Es noticia
Menú
Visca Messi, pero que no sufra un catarro si el Barcelona quiere ganar la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
a frenar la sangría provocada por el madrid

Visca Messi, pero que no sufra un catarro si el Barcelona quiere ganar la Champions

¿Puede Messi ganar él solo esta Champions? Sí, puede. Pero que no sufra un catarro. El Barça cada vez juega peor, pero eso ya no le importa a Messi que está obligado a no fallar

Cualquier aficionado del Barcelona firmaría la actuación de Messi en el estreno ante el PSV, aunque el equipo ya no enamore con su juego como antes. Tres goles del argentino empiezan a compensar la ausencia de la excelencia. Visca Messi, pero que no sufra ningún constipado. Es a lo que se agarran los culés para frenar la hemorragia provocado por el Real Madrid con las cuatro Champions ganadas en los últimos cinco años. El marcador es abultado: cinco del Barça por trece del Real Madrid. Agarrarse al discurso que ofreció Messi el 15 de agosto para estrenar su capitanía es el clavo ardiendo de una afición que ve el camino despejado porque el Real Madrid ya no tiene a Cristiano Ronaldo.

¿Puede o es capaz Messi de ganar él solo esta Champions? Sí, puede. Pero que esté siempre disponible. Que el Barça juegue peor ya no le importa a Messi, que está obligado a tapar la vulgaridad, el aburrimiento y la nostalgia de los Xavi e Iniesta. Messi se ha quedado solo ante el peligro y reconoce que esta Champions la tiene que ganar aunque sea jugando mal. Porque ya se sinceró al final de la temporada pasada: “El Real Madrid gana jugando mal. Es algo que sólo tienen ellos”. Así que sólo queda que Ernesto Valverde, sus compañeros y los aficionados le pongan una vela a la Virgen de Montserrat para que proteja a Messi.

Foto: Messi marcó tres de los cuatro goles de la victoria del Barcelona ante el PSV. (Reuters) Opinión
Foto: Iker Casillas en el partido de la Champions entre el Schalke 04 y el Oporto. (Efe) Opinión

Cualquier aficionado del Barcelona firmaría la actuación de Messi en el estreno ante el PSV, aunque el equipo ya no enamore con su juego como antes. Tres goles del argentino empiezan a compensar la ausencia de la excelencia. Visca Messi, pero que no sufra ningún constipado. Es a lo que se agarran los culés para frenar la hemorragia provocado por el Real Madrid con las cuatro Champions ganadas en los últimos cinco años. El marcador es abultado: cinco del Barça por trece del Real Madrid. Agarrarse al discurso que ofreció Messi el 15 de agosto para estrenar su capitanía es el clavo ardiendo de una afición que ve el camino despejado porque el Real Madrid ya no tiene a Cristiano Ronaldo.

Leo Messi
El redactor recomienda