Fernando Torres elige ir al Milan a pesar de la llamada del Cholo Simeone
  1. Deportes
  2. Fútbol
la operación está cerca de concretarse

Fernando Torres elige ir al Milan a pesar de la llamada del Cholo Simeone

Torres jugará en el Milan, ya que las negociaciones entre la entidad de Berlusconi y el Chelsea están ya muy avanzadas. El Cholo le quería en el Atlético

Foto: Torres cambiará en breve el 'blue' por el 'rossonero' (EFE).
Torres cambiará en breve el 'blue' por el 'rossonero' (EFE).

El que hasta hace unos días era el protagonista del fichaje más caro de la historia del fútbol inglés, está muy cerca de abandonar el club que más creyó en él. Fernando Torres tiene las horas contadas en el Chelsea después de una planificación de su entrenador que lo dejaba prácticamente sin espacio en la delantera blue. El jugador de los 58 millones de euros deja Londres para marcharse a otra gran ciudad europea, Milán. Con casi toda probabilidad, Torres jugará en el Milan la próxima temporada, ya que las negociaciones entre la entidad de Silvio Berlusconi y el Chelsea están ya muy avanzadas. Abandona Stamford Bridge para jugar en San Siro. Y no estará en la Champions League, ni en la Europa League, las dos competiciones europeas que ha ganado vestido de azul.

Fernando no ha llenado jamás los corazones de la afición que cada fin de semana llena el templo blue. Le pesó demasiado el precio sobre sus piernas, aparentemente menos ágiles que en esos maravillosos años en Anfield, donde se ganó con creces ser considerado uno de los grandes delanteros del planeta y, de hecho, no resultó del todo exagerado el traspaso que desembolsó Roman Abramovich. 81 goles vestido de rojo y una participación trascendental en la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010 fueron suficientes para que el Chelsea quisiera convertir a Fernando Torres en su líder ofensivo en la búsqueda la ansiada Champions League.

El Chelsea subió a la mítica atalaya de Europa y alzó la Orejona en Múnich contra el Bayern, pero no fue importante Fernando Torres prácticamente en casi ningún momento. Bueno, en realidad en uno. Fue él el encargado de cerrar la clasificación a la final del Allianz Arena con un mano a mano infinito contra Víctor Valdés, que no tuvo opción de evitar el segundo tanto blue en el Camp Nou y la consiguiente clasificación del Chelsea para esa final que España entera quería que fuera propia. Un español había en la final, pero que finalmente se sintió apartado por no contar para Roberto di Matteo para tirar un penalti en la tanda. Fue el punto más alto de la carrera de Torres con el Chelsea, pero a la vez un dolor que no se quitó hasta que fue titular y marcó en la final de la Europa League.

La vida de Torres va a dar un giro de 180 grados. Va a pasar de ser el tercer delantero en el Chelsea (es decir, a tener la misma o menos trascendencia en el juego del equipo que tuvo Demba Ba el curso pasado) a ser la referencia ofensiva indiscutible del Milan. Torres llega a la capital lombarda para ser el relevo de Mario Balotelli en la plantilla rossonera. Era el líder del más grande equipo italiano junto con lo que quedaba del espíritu de Ricardo Kaká, lo que dice mucho del lamentable actual estado del gigante milanés. Es un club que hace años ha perdido el norte, la dirección correcta hacia la grandeza del fútbol. No hay planificación deportiva, o al menos la que hay es poco menos que discutible.

Al término de la temporada 2011-12, la sociedad de Berlusconi emprendió un cambio generacional muy brusco con la idea primera de rejuvenecerse, de recuperar viejos valores milanistas perdidos en el olvido. De San Siro se marcharon Clarence Seedorf, Gennaro Gattuso, Alessandro Nesta, Antonio Cassano, Pippo Inzaghi, Gianluca Zambrotta y Mark van Bommel. Jugadores, varios de ellos, héroes eternos del olimpo rossonero. Pero la revolución se quedó sin cabezas visibles, porque también se marcharon Thiago Silva y Zlatan Ibrahimovic al PSG. Desde entonces ha habido algún fichaje joven y prometedor y alguna apuesta por algún jugador de la casa o, en su defecto, milanista de pro, como De Sciglio, Montolivo o Poli.

Se intentó un 'estilo Guardiola'con Seedorf que no funcionó y se ha repetido ahora con Inzaghi. Se prometieron fichajes de primer nivel para volver a luchar por, al menos, entrar en la Champions League, pero hasta la fecha no se han producido. De hecho, se ha traspasado a su mejor jugador, Balotelli, para conseguir dinero. Entra efectivo, pero no se invierte en un proyecto real. Fernando Torres es un candidato ideal para acabar en el Milan, puesto que en principio ya ha vivido los mejores momentos de su carrera y los milaneses están especializados en contratar viejas glorias.

Sin embargo, si hablamos de relevancia futbolística y trascendencia histórica, Torres aterrizará en un grande de Europa. Uno de los clubes con la mejor estructura deportiva (a pesar de que la empleen no demasiado bien) que posee, según ellos, el mejor palmarés del mundo (aunque el número específico de títulos sea menor con respecto, por ejemplo, a Real Madrid, Barcelona o Boca Juniors) y que pase lo que pase, será el segundo equipo con más Copas de Europa tras los merengues. El proyecto no es ambicioso, porque no puede serlo con las piezas que tiene Inzaghi a su disposición, pero el reto de Torres de participar en la reconstrucción de un clásico europeo es, sin duda, apasionante.

Torres acabará en el Milan porque no puede acabar en el Atlético de Madrid. Y eso que el Cholo Simeone estaba empeñado en conseguir su fichaje a cualquier precio. Pero ese precio, el salario del fuenlabreño, era impagable para la directiva rojiblanca, que ha hecho un gran esfuerzo este verano para completar la plantilla al argentino. Aun así, Simeone cogió el teléfono, marcó el número del Niño y trató de convencerlo para volver a casa. Fernando sabe que mientras esté Simeone, tiene las puertas del Calderón siempre abiertas, de par en par, para volver. Pero mientras llega ese día, el del regreso del más amado al hogar, Torres vestiría de rossonero.

José Mourinho, por su parte, afirmó que"Fernando no ha hablado conmigo. Necesitamos tres delanteros para afrontar la temporada y él es uno de ellos. Me gusta.En caso de que se quiera ir, creo que es porque quiere probar una nueva vida, probablemente en una nueva liga".

Fernando Torres AC Milan Chelsea FC Serie A Premier League José Mourinho
El redactor recomienda