. “Sigo pensando que desde Anoeta no ha cambiado nada. Lo que sucede se debe a un proceso normal de la temporada y no voy a cambiar de opinión”, contestó a la primera pregunta. “No voy a entrar en polémicas, no voy a entrar. Si él (Messi) lo piensa así es maravilloso. A mí me interesa preparar el partido del Málaga. Si os interesa otra cosa, allá vosotros”, zanjó en la segunda. A la tercera y cuarta ya no contestó. El técnico es consciente de que el argentino le ha echado un pulso y prefiere no aceptarlo porque sabe que perderá. Necesita al mejor Leo en el terreno de juego y eso pasa por no volver a tener un problema con él.

Con las declaraciones del crack argentino y las evasivas posteriores del técnico, se han evidenciado de nuevo las diferencias entre ambos y, sobre todo, Messi ha querido dejar claro quién manda realmente en el Barcelona.

Luis Enrique Leo Messi FC Barcelona
El redactor recomienda