RAPHAEL GUERREiRO HA EXPLOTADO EN LA EUROcopa

La estrella oculta de Portugal sueña con jugar con Cristiano (también) en el Madrid

"Soy hincha del Benfica, pero cuando eres profesional del fútbol, no te puedes mostrar indiferente ante la historia de ese club, es el más grande", afirma Raphaël Guerreiro

Foto: Raphael Guerreiro celebra un gol con Adrien Silva. (Reuters)
Raphael Guerreiro celebra un gol con Adrien Silva. (Reuters)

Cristiano Ronaldo sabía que antes o después enviaría a las mallas enemigas alguna de esas precisas ‘combas’ que sirve cada dos por tres desde la línea de fondo. Fue finalmente frente a País de Gales que el madeirense se elevó majestuoso sobre los fortachones zagueros británicos para empalar con la testa el extraordinario balón colgado por el nuevo y brillante inquilino del carril izquierdo portugués. De fuera adentro, como mandan los cánones del buen pasador de banda. Su  redonda actuación en semifinales, una más en lo que va de Eurocopa, refuerza la apuesta que Fernando Santos hizo en noviembre de 2014. El seleccionador del equipo de ‘las quinas’ decidió jugársela con un desconocido lateral de 19 años que militaba en el Lorient y al que dio la titularidad frente a Armenia, en choque valedero para la fase clasificatoria del torneo galo, aprovechando las ausencias de Fabio Coentrao, Eliseu y Antunes. 

Raphaël Adelino José Guerreiro (Le Blanc-Mesnil, 1993) rezuma lusofonía por los cuatro costados a pesar de haber nacido y de haberse formado como futbolista en el país que acoge esta Euro, y de que aún le cuesta soltarse en la lengua de Camões. “Voy a ser claro: yo escogí jugar con Portugal. Nadie, ni mi familia ni mi representante, trato de influenciarme”, espetó algo molesto el flamante fichaje del Borussia Dortmund después de que Rui Jorge le convocara hace tres años para vestir la elástica del equipo sub 21. Alexandre Silva, su ayudante, fue quien le alertó de la existencia de un intrépido carrilero zurdo de origen portugués jugando en la Segunda francesa, concretamente en el Caen. 

La brillante puesta en escena de Guerreiro ante Suecia no sólo convenció a Rui Jorge de su altísima calidad técnica y de su extraordinaria destreza para remontar su banda natural, sino que puso sobre aviso a Fernando Santos. Impresionado por su actuación frente a Holanda en el playoff que metió a Portugal en la fase final del Europeo sub 21 del pasado año en la República Checa, el ex seleccionador griego temió que Francia se avivara a convencer al jugador o a su madre (de origen galo) de que eligiera defender la camiseta del país donde había echado los dientes como jugador, y le llamó a filas para el doble compromiso frente a Armenia y Argentina. Pese a que su estreno oficial llegó ante la escuadra del este europeo, su nombre salió del anonimato tras sentenciar a la Albiceleste con un tanto en tiempo de descuento.

Raphael Guerreiro, en la semifinal contra Gales. (EFE)
Raphael Guerreiro, en la semifinal contra Gales. (EFE)

El chaval nacido en la periferia parisina alternó desde ese momento la absoluta con el combinado de promesas hasta que Santos se decidió a incluirlo en la lista definitiva de 23 jugadores para disputar la Euro, ante la imposibilidad de poder contar con Coentrao. Indiscutible en el carril izquierdo del once luso en tierras galas, una serie de problemas físicos en las lumbares y en un muslo le impidieron estar frente a Hungría y Polonia. Pero su exquisito pie izquierdo no ha pasado desapercibido en los cuatro duelos en los que ha participado. Aunque le falta contundencia a nivel defensivo, su explosividad con el balón en los pies, la precisión de sus centros y el buen sentido táctico que tiene hacen de este enfermo de la ‘Play’ uno de los futbolistas con mayor futuro en su demarcación del Viejo Continente. 

“Será mi primera final de una gran competición, lo que me produce un enorme placer. Estoy viviendo este sueño a tope. Fuimos capaces de aprovechar bien nuestras bazas en ataque, ser eficaces y después nos mostramos muy sólidos y solidarios, como es habitual. Siempre es mejor ganar los partidos durante los 90 minutos, aunque tampoco nos asusta el tener que ir a la prórroga o a los penaltis, mientras pasemos de ronda”, comentó un pletórico Guerreiro, cuya cabeza sólo piensa en una cosa desde que arrancó la competición. “¿Las críticas? no les prestamos atención. Trabajamos duro y estamos muy concentrados en lo que hacemos. Nuestro objetivo es ganar la Euro”, dijo. 

Su fichaje en mitad de la Euro por el Borussia Dortmund, previo pago de 12 millones de euros al Lorient, acabó con los rumores que le situaban en mayo como relevo de Adriano en el Barça. Su marcha a la Bundesliga viene a colmar las ambiciones de seguir creciendo de este hincha confeso del Benfica (por su padre), cuyo máximo deseo como profesional del balón es seguir la estela de su ídolo y ahora también compañero de vestuario en la selección lusa. “Soy hincha del Benfica, pero mi sueño es jugar algún día en el Real Madrid. Cuando eres profesional del fútbol, no te puedes mostrar indiferente ante la historia de ese club. Es el más grande”.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios