La Juventus, o cómo perder a Pirlo, Tévez y Vidal y seguir siendo el rival a batir
  1. Deportes
  2. Fútbol
las bajas se han cubierto con grandes fichajes

La Juventus, o cómo perder a Pirlo, Tévez y Vidal y seguir siendo el rival a batir

El verano se ha cebado con el subcampeón de Europa. Tres indiscutibles como Vidal, Pirlo y Tévez se marcharon dejando un hueco difícil de llenar, pero Marotta se ha encargado de que casi no se note

placeholder Foto: Mandzukic y Pogba fueron decisivos en la Supercoppa Italiana (EFE).
Mandzukic y Pogba fueron decisivos en la Supercoppa Italiana (EFE).

La Serie A ha llegado a un punto en que resulta mucho más entretenido quedarse atento a la pelea por entrar en la Champions, ya que Italia ahora sólo dispone de tres plazas, que dedicar algo de tiempo (o perderlo, mejor dicho) viendo partidos por la lucha por el campionato. Desde 2011 no hay ningún otro equipo que pueda ganar el Scudetto que no sea la Juventus. Ninguno, de verdad. El batacazo del fútbol italiano después del Triplete del Inter de Mourinho fue aprovechado de maravilla por la Juventus para implantar un imperio en Italia que no tiene fecha de caducidad programada. Ni siquiera después de decir adiós a tanto buen jugador junto.

Por primera vez en este casi lustro maravilloso de Grande Juve, como dirían en Italia, la Juventus ha tenido que vender a alguna de sus estrellas. Hasta ahora siempre se las había apañado para mantener a sus jugadores principales, sin necesidad de hecho de luchar contra ningún otro grande de Europa que estuviera dispuesto a pagar fortunas. El bajo nivel del calcio en general también le permitió esconderlos, que casi no se hablara de Vidal, de Marchisio, de Bonucci, de Pogba... Pero cuando tras llegar a la final de la Champions, sus mejores hombres se han puesto ellos mismos en el escaparate.

Y sin embargo, ha logrado ahuyentar a los lobos que querían atacar su rebaño. De los jugadores más llamativos y atractivos para el mercado internacional, sólo Arturo Vidal se ha marchado de Turín. Llegado el momento de tener que elegir a quién dejar marchar (con todo el dolor del corazón, porque todos los jugadores de la Juve son tratados como si fueran parte de una gran familia, por eso pocos se quieren ir), Giuseppe Marotta, Beppe para casi todo el mundo, decidió elegir a Vidal. El chileno ya ha dado lo mejor a la Juve, tiene 28 años y en las arcas del Juventus Stadium no hace falta demasiada liquidez. Así, Paul Pogba se queda en el Piamonte.

Las otras dos bajas significativas de la Juventus no se han dado porque algún gran club quisiera robarle un buen jugador. Andrea Pirlo y Carlos Tévez decidieron darle un giro de 180 grados a sus carreras deportivas, alejarse del fútbol del máximo nivel y vivir este deporte de otra manera. El mago Pirlo consiguió el último gran contrato de su vida en el New York City y el Apache volvió a casa, a Boca, donde es una leyenda a la altura de Riquelme o Maradona; de hecho, le dieron el mismo 10 que lucieron ambos héroes xeneizes.

Cómo fichar bueno, bonito y barato

Y no por esas tres dolorosas marchas la Juventus se iba a resentir, a venir abajo y contratar cualquier cosa que hubiera en el mercado para resarcirse. En absoluto. Con muchísima cabeza y paciencia, la Juventus ha ido formando una plantilla que poco o nada tiene que envidiar a la que ha sido tetracampeona de Italia y subcampeona de Europa. De hecho, antes incluso de dar las bajas de Pirlo, Vidal y Tévez, Massimiliano Allegri ya tenía la plantilla casi cerrada. Empezó directamente los entrenamientos con Mandzukic, Khedira, Dybala, Neto, Zaza y Rugani. Es decir, dos futbolistas muy consagrados y otros cuatro jugadores que han dado muy buenos años en la Serie A, y para todas las posiciones.

Esos fueron los seis primeros fichajes, pero han llegado más. Esta última semana, la Juventus ha contratado a Alex Sandro y a Juan Guillermo Cuadrado. O sea, ocho fichajes sensacionales de primer nivel para compensar tres ausencias enormes. Y el único que ha supuesto un desembolso fuera de la media ha sido el fichaje de Paulo Dybala. El delantero argentino es una de las promesas más firmes de su país y sus años en el Palermo hacen que los 32 millones pagados por la Juve no parezcan una locura. El resto, 26 millones por Sandro, 18 millones por Mandzukic, 18 por Zaza, 3'5 por Rugani, cero por Khedira, cero por Neto y cero por Cuadrado, éste último cedido. Todo unido a los Buffon, Morata, Chiellini...

El pinchazo en la primera jornada contra Udinese (primera vez en la historia que la Juve empezaba perdiendo en casa en la jornada inaugural) debería ser sólo un espejismo de un equipo que está llamado a volver a ganar la Serie A y a volver a luchar por la Coppa Italia y la Champions League no sólo esta temporada, sino tambiénd durante otro lustro sucesivo.

Serie A Juan Guillermo Cuadrado Carlos Tévez Arturo Vidal Andrea Pirlo Álvaro Morata Sami Khedira Paulo Dybala Paul Pogba Mario Mandzukic Juventus FC
El redactor recomienda