Arabia Saudí: cómo blanquear un régimen a través del fútbol... con Messi como reclamo
  1. Deportes
  2. Fútbol
CRISTIANO DECLINÓ LA OFERTA

Arabia Saudí: cómo blanquear un régimen a través del fútbol... con Messi como reclamo

El jugador argentino promociona en un vídeo el gigantesco festival de Riad en el que participará en enero el PSG, que jugará por primera vez en Arabia Saudí

Foto: Messi celebra un gol con el PSG. (Reuters)
Messi celebra un gol con el PSG. (Reuters)

Hace tan solo nueve meses, Leo Messi, de 34 años, declinó la oferta de rodar unos vídeos para mejorar la imagen de Arabia Saudí. Él y Cristiano Ronaldo, de 36 años, recibieron sendas ofertas para participar en la campaña 'Visit Saudi' con la que el reino wahabita intenta promover el turismo, según reveló en enero el diario británico 'The Telegraph'. A cada uno de los dos célebres futbolistas les propusieron firmar contratos por seis millones de dólares anuales (5,18 millones de euros).

La respuesta de Ronaldo fue un rechazo inmediato. No quería aparentemente asociar su imagen a la promoción de un país cuyo hombre fuerte, el príncipe heredero Mohamed Ben Salman, es considerado como el autor intelectual del asesinato del disidente Jamal Kashoggi en 2018.

De la reacción de Messi, en cambio, no se supo nada en los primeros días. Sus representantes rehusaron aclarar qué iba a hacer. Había jugado partidos en aquel país en el marco de la Supercopa en 2019 y en 2012 con la selección argentina, donde tuvo un percance con la escolta, poco profesional, que le pusieron.

Foto: Messi celebra su gol ante el PSG. (Reuters)

Para disuadirle de que aceptara la oferta, las familias de varias víctimas de la represión del régimen saudí le escribieron una carta en febrero pasado que hizo pública la ONG Grant Liberty. "El régimen saudí quiere utilizarle para blanquear su reputación", le advertían. "Los presos de conciencia en Arabia Saudí han sido torturados, agredidos sexualmente y e incomunicados durante largo tiempo (...)", le recordaban al futbolista argentino.

"Si usted dice 'sí' a 'Visit Saudi', está de hecho diciendo sí a todos los abusos en materia derechos humanos que se producen en Arabia Saudí", proseguía la misiva de los familiares. "Pero si usted dice 'no', enviará un potente mensaje: que los derechos humanos cuentan, que la decencia cuenta, que aquellos que torturan y asesinan no gozan de impunidad", concluían.

Lina al-Hathloul, la hermana exiliada en Bruselas de Loujain al-Hathlouol, la joven encarcelada tras liderar las manifestaciones reivindicando que las mujeres pudieran conducir (Women2Drive), encabezaba la lista de firmantes entre los que también figuraban Abdala al-Odah, hijo del predicador Salman al-Odah, y Areej al-Sadhan, hermana del trabajador humanitario Abdulrahman al-Sadhan. Hence Cengiz, la novia turca de Khashoggi, se sumó también a esta petición colectiva a Messi. No suscribió, en cambio, la misiva nadie del entorno de la princesa Basma, prima del príncipe heredero, encarcelada desde marzo de 2019 junto con su hija Souhoud.

La ONG británica Grant Liberty, muy centrada en la defensa de los derechos humanos en el reino wahabita, puso entonces además en marcha una campaña titulada 'No lo hagas Messi. ¡No aceptes el dinero ensangrentado saudí!!'.

placeholder Cártel de la campaña de Grant Liberty.
Cártel de la campaña de Grant Liberty.

El consejero real Turki Al-Sheikh, el máximo responsable del ocio en el reino y dueño de la Unión Deportiva Almería, debió de volver a la carga el pasado verano y esta vez Messi sí ha cedido. Un vídeo en el que promociona la 'Riyadh Season' empezó a circular el 4 de octubre. A lo largo de 1,50 minutos se le ve, junto con un niño, en diferentes escenarios de ese gigantesco festival de ocio, diversión y deportes que es la 'Riyadh Season'. Arranca oficialmente el 20 de octubre en la capital saudí y debería congregar más de diez millones de visitantes.

Rodado en solo cuatro horas con un croma, una técnica que permite colocar al personaje en un marco diferente del lugar donde está, el vídeo enmarca a sus dos protagonistas en un mundo de glamour y de lujo, desde una joyería hasta un restaurante, y concluye con el pequeño caminando por un pasillo con algunas de las estrellas del Paris Saint Germain, el club en el que milita Messi junto a otros jugadores como Sergio Ramos o Neymar. En los mentideros de Riad se asegura que el vídeo costó 15 millones de dólares (12,95 millones de euros) de los que la mayor parte corresponden a los emolumentos del jugador argentino. Los honorarios de Messi casi duplicarían ahora la oferta de 'Visit Saudi' en enero.

El plato fuerte de la 'Ryadh Season' será en el partido amistoso que en la tercera semana de enero jugará el PSG contra una selección de los mejores futbolistas de los clubes Al-Hilal y Al-Nassr, ambos equipos de Riad. Será la primera vez que el equipo francés viaje a Arabia Saudí. El club pertenece al fondo público Qatar Investment Authority, es decir, a un país al que Arabia Saudí mantuvo bloqueado entre junio de 2017 a enero de 2021.

El lavado de cara saudí con el fútbol

El vídeo de Messi empezó a circular justo antes de que se anunciara, el viernes pasado, la compra del club británico Newcastle por un consorcio encabezado por otro fondo público, el saudí Public Investment Fund (PIF), por importe de 320 millones de libras (376 millones de euros). La afición del Newcastle ya empezó el viernes a pedir en redes sociales a sus nuevos dueños que fichasen a Messi, Ronaldo, Kevin de Bruyne...

La adquisición de ese club "representa un claro intento de las autoridades saudíes de limpiar a través del deporte su terrible historial de derechos humanos con el glamour del fútbol de la máxima categoría", denunció el viernes la ONG Amnistía Internacional en un comunicado. Kristian Ulrichsen, especialista en el Golfo y profesor en la Universidad Rice (Texas), formuló ese día la misma opinión en la revista 'Foriegn Policy': "Están utilizando el poder blando del fútbol (...) para intentar cambiar la narrativa sobre Arabia Saudí. La gente habla ahora del país por algo que no está relacionado con Yemen, Khashoggi y los derechos humanos".

Foto: Xavi Hernández en Qatar. (Imagen de archivo)

La vorágine adquisitiva saudí no tiene límites. El diario italiano 'Calcio Mercato' revelaba el jueves que el fondo PIF había iniciado conversaciones con Steven Zhang, el dueño del Inter de Milán aunque el propietario del club, precisaba, "está dando largas". Su prioridad es conseguir la aprobación del Ayuntamiento de Milán para la construcción de un nuevo estadio porque quizás así se revalorice el Inter a ojos de un posible inversor saudí.

Arabia Saudí Leo Messi Derechos humanos
El redactor recomienda