Logran su primer título internacional

Portugal culmina el camino empezado en Francia 1984

El equipo de Fernando Santos conquista la Eurocopa tras haber alcanzado las semifinales en tres ocasiones y caer en la final del torneo que organizó en 2004

Foto: La victoria más inesperada de la Eurocopa (Carl Recine/Reuters).
La victoria más inesperada de la Eurocopa (Carl Recine/Reuters).

Las mismas camisetas, el mismo país y un escenario diferente, el Vélodrome de Marsella. Portugal acariciaba la primera final de su historia en la Eurocopa de Francia 1984. Los lusos se estrenaban en la competición tras perderse las seis primeras ediciones. El penúltimo escollo era la anfitriona, que les esperaba en la semifinal tras derrotar con solvencia a Bélgica y Yugoslavia.

Los galos se encontraron a un equipo capaz de prolongar el partido hasta la prórroga. El marcador llegó a ponerse 1-2 a favor de los portugueses, hasta que el genio de aquel torneo apareció a un minuto del pitido final. Michel Platini les negaba la gloria al marcar el 3-2 definitivo en una semifinal que muchos sitúan entre las más emocionantes en la historia de la Eurocopa.

La generación de Rui Costa, Deco, Maniche y Luis Figo, entre la que ya se colaba un precoz Cristiano Ronaldo, retomaba el testigo de la gesta del 84 veinte años después. Portugal organizaba el torneo y recibía en la final a una Grecia sorprendente. Tan asombrosa que birló el título a los anfitriones con un solitario gol de Charisteas.

“El domingo, ganaremos por primera vez un torneo importante”. Doce años después del cabezazo del delantero griego, Cristiano vaticinaba a los micrófonos de la UEFA el momento histórico que viviría la selección de su país, a pesar de caer lesionado antes del minuto veinte. Portugal se alzaba por fin con un título internacional y dejaba de ser la única selección que pierde en la final el torneo que organiza.

Tuvo que ser Éder, que hasta la final de Saint Denis había marcado solo 6 goles esta temporada, quien diese a Portugal su mayor logro. El tanto del ariete nacido en Guinea Bissau compensaba así a un equipo que había alcanzado las semifinales en tres ocasiones y rozado el título en la final de 2004. El trofeo levantado en París cierra el círculo que abrieron los Chalana, Rui Jordão o Diamantino en la Eurocopa de 1984. Más de treinta años después, Portugal se alza con una copa para la que nunca fue favorita.

Los hombres de Fernando Santos entraron en octavos de final sin vencer un solo partido, clasificándose como tercera en un grupo formado por Islandia, Hungría y Austria. En las eliminatorias se enfrentó a Croacia, Polonia y Gales, contra la que ganó su único partido dentro de los noventa minutos de juego reglamentarios. Ante Croacia le bastó la prórroga, mientras que contra el conjunto liderado por Lewandowski se jugó su suerte en la lotería de los penaltis.

La llegada a la final se explica, atendiendo a las estadísticas, por la solidez defensiva de los lusos. Portugal tan solo concedió cinco tantos a lo largo del campeonato, tres de ellos en el partido que los enfrentó a la selección húngara.

Pepe logró convertirse en el defensa con mayor rendimiento de la Eurocopa, con 60 balones recuperados. Junto a él comenzó el veterano central Ricardo Carvalho, hasta que Santos optó por la envergadura de José Fonte como pareja del madridista en la zaga.

En las posiciones de ataque, Cristiano Ronaldo y Nani llevaron el protagonismo con tres tantos cada uno más cuatro asistencias entre los dos. Portugal necesitó nueve goles para conquistar el torneo, a razón de 1,29 tantos por partido que solo superan Francia y Gales. El arquero Rui Patrício, uno de los jugadores más destacados de la final, intervino en 20 ocasiones durante la competición. El portero del Sporting de Portugal se queda a siete paradas de la marca del meta islandés Hannes Halldórsson, una de las revelaciones de la Eurocopa.

Portugal entra con este triunfo en el grupo de diez selecciones ganadoras de la Eurocopa: Alemania (1972, 1980, 1996), España (1964, 2008, 2012), Francia (1984, 2000), Grecia (2004), Dinamarca (1992), Holanda (1988), Checoslovaquia (1976), Italia (1968) y la Unión Soviética (1960).

El campeonato sirve también para aumentar el número de récords de Ronaldo. El atacante de Madeira se convierte en el máximo goleador en la historia del torneo junto a Michael Platini, con 9 tantos. Con la disputa de todos los partidos de la fase final, adelanta al alemán Bastian Schweinsteiger como el jugador con más partidos en la Eurocopa, con 21 encuentros disputados por 18 del mediocentro del Manchester United.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios