'El campeonato de no arrodillarse': La Eurocopa que España sí ganó
  1. Deportes
  2. Fútbol
Dinamarca, la subcampeona

'El campeonato de no arrodillarse': La Eurocopa que España sí ganó

Un perfil de las redes sociales llevó la cuenta de todos los partidos y organizó un torneo con los resultados. Inglaterra hincó rodilla en todos, mientras que Italia solo lo hizo a veces

placeholder Foto: Imagen del inicio del partido de la final de la Eurocopa. (Reuters)
Imagen del inicio del partido de la final de la Eurocopa. (Reuters)

La Eurocopa llegó a su fin con un espectáculo futbolístico digno de los mejores guionistas. Inglaterra, en un torneo que parecía escrito por el destino, cayó en Wembley en la siempre cruel tanda de penaltis frente a Italia. La Selección española dirigida por Luis Enrique se marchó en semifinales con buen sabor de boca y un futuro ambicioso gracias a la actuación de los más jóvenes. Pero una competición paralela se ha jugado durante este mes y este trofeo sí lo ha ganado España: ‘El campeonato de no arrodillarse’. La cuenta de Twitter 'The Not-Kneeling Championship' ha ido recopilando durante toda la Euro las estadísticas de las selecciones que se sumaron a participar en el gesto asociado al Black Lives Matter.

El movimiento BLM cobró fuerza a nivel internacional en mayo del 2020 tras el asesinato de George Floyd, un hombre negro que murió a manos de un policía de Mineápolis en un caso que ejemplificó la brutalidad policial contra la comunidad afroamericana en Estados Unidos. El problema social se extendió con rapidez al deporte mediante competiciones como la NBA. En Europa fue la Premier League, el fútbol inglés en general, la que capitaneó esta tendencia. Desde entonces, todos los partidos de la liga comenzaron con los jugadores, cuerpo técnico y árbitros hincando la rodilla al suelo en señal de protesta contra el racismo. Pero llegó la Eurocopa y la polémica dividió a diferentes selecciones.

España gana la competición por el voto popular

Las reglas del campeonato eran sencillas. 3 puntos por partido para el equipo que no se arrodilla en un partido, 1 punto para la selección en la que algunos jugadores se arrodillen y otros no, y cero puntos para los que apoyasen al completo el Black Lives Matter. Por lo tanto, el sistema premia a los equipos que más hayan avanzado en la Eurocopa. Ucrania, Suecia, Eslovaquia, Rusia, Polonia, Países Bajos, Macedonia, Hungría, Francia, República Checa, Croacia, Austria, Dinamarca y España se marcharon del torneo sin haberse arrodillado una sola vez. Estas dos últimas fueron la que más lejos llegaron del grupo, ambas cayeron en semifinales, por lo que el desempate se resolvió en una encuesta que ganó la Selección con holgada diferencia. Inglaterra y Gales fueron las únicas que cumplieron con la protesta en todos sus enfrentamientos y con unanimidad por parte de sus jugadores, seguidos de Bélgica. Italia, Turquía o Alemania solo lo hicieron en ocasiones.

placeholder Bélgica se arrodilló frente a Portugal, mientras que sus rivales prefirieron no sumarse. (Reuters)
Bélgica se arrodilló frente a Portugal, mientras que sus rivales prefirieron no sumarse. (Reuters)

¿Es un gesto político el no arrodillarse al inicio de los partidos de la Eurocopa? La UEFA no incluyó ningún tipo de protocolo al respecto. Es un caso similar al que se vivieron en competiciones como la Champions League o la Europa League, donde la polémica saltó en algunos partidos, pero pasó inadvertida en tantos otros. Por ejemplo, en las semifinales de la Liga de Campeones se vivieron casos dispares: el Manchester City-Paris Saint Germain tuvo acto de protesta mientras que el Real Madrid-Chelsea (pese a que el equipo londinense se hubiera arrodillado en la Premier League durante toda la temporada) comenzó sin demora y sin ningún gesto referente al Black Lives Matter.

Equipos como Francia argumentaron la falta de un protocolo común por parte de la UEFA para justificar su decisión. “(Así pasó) en la Premier League, donde el movimiento ha sido unido y solidario. Pero en esta competición no es el caso”, aseguró Hugo Lloris, capitán francés. Más curioso era el caso de Italia, que pese a declarar públicamente su condena a cualquier tipo de episodio racista, decidieron solo sumarse a la protesta cuando su rival llevara la iniciativa en “señal de respeto”.

A través de las redes sociales, diferentes usuarios llamaron a un posible boicot a la Selección Española cuando esta procedía a debutar frente a Suecia en caso de que se sumaran al gesto. Incluso el partido político Vox se volcó con la polémica. “Mientras unos se arrodillan, los patriotas permanecen en pie, ¡Grandes los jugadores de la selección!”, aseguró el partido presidido por Santiago Abascal. Sin embargo, no existen comentarios por parte de la concentración española que respalden este argumento ideológico sobre la no realización de la protesta.

El racismo golpea la final de la Eurocopa

El fútbol inglés cayó dos veces en Wembley. Primero en la tanda de penaltis y luego en el terrible episodio de acoso que sufrieron jugadores como Rashford, Saka o Sancho. Los delanteros británicos, todos ellos negros, recibieron diferentes insultos de índole racista en las redes sociales… Desde comentarios hasta emoticonos de monos. Boris Johnson, el príncipe Guillermo o el propio Southgate salieron en defensa de los jóvenes.“Hemos sido un haz de luz que ha conseguido unir a la gente, que ha logrado vincular a los ciudadanos con su selección, una selección que representa a todo el mundo. Esa unidad debe mantenerse. Es imperdonable”, aseguró el técnico.

Foto: Sancho es consolado por Henderson y Southgate. (Reuters)

“Tres chicos que estuvieron brillantes durante todo el verano tuvieron el coraje de dar un paso al frente y aceptar una responsabilidad cuando había mucho en juego. Merecen apoyo y respaldo, no el vil abuso racista que han sufrido desde anoche. Si acosas a alguien en las redes sociales, no eres un fan de Inglaterra y no te queremos”, insistió Harry Kane, capitán de la selección, para defender a sus compañeros. Rashford rompió su silencio en la noche del lunes a través de una conmovedora carta abierta donde repasó sus sentimientos tras la eliminación y la posterior polémica: "Soy Marcus Rashford, 23 años. Hombre negro de Withington y Wythenshare, al sur de Manchester. Gracias por todos los mensajes agradables. Volveré más fuerte. Volveremos más fuertes". Un triste desenlace para el fútbol inglés, que había capitaneado la lucha contra el racismo en el viejo continente y que vivió en sus carnes la peor cara de la derrota.

Racismo Selección Española de Fútbol
El redactor recomienda