La austeridad del Celta desconcierta a una afición que teme la venta del club
  1. Deportes
  2. Fútbol
en vísperas del primer asalto de copa con el alavés

La austeridad del Celta desconcierta a una afición que teme la venta del club

El escaso gasto en fichajes, pese a la marcha de Orellana al Valencia y a la favorable economía del club, reaviva la idea de una posible venta, aún no descartada oficialmente

Foto: Jugadores del Celta celebran el pase a las semifinales de la Copa del Rey tras eliminar al Real Madrid (EFE)
Jugadores del Celta celebran el pase a las semifinales de la Copa del Rey tras eliminar al Real Madrid (EFE)

El cierre del mercado de invierno ha dejado en el celtismo un poso de insatisfacción. El entrenador, Eduardo Berizzo, había pedido refuerzos, en plural, antes incluso de la salida de Orellana al Valencia, pero el saldo en el club de Balaídos ha sido de tres salidas y dos entradas, con un gasto inferior al millón de euros y unos ingresos de algo más de tres. Tanta austeridad ha encendido las alarmas en una afición que esperaba un esfuerzo para afrontar las tres competiciones en las que el equipo está todavía con vida, que empiezan este jueves con la ida de las semifinales de Copa en Balaídos frente al Deportivo Alavés. Los más suspicaces temen que el freno a las inversiones tenga que ver con la venta del club, todavía no descartada oficialmente.

Foto: Aspas y Orellana celebran un gol en el Madrigal (Domenech Castelló/EFE).

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, dueño de más del 60% de las acciones del club, habló en diciembre de la oferta de un holding chino que llegó a depositar un aval para garantizar la operación. Según informaciones filtradas recientemente desde la directiva, esa operación ha sido descartada, pero el alivio de los aficionados es relativo: ahora saben que el club está en venta y que en cualquier momento se puede concretar un cambio de propietarios. El escaso esfuerzo económico en la plantilla de este mes de enero vuelve a agitar ese fantasma.

Además de Orellana, un peso pesado que dice adiós debido a sus reiteradas indisciplinas, abandonan la plantilla una de las revelaciones de la pasada campaña en Segunda, José Naranjo, y un canterano, David Costas, que se va cedido al Oviedo. Por el chileno pagará el Valencia alrededor de tres millones de euros, de los que el Granada, su anterior equipo, se llevará el 40%, en tanto que la salida de Naranjo al Genk belga supondrá unos ingresos de 1,8 millones. Llegan Jozabed, cedido por el Fulham, y el joven danés Hjulsager, procedente del Brondby, y por el que el Celta ha pagado menos de un millón de euros.

Fue Berizzo el primer responsable de que las expectativas se disparasen en el mercado de invierno, cuando dijo aquello de que quería fichajes “certeros” y cuanto antes. Hablaba en plural antes de que se confirmara la salida de Orellana, por lo que en Vigo se esperaban más caras nuevas y de mayor caché, aunque la política de fichajes del Celta nunca se haya caracterizado por el dispendio. El entrenador argentino es también ahora el principal moderador de los ánimos de todos los aficionados, a los que este miércoles ha transmitido el mensaje de que los fichajes le satisfacen. “Las contrataciones han sido bien elegidas, con un perfil parecido al equipo que somos”, zanjó.

El mes de enero estuvo presidido por las tensiones entre el entrenador y Felipe Miñambres, que se estrenó el pasado verano en el cargo de director deportivo en sustitución de Miguel Torrecilla. Ya entonces se supo de la disconformidad del argentino con la llegada de Naranjo, procedente del Nàstic de Tarragona. Berizzo buscaba otro perfil, y también un portero que nunca llegó. Y sus urgencias de este mercado de invierno –“No creo que nos sirva un fichaje de 30 de enero”, llegó a decir– fueron rápidamente contestadas por Miñambres, quien recordó al argentino que los fichajes son a largo plazo, y no “para un mes o para dos partidos”. Jozabed llegó con premura, pero la última contratación céltica se produjo el 31 de enero, más tarde incluso que el plazo al que apelaba Berizzo.

Mientras todo esto se producía, el Celta ha disputado en lo que va de año cuatro partidos de Liga y otros tantos de Copa, a los que en siete días sumará los dos choques con el Alavés. Y la semana siguiente, sin solución de continuidad, llega la Europa League y los dieciseisavos de final contra el Shakhtar Donetsk. Es un calendario del que alertó Berizzo, y al que llega el Celta sin rodar a los nuevos y con las dudas que genera un futbolista de 22 años como Hjulsager, procedente además de una liga menor como la danesa. Pero el Celta ha arrancado 2017 a todo trapo, con las sucesivas eliminaciones de Valencia y Real Madrid y con tres victorias en Liga, la última de ellas lograda con la segunda unidad. Ese balance y la tranquilidad de Berizzo funcionan como bálsamos para la afición del Celta ante los decisivos meses que se le vienen encima al equipo.

La sorpresa por el escaso gasto tiene que ver también con la saneada economía del club, de la que suele alardear Carlos Mouriño. El Celta es, de hecho, uno de los equipos menos endeudados de Primera, tras haber superado con éxito un proceso concursal. Su previsión de beneficios anuales supera los 10 millones de euros, con unos ingresos por derechos de televisión que rondan ya los 53 millones al año. La venta de Nolito al Manchester City el pasado verano, que dejó 18 millones de euros en la caja, alimentaba las esperanzas de quienes querían nombres contrastados en el mercado de enero.

Las incorporaciones no resisten la comparación con el invierno de la temporada pasada, cuando el Celta sustituyó la imprevista salida de Augusto Fernández al Atlético con el internacional chileno Marcelo Díaz, por el que pagó 1,5 millones de euros, y sumó a su plantilla a Claude Beauvau procedente del Olimpique Lyon por cinco millones, más 2,5 en variables.

En lo que sí ha continuado la senda de los últimos años es en la tendencia al mercado escandinavo. Con la joven promesa procedente del Brondby, son tres los daneses en las filas del Celta, en el que ya juegan sus compatriotas Pione Sisto y Daniel Wass, tras romper el hielo Kron Dehli en 2012. Y a ellos se suma el sueco John Guidetti, un auténtico ídolo de la afición que llegó la pasada temporada procedente del City.

Foto: Berizzo, con Zidane al fondo, durante el Real Madrid-Celta de Copa disputado en el Bernabéu. (REUTERS)

Todos estos temores trató de ahuyentarlos Berizzo en su primera aparición pública tras el cierre del mercado, la víspera del partido con el Alavés. Tras respaldar la política de fichajes, el entrenador centró su discurso en la aventura de la Copa y en la eliminatoria con el Alavés. La Copa es “un sueño”, y para que ocurran las cosas “hay que soñarlas”, reflexionó. Nada de críticas ni de mensajes abiertos a interpretaciones. No en vano, el capítulo de Orellana, con la rápida reacción de la directiva en auxilio de su entrenador, ha servido para aliviar la tensión de un mercado que no ha cumplido las expectativas.

Alineaciones probables

Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny; Marcelo Díaz, Radoja, Hernández; Wass, Bongonda y Aspas.

Alavés: Ortolá; Femenía, Laguardia, Feddal o Alexis, Theo; Marcos Llorente, Manu García; Ibai, Camarasa, Toquero o Édgar Méndez; y Deyverson.

Árbitro: González González (Comité de Castilla y León)

Campo: Balaídos

Hora: 21.00.

Celta de Vigo
El redactor recomienda