Del Clásico a las andadas
  1. Deportes
  2. Fútbol
El madrid se la pega contra el rival más débil

Del Clásico a las andadas

El Madrid se la pega de manera monumental en Wolfsburgo y se queda al borde del precipicio después de completar el peor partido de la temporada ante un equipo muy menor

Foto: La sorpresa de la competición. (Reuters)
La sorpresa de la competición. (Reuters)

Cuando se produjo el sorteo de la Champions League, hubo numerosos 'memes' en la red que buscaban el lado humorístico a la fortuna que había tenido el Real Madrid al encontrar al Wolfsburgo como rival en cuartos. El más gracioso, probablemente, era el que mostraba una mano con una herida circular en la mano provocada por un quemado que decía 'la mano de Zambrotta'. Las risas provocadas entonces por esas bromas no tan inocentesson ahora desternillantes. Porque el Madrid, al que le tocó el equipo 'a priori'más flojo de los ocho que quedan vivos, se ha marchado de Alemania (qué necesidad de jugar allí) con un resultado que lo deja con un pie fuera de la Champions, el único objetivo plausible por ahora en lo que queda de temporada.

No nos dejemos confundir ni sorprender por el resultado que hemos visto. El Wolfsburgo sigue siendo un equipo muy inferior al Real Madrid, en ningún momento debía causarle mayores problemas. Para hacerse una idea: la Roma, a la que el Madrid superó sin mayores dificultades, es bastante mejor conjunto que el entrenado porDieter Hecking. Los de la Volkswagen cuentan con un centro de la defensa que tiende al espectáculo, una medular muy poco creativa y carecen de un punta con gol. Y solo con un par de acciones de enorme calidad de Draxler, talento puro, hicieron al Madrid caerse como un castillo de naipes.

[Lea aquí: Marcelo pone rumbo a la leyenda]

¿Qué ha cambiado en cuatro días para que al Madrid no le fuera la vida en Alemania como sí le fue en el Camp Nou? Materialmente, solo ha cambiado una pieza: Danilo por Carvajal, lo cual ya apunta a una alternancia regular entre ambos, únicamente motivada por la voluntad de Zidane, ya que el brasileño no ha demostrado por ahora estar a la altura del canterano. Pero espiritualmente, hay un mundo con respecto a lo visto en el Clásico... y eso teniendo en cuenta que el Madrid no jugó bien contra el Barça.

La principal variación entre ambos partido es la manera de llegar a cada uno de ellos, la cual era radicalmente opuesta. En el Camp Nou, al Madrid le iba a caer la del pulpo, porque el Barça era invencible y el Madrid una banda que iba al circo a que se rieran de ella. De ese pozo augurado el Madrid surgió reforzado psicológicamente, no tenía nada que perder, porque todo lo que hiciera ya sería mejorar las expectativas lamentables preestablecidas. En Wolfsburgo, el Madrid era el que le iba a hacer un descosido al ignorado equipo de la Volkswagen. Queda claro qué pasó...

Sin embargo, es complicado explicar algunos detalles del partido que está cerca de costarle la eliminación al Madrid. ¿Por qué desde mediado el segundo tiempono persiguieron cada balón como si se tratase de una bolsa de alimentos en épocas de escasez? Rompía el alma ver a Jesé, un chaval de la casa que debería desvivirse por el escudo que luce, no correr hacia atrás en un contragolpe del equipo contrario, ni siquiera disimuladamente. Es descorazonador apreciar que Ramos y Pepe están atravesando los peores momentos de su carrera, cómo Draxler hacía lo que le apetecía con Danilo como si fuera su juguete, o cómo Marcelo recordó al Marcelo de 20 años al que aún nadie había enseñado cómo defiende un lateral. Y bueno, en contraposición, ya estamos acostumbrados a que Cristiano aporte poco.

Mucho con bastante poco

Las primeras impresiones después del partido, todavía en caliente, ofrecían algunas visiones interesantes sobre el propio encuentro. La principal era muy simple y bastanteacertada en parte: cuánto se ha llevado el Wolfsburgo con tan poco. Es verdad, el Wolfsburgo no ha dado una lección de fútbol táctico, ni técnico, ni siquiera ha sido descomunal en el contragolpe. Ha hecho lo que ha podido y, sobre todo, lo que le ha permitido el Madrid. La defensa posicional con Guilavogui y Luiz Gustavo fue más que suficiente para que la circulación del Madrid se viese casi siempre reducida a centros laterales o, sobre todo, balones largos a la carrera de Bale y Cristiano, todos acabados en nada.

Y a pesar de que generó ocasiones en velocidad, saliendo desde su campo a la carrera para hacer daño a Casemiro y los centrales, los dos goles surgieron de ataques pausados, posicionales. Surgieron de Draxler. En unode ellas ganó línea de fondo, la puso atrás y apareció Schürrle media décima de segundo antes que Casemiro para que le hiciera penalti. Un ratito después, lo hizo hacia adentro, cortando por la yugular al Madrid. Pase al costado contrario, y Henrique le ofrece el gol a Arnold. Todo muy sencillo, de manual. Ese manual que no se ha estudiado jamás el Madrid desde que se fue Ancelotti.

[Lea aquí:El heredero empieza a reclamar el trono]

Cambios extraños e ineficientes

Lo mejor que hizo el Madrid en el juego organizado fueron dos pases en profundidad a Cristiano, en uno estaba en fuera de juego y su gol no valió, y en otro apareció Benaglio y no lo hizo nadie en el segundo palo, donde debía estar Benzema, pero notó molestias y se marchó al banquillo. Jesé, su sustituto, no hizo nada para merecerse una alternativa.

El segundo pase a Cristiano lo dio Isco, la primera permuta de Zidane. Su segundo cambio, el primero no obligado. Y al que sacrificó fue a Modric. ¡A Modric! El jugador más intocable (y más importante en el juego del Madrid). Y luego, quitó a Kroos para meter a James. Dos mediapuntas como interiores. Esa era la obra maestra de Zidane que resultó ser una película de serie B. "Fue Modric pero pudo ser cualquiera, no tenía nada que ver con Luka. Había que probar algo", dijo Zizou.

Ficha técnica:

2 - Wolfsburgo: Benaglio; Vierinha, Naldo, Dante, Ricardo Rodríguez; Guilavogui, Luiz Gustavo; Bruno Henrique (Träsch, 80), Arnold, Draxler (Schäfer, 90); y Schürrle (Kruse, 83)

0 - Real Madrid: Navas; Danilo, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo; Modric (Isco, 64), Casemiro, Kroos (James, 84)Benzema (Jesé, 41) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0, m.18: Ricardo Rodríguez, de penalti. 2-0, m.25: Arnold.

Árbitro: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Vierinha, Luiz Gustavo y Guilavogui por el Wolfsburgo; y a Bale por el Real Madrid.

Incidencias: partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en la Volkswagen Arena ante 26.400 espectadores.

Champions League Cristiano Ronaldo Zinédine Zidane Casemiro Jesé Rodríguez Sergio Ramos
El redactor recomienda