Florentino Pérez y Sergio Ramos se vieron para terminar con el distanciamiento
  1. Deportes
  2. Fútbol
ANTES DE LAS VACACIONES DE NAVIDAD

Florentino Pérez y Sergio Ramos se vieron para terminar con el distanciamiento

Florentino y Sergio se reunieron antes de Navidad con el objetivo de aclarar las posibles diferencias que habían aparecido poniendo en duda su relación

Foto: Sergio Ramos charla con Florentino Pérez en la Gala de la Liga (Cordon Press).
Sergio Ramos charla con Florentino Pérez en la Gala de la Liga (Cordon Press).

Florentino Pérez y Sergio Ramos se reunieron antes de las vacaciones de Navidad con el único objetivo de aclarar las posibles diferencias que habían aparecido en los últimos meses y que habían puesto en duda una relación que ya tiene ocho años y medio de historia, justo cuando el andaluz se convirtió en el primer fichaje español del mandatario madridista en el verano de 2005.

Presidente y segundo capitán escenificaron la paz con el regalo que del campeón del mundo tras el partido ante el Valladolid en el último día del mes de noviembre. "Para el hombre que me trajo al Real Madrid", así rezaba la dedicatoria que rubricó Ramos a Pérez en la camiseta con la que jugó ese día. Y es que esa semana los rumores se habían desatado tras un supuesto mal gesto del jugador a su jefe en plena entrega de los Audi. Un hecho desmentido con imágenes del saludo que tuvo lugar minutos antes en la sala Carudel del Hipódromo de la Zarzuela.

Lo cierto es que ese instante llegó tras muchos rumores que circulaban en un sentido y en otro. Todo partía de una renovación que uno de los protagonistas esperaba para el verano pasado, mientras que el otro no tenía previsto llevarla a cabo hasta el término de la presente temporada como mínimo. La llegada de Bale junto a la renovación de Cristiano Ronaldo añadieron más tensión, que por momentos quedó plasmada en cierto distanciamiento. Pese a todo, en Los Ángeles, durante la concentración, hablaron y a partir de ese momento el saludo y el breve intercambio de opiniones después de los partidos se repetía con normalidad. Eso sí, nunca sin ir mucho más allá.

placeholder Sergio Ramos en un partido de Champions (Efe).

Recuperar la confianza

La paz o quizás más el querer aclarar la situación era necesario. Las dos partes lo vieron así. Sergio Ramos regaló la camiseta y el presidente le abrió las puertas de su despacho. En la conversación que tuvieron no hablaron de la posibilidad de un nuevo contrato. Esta cuestión queda aparcada hasta el final de temporada. Tampoco se habló de dinero. Ramos no lo tenía en el orden del día, aunque han sido varios los equipos que se han interesado por su situación.

El presidente del Real Madrid quería recuperar esa confianza que había con el segundo capitán y que según él nunca ha dejado de tener, señalando a los siempre complicados entornos como causantes principales de esa frialdad que había pasado a presidir la relación. Ramos también le hizo ver al presidente algunos detalles del día a día que no le habían gustado.

Un jugador con mucho peso en el vestuario

placeholder Sergio Ramos (Reuters).

La charla fue tranquila, conciliadora. Pérez sabe de la influencia que tiene Ramos con respecto al grupo, más que el propio Casillas por la personalidad de uno y otro. El central está muy próximo a Cristiano Ronaldo y sabe que si el campeón del mundo está a disgusto podría ser un elemento de difícil control dentro del vestuario.

Ramos sabe que en lo que va de temporada ha estado alejado de su mejor nivel. Su inclusión en el once de la FIFA le ha servido como un empujón a una moral que necesitaba un estímulo, que ha llegado por partida doble. Primero con el respaldo de sus compañeros de profesión y segundo con el del presidente, el mismo que apostó por él hace nueve temporadas.

Sergio Ramos Florentino Pérez
El redactor recomienda