El 'jefe' rayista charla con 'el confidencial'

Felipe Miñambres, el 'creador' del Rayo que busca en el "'outlet' jugadores de 'marca'"

Siete millones de presupuesto, ni un euro para fichar. Todo ello no medra las aspiraciones del Rayo, que sigue en Primera por la gran labor de Miñambres

Foto: Felipe crea un Rayo con jugadores 'pequeños' que se convierten en grandes, como Diego Costa.
Felipe crea un Rayo con jugadores 'pequeños' que se convierten en grandes, como Diego Costa.

La crisis económica ha afectado a la mayoría de segmentos sociales del país, incluido por supuesto el fútbol. Sin embargo, hay equipos que todavía son capaces de hacer inversiones magníficas sin importar demasiado la situación financiera global. En el caso del Rayo Vallecano, las complicaciones económicas han existido y existirán. No hay crisis que cambie la ideología minimalista de la franja roja, experta en manejar sus escasos recursos con esmero y eficiencia.

El responsable de esa casi perfecta organización de activos es una persona que llevó al Tenerife a Europa con zamarra y calzones, y que ahora, con zapatos y camisa guió al Rayo hasta el mismo lugar, donde la UEFA le negó un visado ganada en el campo. Felipe Miñambres atiende a El Confidencial para hacernos comprender cómo es posible construir una plantilla sin “un solo euro gastado” y que sea capaz de tener uno de los porcentajes de posesión de pelota más altos del continente.

PREGUNTA: Si la LFP os da tres jornadas más de Liga, os metéis en Europa.

RESPUESTA: Sí, y después bajamos [risas]. Lo que sí que es cierto es que para nosotros es otro año de éxitos por conseguir el objetivo tan pronto y no meternos en las últimas jornadas en los nerviosismos y en todo lo que supone llegar al final con la posibilidad de descender. Quedarse en Primera es un éxito y ahora salvarnos tres o cuatro jornadas antes del final pues mucho más, es una tranquilidad grande.

P: ¿Lo viste muy negro cuando el Rayo Vallecano estaba hundido en la tabla?

R: Yo pensaba que nos íbamos a salvar pero que iba a ser aquí, en Vallecas, en la última jornada contra el Getafe. En mi cabeza tenía que el equipo iba a reaccionar, que todos los jugadores iban a aumentar el nivel de la primera vuelta, pero sufriendo mucho más y que llegaría el objetivo en las últimas jornadas.

P: ¿Se notó la llegada de los refuerzos invernales?

R: Es cierto que ayudó, pero nosotros siempre hemos dependido del grupo y yo creo que sucedió porque muchos de los jugadores que ya estaban en la plantilla aumentaron su nivel. El equipo, con pequeños matices, fue mejorando algunas cosas, siendo más sólido. Yo creo que el nivel medio aumentó mucho de la primera vuelta a la segunda. También mantuvimos durante muchos partidos un once tipo, lo cual ayudó a la estabilidad; hubo menos lesiones y, claro está, los que vinieron aportaron lo que esperábamos que nos podían aportar, como Rochina, Borja (cuando le tocó jugar), Samuel metió mucha competencia a Larrivey. Y luego están las recuperaciones de Seba Fernández y de José Carlos. Al final, todo eso unido hace que mejorasen las prestaciones de los futbolistas en la segunda vuelta.

Bueno y Rochina celebran un gol al Celta.
Bueno y Rochina celebran un gol al Celta.

P: ¿Qué parte de mérito tiene la parcela que usted representa?

R: Nosotros tenemos que remodelar la mayor parte de la plantilla año a año, porque cambia mucho y eso lleva un trabajo. Pero en el fútbol, los éxitos no son sólo de una persona. Aquí en el Rayo todo el mundo sabe en lo que tiene que ayudar: los utileros, los médicos, los fisioterapeutas… Sabemos que tenemos que sacar el mejor año de cada futbolista para lograr el objetivo. Ya ha pasado durante estas tres últimas temporadas que hemos logrado el mejor año de muchos jugadores y eso es lo que pretendemos. Y eso no es sólo trabajo mío o de Paco [Jémez], es trabajo de todos. Hacemos todo lo necesario para que el jugador se sienta cómodo en el Rayo y para que nos dé lo máximo sabiendo que nosotros le damos lo máximo, dentro de nuestras posibilidades, claro está.

P: Se suele decir que ser director deportivo de un grande es muy fácil y que lo complicado es en realidad dirigir a un club humilde. ¿Es eso así?

R: Todo tendrá su dificultad. Yo nunca he estado en un club grande para saber las dificultades que ellos tienen. Tendrán más facilidad porque disponen de mayores posibilidades económicas, pero su dificultad estará en elegir qué jugadores fichar. Tengo un amigo que me dice que el alambre para esas entidades es más grueso y nuestro alambre es mucho más fino, porque si nosotros tenemos que traer a catorce o quince jugadores nos podemos equivocar en dos o en tres, pero no podemos fallar en muchos más.

Llevamos tres años sin gastar un euro en fichajes. Todos los jugadores vienen libres o a préstamo.P: ¿Qué presupuesto maneja el Rayo únicamente destinado a fichajes?

R: Cero. Llevamos tres años sin gastar un euro en fichajes. Todos los jugadores que vienen lo hacen o bien libres, o bien a préstamo. Lo único que tenemos es un presupuesto para gastos en la plantilla, que está alrededor de los siete millones de euros. Eso incluye los salarios de los jugadores.

P: ¿En esa cantidad están reflejados también los gastos en las renovaciones?

R: Sí. Nosotros negociamos con ellos y hasta hace poco les ofrecíamos un contrato por dos años, era lo máximo que nos permitían los administradores concursales. Eso nos impedía tener continuidad, porque firmabas una temporada y al año estaban libres. Cambiará con el tiempo.

P: En relación a esos problemas de continuidad, ¿es verdad que hasta 20 jugadores del Rayo podrían salir este verano?

R: Esos son los que acaban contrato, otra cosa es que todos salgan. Estamos en periodo de renovaciones; unos renovarán y otros no. Llevo siete años en el Rayo y normalmente cambiamos bastante la plantilla por las circunstancias, especialmente en Primera, porque nos tenemos que nutrir con jugadores cedidos y otros firman sólo por un año. Al final nos aprovechamos de ellos y ellos de nosotros. Vienen por una temporada, arriesgan para tratar de mostrarse, como son los casos del ‘Chori’ Domínguez el curso pasado y de Larrivey ahora. Y los que vienen en propiedad, como sólo podían firmar por dos años, los teníamos que vender, como a Michu. Todas esas circunstancias hacen que acaben su relación con el Rayo, pero sabemos que nos tenemos que manejar así y este verano trataremos de hacer, otra vez, un equipo con jugadores competitivos y que les guste jugar un buen fútbol.

P: El Rayo tiene fama de equipo ‘trampolín’ por temas como los que cuenta. Algunos ejemplos son el propio Michu, Javi Fuego, Coke, Gálvez ahora…

R: Y Piti, Diego Costa, Saúl…

P: ¿Esa etiqueta la asumís?

R: Sí, sí. Nos alegramos. Cuando fichamos a Michu lo hicimos con la idea de que podía dejar dinero en el club, y ahora a nosotros nos alegra de que le vaya bien. Cuando vino Diego Costa del Atlético sabíamos que sólo lo tendríamos seis meses, y ahora nos sentimos orgullosos de haber sido un punto en el que Diego se apoyó para relanzar su carrera y estar donde ahora está. El caso de Saúl es diferente, pero está en el inicio de su vida deportiva y le ha venido muy bien esta cesión. El Atlético sale favorecido, pero nosotros también porque disfrutamos de unos jugadores importantes. Piti inició aquí su carrera y salió. Javi Fuego estuvo aquí unos cuantos años y después se fue al Valencia. Y este año, Alejandro Gálvez, que acabó su contrato de dos años y se ha marchado al Werder Bremen. Nos sentimos orgullosos de que todos estos chicos hayan pasado por nuestro club, de que se lo hayan dejado todo para que sigamos en Primera y que ellos hayan salido beneficiados. De algunos hemos conseguido traspaso, como con Leo Baptistao, que llevaba con nosotros desde los 15 años. Y por Lass puede que ahora vengan ofertas. Y también nos alegra que lo que le ‘vendemos’ a sus representantes para convencerlos, en muchas ocasiones se haga realidad.

P: Es decir, que al jugador directamente le decís ‘oye, vente aquí que te vas a dar a conocer’.

R: Sí, porque es una realidad y hay muchos ejemplos. Los que ya nos conocen, y cada día nos conocen más, saben que es así. La gente de Argentina sabe que el Rayo es un club especial y ese tipo de propuestas puede resultar atractiva para un jugador que quiere dar el salto a Europa. Larrivey, por ejemplo, no había pasado de seis goles en los equipos en los que había estado, y viene al Rayo y hace doce goles. Eso nos hace considerarnos un poco especiales.

P: ¿Hay casos en los que un jugador prefiera al Rayo, por ese tipo de propuesta, que a un club ‘superior’?

R: La mayoría de los que han venido. En dinero no podemos competir y lo sabemos. Le comentamos, por ejemplo, que el primer año no va a ganar dinero, pero después va a ingresar mucho más tras pasar por el Rayo. El Chori mismo en el Valencia, y Larri en Atlante renunciaron a contratos que tenían garantizados, rescindieron y se vinieron aquí. Y claro, en España también hay chicos que prefieren ganar algo menos de dinero y se vienen a Madrid porque piensan en el futuro. Saben que hacerlo bien en el Rayo significará un espaldarazo muy grande para su carrera.

P: Entre los que acaban contrato y los que se pueden marchar traspasados, será otra faena a levantar. ¿Ha habido algún día de nervios en el que digas ‘no voy a juntar ni a 15 jugadores en plantilla’?

R: No, qué va. Más bien es al revés porque nos ofrecen muchísimos jugadores, el tema es acertar en la elección. Lo que sí sabemos es que en muchas ocasiones tenemos que esperar al final del mercado, porque si ahora quiero firmar a muchos futbolistas, nos van a pedir bastante dinero, y como yo no puedo competir en eso, tengo que esperar. Es como si te vas a comprar un jersey o un vestido: si es de temporada, te sale mucho más caro, entonces esperas a que llegue al ‘outlet’ o que tenga una pequeña tara para poder comprar un jersey de marca. Muchos, además, son cedidos y hay que esperar a que el equipo los descarte. Lo ideal es tener el equipo en el inicio de pretemporada, el 14 de julio, pero es un ideal que no está al alcance del Rayo. Podría tenerlo conformado, pero sería sólo para mi comodidad. Si tapo todas las plazas, al final van a salir jugadores muy buenos que no voy a poder firmar porque tengo la plantilla llena. Hay que esperar.

El mercado de invierno, lo que para otros equipos parece que es reconocer una mala planificación, para nosotros es buenísimo.P: Un ejemplo curioso es el Real Murcia. Empezó la pretemporada con seis jugadores y sin entrenador, y ahora es quinto en Segunda luchando por ascender a Primera. Es decir, al final se sale adelante, ¿no es así?

R: Claro. Esto es muy largo y la gente piensa que todo hay que completarlo al principio. Lo importante es tratar de hacer el mejor equipo posible, sea al principio o al final. Y tener la plantilla hecha los primeros días es algo que sólo lo pueden conseguir los grandes. Nosotros tenemos que esperar y tener la paciencia suficiente para que pueda venir determinado tipo de jugadores. Incluso el mercado de invierno, lo que para otros equipos parece que es reconocer una mala planificación, para nosotros es buenísimo, porque podemos fichar jugadores que quizás en verano no hemos podido hacer y teníamos ya vistos. Para nosotros, el mercado de enero de este año ha sido más fácil incluso que el estival.

P: ¿Duele que un jugador deje el club sin recibir dinero por el traspaso?

R: No, porque sabemos en el mercado en el que estamos. Hay casos en los que hemos ofrecido renovar y el jugador no ha querido, pero cuando firmamos a un futbolista por un año, sabemos que es para beneficio de los dos, porque quizás ese tipo de jugador no me firmaría por más tiempo. A nosotros lo que nos interesa es mantenernos en Primera, y al jugador al final también, porque si descendemos tiene una reducción de su salario al 50%. Luego habrá que hacer un equipo nuevo, pues se hará.

P: ¿Hay alguna negociación avanzada que nos pueda adelantar?

R: Negociaciones avanzadas hay desde enero, pero no se pueden decir. Somos bastante discretos en el tema de fichajes. Tenemos jugadores hechos y otros que están en proceso, pero no consideramos oportuno decirlo.

P: ¿Cómo se ficha a Paco Jémez en su momento?

R: Lo vimos en el Córdoba y ya lo habíamos seguido en la Unión Deportiva Las Palmas. Nos gustó y encajaba dentro de lo que en la dirección deportiva consideramos que es el la filosofía del Rayo. Hablé con él y llegamos a un acuerdo rápido. Nos encontramos con un entrenador que nos ha mantenido en dos años históricos, sobre todo el primero por la clasificación y la obtención del objetivo de la salvación tan pronto.

P: ¿Es probable que Paco no siga?

R: Es probable que siga. ¿Cómo no va a seguir si tiene contrato?

P: Él dijo que había “muy pocas posibilidades” de seguir.

R: Pues tiene contrato. Si hay una oferta, les corresponde valorar al presidente y a la gente del club si el dinero que nos dan es suficiente para que Paco salga. Pero por ahora tiene contrato con el Rayo.

P: ¿Podría ser otro caso de ‘trampolín’?

R: Sí, si esto es un trampolín para todos. Para Paco, para los jugadores y para mí. Cuando las cosas se hacen bien en un sitio, todos salimos beneficiados. Es cierto que Jémez ahora tiene un nombre pero lo que también es verdad es que tiene un contrato con el Rayo para la próxima temporada.

P: ¿Y a usted le ha llegado algún club para ofrecerte un contrato?

R: Sí.

P: ¿Y decidió quedarse?

R: Yo acabo contrato dentro de dos años y por ahora estoy a gusto y ya veremos qué es lo que pasa entonces. Lo importante ahora es tratar de hacer otro equipo bueno a Paco para que le saque buen rendimiento, volver a salvarnos y cuando llegue el momento de decidir, se hablará.  

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios