El distanciamiento entre Sergio Ramos y Florentino Pérez ya es evidente
  1. Deportes
  2. Fútbol
ANCELOTTI DA UN GOLPE DE AUTORIDAD CON ÉL

El distanciamiento entre Sergio Ramos y Florentino Pérez ya es evidente

Sergio Ramos está viviendo una situación incómoda. En lo personal todo va sobre ruedas, pero en el terreno deportivo no se siente valorado por el club

Foto: Sergio Ramos recogiendo su coche en la Zarzuela (Audi).
Sergio Ramos recogiendo su coche en la Zarzuela (Audi).

“No te pueden ganar la espalda”, espetó Carlo Ancelotti a Sergio Ramos momentos después de que viera la tarjeta roja, rigurosa según ha confesado el propio implicado. La escena ha servido para mostrar el momento que atraviesa el central andaluz. El gesto del italiano no le gustó, pero tampoco es de su agrado lo que considera un distanciamiento del club con su figura. Ancelotti quiso dar un golpe en la mesa y el elegido fue el segundo capitán.

La cadena SER habló de falta de diálogo y de mensajes que hablan de ruptura entre el que fuera primer fichaje español de Florentino Pérez y el propio presidente. Este extremo ha sido desmentido desde la entidad blanca, pero no por el jugador tras su distante saludo en el acto de Audi celebrado ayer en el hipódromo de la Zarzuela. Lo cierto es que el defensa está viviendo una situación incómoda.

Sergio Ramos es feliz en el terreno personal. Su próxima paternidad llena al campeón del mundo, algo que no sucede con su momento deportivo. El central fue expulsado ante el Galatasaray, siendo la culminación de una serie de partidos en los que está demostrando estar alejado de la regularidad y el buen hacer de otras temporadas. Una renovación de contrato que no llega es el principio de un distanciamiento entre el jugador y el club. Sergio Ramos no se siente valorado y en la zona noble del Santiago Bernabéu afirman no tener problema alguno con el ex del Sevilla.

El frío saludo entre Florentino Pérez y Ramos en la entrega de los coches Audi que la plantilla blanca recibió ayer, simboliza esa separación. La última conversación entre ambos tuvo lugar en Los Ángeles, en el pasado mes de agosto. A partir de ese momento, uno y otro se han encontrado después de casi todos los partidos y el saludo nunca ha faltado, aunque es cierto que tampoco han ido más allá de lo que mandan las reglas de convivencia.

placeholder Sergio Ramos tras ser expulsado el pasado miércoles (Reuters).

Mejora del contrato

En ese diálogo mantenido por Pérez y Ramos no se habló de dinero, fue más orientada hacia el sitio del defensa dentro del vestuario y de la importancia de su figura dentro del funcionamiento de la entidad. El central ha dejado pasar un tiempo a la espera de una llamada para la revisión de un contrato que termina el 30 de junio de 2017 y que es mejorado cada año, tal y como acordaron en el momento de la firma.

En dicha reunión mantenida en verano, las dos partes quedaron en hablar del asunto, pero la intención de los dirigentes del club no es hacerlo antes de que termine la actual temporada. Consideran que no hay prisa ante un vínculo al que todavía le restan tres años y medio de vida y que la táctica de filtrar supuestas ofertas no es la mejor para conseguir un nuevo contrato para cualquiera de los jugadores del plantel blanco.

Su compromiso, intacto

placeholder El defensa celebrando un tanto (Efe).

En el aspecto deportivo Ramos no ha entendido los cambios de posición que ha sufrido en algunos partidos. Se considera central y la verdad es que sorprendió mucho que fuera Pepe el jugador que permaneció en el centro de la defensa mientras que el campeón del mundo tuvo que pasar por el centro del campo y por la banda derecha para dar entrada en el centro de la defensa a un Varane que está en manos del doctor Olmos, jefe de traumatología de la clínica Quirón y asesor del Real Madrid. El francés va a estar parado como último remedio para evitar un nuevo paso por el quirófano.

Ramos no va a cambiar, va a seguir trabajando de la manera que lo ha hecho hasta ahora en las ocho temporadas anteriores como jugador del Real Madrid. El enfado que arrastra no le va a hacer cambiar su actitud. Y es que su compromiso con la entidad madridista está fuera de toda duda, pese al aparente enfado que muestra con los dirigentes del club.

Sergio Ramos Florentino Pérez Santiago Bernabéu
El redactor recomienda