El mismo Casillas de siempre bajo palos y el Iker más feliz de los últimos tiempos
  1. Deportes
  2. Fútbol
FUE EL MEJOR JUGADOR ANTE EL VALENCIA

El mismo Casillas de siempre bajo palos y el Iker más feliz de los últimos tiempos

Frente al Valencia se vio al Casillas de siempre: las mismas costumbres en la portería y también los mismos amigos de siempre, los palos. El plan de Lopetegui pasa por recuperar su mejor versión

Foto: Iker Casillas ante el Valencia (Imago).
Iker Casillas ante el Valencia (Imago).

Si hay un jugador que ha sido noticia a lo largo del mercado estival, es Iker Casillas. Desde que el Real Madrid echó el cierre a una temporada en blanco, los rumores se centraron en el que era su capitán. Su futuro estaba en el candelero: ¿abandonaría el club de su vida? ¿Cuál sería su siguiente destino? Despejados los interrogantes y hechas las despedidas, Casillas puso rumbo a Oporto. Y desde que llegó a la ciudad portuguesa ha dejado de ser el foco de atención por temas extradeportivos; Iker sigue siendo noticia, pero por sus actuaciones bajo palos. Los mismos que siguen siendo sus mejores amigos porque, tras lo visto ante el Valencia, el portero sigue siendo el de siempre. Tanto que la flor que le acompaña no se ha movido de su vera.

Las casualidades del caprichoso destino llevaron a Casillas a enfrentarse en pretemporada a un viejo conocido: el Valencia. El mismo equipo ante el que levantó la Octava y el conjunto que fue testigo de su lesión en la mano tras la fortuita patada de Arbeloa. “Es evidente que cada vez que tienes oportunidad de enfrentarte a un equipo español es bonito, agradable y una sensación nueva que da gusto”, comentaba ante los micrófonos de LaLiga tras el choque. El club 'che' también se convirtió en su última víctima ya que la victoria se dirimió en los penaltis y fue ahí donde el ángel de Casillas regresó: detuvo la última pena máxima y dio el triunfo a su nuevo equipo. Esa acción sirvió para que Iker levantase su primer título a nivel personal: fue elegido como mejor jugador del partido integrado en la Gira LFP World Challenge. El mismo portero que a lo largo de su extensa carrera en el Real Madrid sólo ganó un Zamora (2008) no ha podido empezar de mejor manera.

Lo cierto es que frente al Valencia se vio al Casillas de siempre. Obviamente, el internacional español conserva las mismas costumbres como es la de 'saludar' a la portería que le asignan e, incluso, hay cosas de su entorno que no cambian. En el penalti que detuvo a Cancelo y que supuso la victoria del Oporto, el balón acabó golpeando en uno de los postes que defendía. Fieles compañeros de los porteros, obran milagros involuntarios provocados por su propio guardián: el secreto reside en tapar los espacios a los delanteros. Así lo explicaba, en su día, Abbondanzieri: “Cuando un arquero tapa bien los palos suele hacer que el delantero patee ajustando al máximo. Por eso los buenos porteros reciben más palos que los malos porteros”. Casillas ha sabido explotar esa capacidad.

Un cambio de aires

Una vez más los palos se convirtieron en los mejores amigos de un Iker que se mostraba satisfecho por los reconocimientos recibidos: “Estoy feliz porque reconozcan mi trabajo y espero ganar muchos títulos con la camiseta del Oporto y hacer las cosas bien para que los aficionados sigan teniendo una buena opinión de mí”. Tampoco varían los hábitos de Casillas fuera del campo. Antes de enfrentarse al Valencia, saludó a los jugadores del equipo 'che' y charló con alguno de ellos. En la conversación, Iker se desvelaba “contento, bien. Un cambio de aires y ya está. Eso es lo importante, estar bien. Hay que tener ahí fuerzas para la pretemporada”.

En las tres semanas que lleva como integrante de la plantilla del Oporto, Casillas va camino de convertirse en el nuevo ídolo de los dragones. Después de las recientes salidas, la afición portuguesa necesita un nuevo bastión al que aferrarse e Iker ha surgido en el momento adecuado. “Es un jugador que nos aporta experiencia. Llega con la ilusión de un chaval de 20 años. Viene a un club grande y vamos a tratar de que con esa ilusión nos ayude a todos”, comentaba Lopetegui sobre el nuevo fichaje. Experiencia es una palabra que también se encargó de recalcar Casillas: “Todos seremos decisivos, del primero al último. Vengo a traer mi experiencia a un equipo joven y tanto yo como Hélton, Ricardo y Raúl estamos trabajando muy bien. Creo que el entrenador puede contar con todos los porteros para esta temporada”.

Iker Casillas está recuperando poco a poco la confianza perdida en sus últimas temporadas en el Real Madrid y está plasmando el plan de rescate diseñado por el técnico Julen Lopetegui. El mensaje que trasladó el nuevo técnico a Casillas es que tendría que trabajar fuerte para ganarse el puesto y entrenar más. Julen, que conoce bien la evolución en la carrera de un portero, tiene la máxima de que a cada año que se cumple se debe incrementar el entrenamiento y perder un kilo de peso.

Entiende que con 34 años a Casillas ya no le vale sólo con el talento y el capitán de la selección española recogió el guante de buen grado. Iker ya ha bajado varios kilos, trabaja hasta en tres sesiones diarias y cumple una dieta. Necesitaba tono físico tras su periodo vacacional. Los partidos por Europa y la estancia en Portugal han venido bien a Casillas para mostrar ya la imagen que dejó ante el Valencia. Es fruto del plan trazado por Lopetegui.

Iker Casillas Oporto
El redactor recomienda