ganar la champions, su gran sueño no realizado

La hora de Higuaín, el goleador marcado por la sombra de Benzema

La Juventus invirtió una fortuna en su fichaje. En Turín se siente estrella Higuaín, todo lo contrario a lo que vivió en Madrid a la sombra de Benzema, un protegido de Florentino Pérez

Foto: Higuaín celebra un gol marcado esta temporada. (EFE)
Higuaín celebra un gol marcado esta temporada. (EFE)

En diciembre de 2006 apareció en Madrid un pujante delantero que en el puñado de partidos que había disputado en el River Plate había brillado. Era una apuesta arriesgada, pero Ramón Calderón, entonces presidente del Real Madrid, se la jugó y puso sobre la mesa 12 millones de euros para comprar a Gonzalo Higuaín. Durante más de seis años se intercalaron momentos de luz y de sombras. Alabado a veces, también padeció la despiadada crítica en otros. Pero lo que acabó siendo determinante para que guardara la camiseta blanca en un cajón fue la figura de Benzema, el protegido de Florentino Pérez. Se cruza con el Barcelona en Champions, es su hora, el momento de demostrar que está listo para ganar, por primera vez, el gran trofeo con otra camiseta.

Florentino Pérez no le tuvo en excesiva estima mientras compartieron viaje. Siempre consideró al sudamericano como una pesada herencia del anterior régimen, nunca le llenó el internacional por Argentina. El caso contrario que el francés, personal apuesta del mandatario y al que siempre ha tenido en su regazo, le fueran bien o mal las cosas. Con este panorama, Higuaín vivió en un complicado escenario, siempre se sintió con el nuevo gobierno como una especie de patito feo, por mucho que hiciera, en muchos momentos, bien las cosas. Sabía el futbolista que tarde o temprano debería salir del club, porque Benzema siempre tuvo una consideración diferente.

Una persona fundamental en el impulso que adquirió su carrera deportiva fue Rafa Benítez. Cuando el ahora entrenador del Newcastle aterrizaba en el Nápoles, era consciente de que Cavani haría las maletas. El ex del Real Madrid apuntó sin titubear hacia el delantero argentino, que ya había expresado su deseo de abandonar el club de Chamartín. Entonces contaba Gonzalo con buenas propuestas, pero el estratega madrileño le acabó convenciendo para formar parte de su proyecto. El rendimiento fue superlativo, lo que más tarde le abrió las puertas de la Juventus. Por su parte, Simeone sería más feliz hoy de haberle tenido en su plantilla...

Gonzalo Higuaín, celebrando un gol marcado con el Real Madrid (Reuters)
Gonzalo Higuaín, celebrando un gol marcado con el Real Madrid (Reuters)

Heridas abiertas

En su familia se tiene clavada esa espina, la que consideran le clavó Floretino Pérez de mala manera. Jorge, su padre y agente, no olvida y han sido numerosas las ocasiones en las que ha criticado duramente al presidente blanco. "Gonzalo se fue porque a Florentino no le gustan los argentinos", dijo hace tiempo en una entrevista concedida a 'Diario Z'. "Tiene comprada a la prensa; así opera y por eso echó a Carlo Ancelotti", remató. El progenitor acusó al dirigente de "no dar la cara nunca, jamás ataca de frente". El goleador sabe que ahora, más que nunca, tiene ante sí una oportunidad única de cerrar aquella herida que sigue abierta. Y para ello, curiosamente debe empezar por derribar al gran enemigo de su ex equipo.

Este pasado verano, con una guerra abierta hacía tiempo con Aurelio De Laurentiis, presidente del Nápoles, Higuaín decidió que era hora de emprender un nuevo periplo en otra parte. Entendió que debía firmar por un club con muchas más aspiraciones, que peleara por la Champions. Aparecieron en escena muchos pretendientes, empezando por un Chelsea que dudaba de la continuidad de Diego Costa. Relacionado con esto último también el Atlético de Madrid llamó a la puerta de Gonzalo, pero igualar o mejorar la oferta de 90 millones de euros de la Juventus era imposible para el club rojiblanco.

La Juventus sí creyó en Higuaín y el jugador sintió esa confianza, ese afecto, todo lo contrario a lo que vivió en su última época en Madrid. Su salida del Nápoles fue muy abrupta, chocando con De Laurentiis frontalmente. Los cruces de declaraciones han sido importantes entre los dos, con un último episodio que tuvo lugar en el estadio San Paolo de Nápoles. "Fue tu culpa", espetó el jugador al dirigente cuando marcó un gol, haciéndole responsable de su desagradable salida del club. Si por algo eligió la Juve es porque sabe que fue contratado para liderar al equipo en su lucha por ganar la Champions. Es el gran objetivo para esta temporada y Gonzalo es el principal ariete para alcanzar la victoria final. En Turín se siente de verdad una estrella, todo lo contrario a cuando caminaba vestido de blanco.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios