LOS DE EMERY GANARON 0-2 EN LA IDA

El tremendo reto del Betis tras la salida de Mel: sanar sus heridas ante el Sevilla

Llega el Betis a Nervión malherido, pero Emery no se fía: los derbis sevillanos no atienden a la lógica por mucho que ganasen en la ida (2-0) y por mucho pesimismo que se respire en el vestuario rival

Foto: Gameiro y Joaquín tras la ida de octavos (Cordon Press).
Gameiro y Joaquín tras la ida de octavos (Cordon Press).

Los cuartos de la Copa del Rey buscan inquilinos y este martes se escucharán los primeros pitidos iniciales de los partidos de vuelta. Sevilla y Betis disputarán el tercer derbi en menos de un mes y mucho han cambiado las cosas del primero al último, sobre todo en los banquillos. El conjunto verdiblanco se despedía de Pepe Mel este domingo y daba la bienvenida a Juan Merino, al que se aferran como la solución a los males que se extienden por todos los estamentos del club. Llega el Betis a Nervión malherido, pero los hombres de Emery no se terminan de fiar: los derbis sevillanos no atienden a ningún tipo de lógica por mucho que en la ida firmasen la victoria (2-0) y por mucho pesimismo que se respire en el vestuario de su rival.

En los días previos a su despido, Pepe Mel declaró que ponía su cargo a disposición del club. Lo hizo en el momento en el que bajó los brazos de manera definitiva. El que fuera entrenador del Betis hasta el pasado domingo no recibió en ningún momento el respaldo público de la directiva y su sentencia llegó después del último partido de Liga contra el Getafe (1-0). La reunión que tuvo lugar hace dos días sólo tenía como objetivo dar con el nombre de su sustituto. A la falta de apoyo de los estamentos nobles del Betis se unió el malestar de una afición cansada de los malos resultados: cuatro derrotas consecutivas y ocho partidos sin conocer la victoria sumando Liga y Copa.

Pepe Mel señaló la remodelación de la plantilla como la clave para no volver a empezar la casa por el tejado. Esa misión será cosa de Juan Merino, el entrenador interino que ocupará el banquillo verdiblanco hasta que encuentren un nuevo técnico. No se trata de una situación nueva para él puesto que es la segunda vez que desempeña este papel en menos de un año: cuando el Betis estaba en Segunda, fue el encargado de dirigir a la plantilla desde que Velázquez fue despedido hasta que llegó Pepe Mel. Caprichos del destino. Así las cosas, Merino recoge una plantilla invadida por el pesimismo y por las deficiencias: urge apuntalar las dos principales debilidades del equipo, defensa y ataque. Devolver la ilusión perdida sería el siguiente paso.

El derbi se antoja como el escenario perfecto, pero también como el más complicado para lograr con éxito tamaña empresa. El Betis debe acoplarse a un entrenador nuevo que aterriza en el equipo dos días antes de enfrentarse al Sevilla en Copa… sabiendo que la prioridad es la Liga y la salvación. El conjunto verdiblanco ve el descenso a una distancia de cinco puntos debido a la mala racha de resultados cosechados: ocho partidos sin celebrar una victoria y cuatro derrotas consecutivas. El Betis es un equipo herido en busca de un revulsivo para su mal juego y pretende hacerlo contra el Sevilla en un derbi. Bien es cierto que de nada sirven los antecedentes, pero tampoco conviene olvidar que los verdiblancos ven la eliminatoria, prácticamente, perdida.

Mientras el recelo se ha instalado en Nervión, el recuerdo de la ida planea: los hombres de Emery jugaron andando y eso fue suficiente para encaminar el pase a cuartos. El Betis le puso las cosas demasiado fácil y parece tarde para creer en remontadas aunque en un derbi puede pasar de todo. Con la rivalidad al máximo y un efectivo de casi 400 miembros de distintos cuerpos de seguridad velando por el orden, la apuesta del Sevilla pasa por sentenciar el partido cuando antes para evitar sorpresas incómodas. A su favor está el fortín del Sánchez Pizjuán (han sumado ocho victorias seguidas en casa) y que su rival es un equipo sin pies ni cabeza.

No se prevé que Merino haga muchos cambios y, además, ha admitido que, ante otro equipo, reservaría a jugadores para la Liga, pero “siendo un derbi, siempre hay que pensar en derrotar al eterno rival”. Tiene las bajas de N'Diaye, sancionado tras su expulsión en la ida, y por lesión de Westermann, Tarek y Vadillo. Es duda el meta Dani Giménez, hasta ahora titular en la Copa y que está pendiente de pruebas médicas por un problema en un aductor. Por su parte, Emery ha resaltado que el objetivo es evitar a toda costa que el Betis se pueda “enganchar a la eliminatoria” y, además, vencer de nuevo al 'eterno' rival. El técnico del Sevilla tiene la baja del sancionado Coke'en el lateral derecho con lo que jugará Ferreira y recupera a Rami, que no jugó el sábado por sanción.

Vuelta de los octavos de final

Martes
Deportivo-Mirandés (20:30 | Ida 1-1)
Sevilla-Betis (20:30 | Ida 2-0)

Miércoles
Villarreal-Athletic Club (20:30 | Ida 2-3)
Celta-Cádiz (20:30 | Ida 3-0)
Las Palmas-Eibar (21:00 | Ida 3-2)
Espanyol-Barcelona (21.00 | Ida 1-4)

Jueves
Granada-Valencia (20:00 | Ida 0-4)
Atlético Madrid-Rayo Vallecano (20.30 | Ida 1-1)

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios