Es noticia
Menú
De Casillas al TAD: lo que se jugaba Rubiales en su reelección y el papel de Lozano
  1. Deportes
  2. Fútbol
lo desvelan los Supercopa Files

De Casillas al TAD: lo que se jugaba Rubiales en su reelección y el papel de Lozano

A pesar de las amenazas de Rubiales a Lozano destapadas por El Confidencial, la presidenta del CSD apoyó a la Federación en su cruzada por convocar elecciones en el 2020

Foto: Rubiales y Lozano, durante una reunión. (EFE/Ballesteros)
Rubiales y Lozano, durante una reunión. (EFE/Ballesteros)

Año 2020. La pandemia del coronavirus vivía su momento más complicado en España y el fútbol no escapaba a la difícil situación. Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, llevaba menos de dos años en el cargo tras salir elegido en las elecciones del 2018 al derrotar a Juan Luis Larrea, quien había dirigido la Junta Gestora al mando de la entidad tras la suspensión de Ángel María Villar a raíz de la Operación Soule. Comenzaban a sonar posibles candidatos para la Federación, siendo el caso del exfutbolista Iker Casillas la más notoria, quien oficializó su idea de ponerse al frente del fútbol español. Rubiales, consciente de que el corto plazo jugaba a su favor al gozar del apoyo de los asambleístas, quiso adelantar elecciones para ser celebradas el 9 de abril. Así se garantizaría dos años más de mandato a pesar de las turbulencias de la pandemia. El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) las suspendió por coincidir con la disputa del partido de LaLiga Santander entre el Villarreal y el Athletic Club.

Rubiales interpretó esto como un ataque a sus aspiraciones. “La suspensión de las elecciones por el TAD es una vergüenza injusta e ilegal”, afirmó en público. Tal y como ha desvelado una nueva entrega de los Supercopa Files, Luis Rubiales guardó grabaciones de conversaciones privadas con miembros del Gobierno de Pedro Sánchez. “Está claro que aquí, o das miedo o das asco”. Con estas palabras, Rubiales expresó su discrepancia a Irene Lozano, entonces presidenta del CSD (Consejo Superior de Deportes) y secretaria de Estado para el Deporte. Era el 30 de junio de 2020, y TAD volvía a tumbar por cinco votos a dos la convocatoria de las elecciones de la RFEF en que el de Motril pretend ía ser reelegido presidente.

Foto: Ilustración: EC Diseño.

Lo que antes había sido una relación de cordialidad y de apoyo mutuo, con Irene Lozano desoyendo los informes negativos del TAD y consiguiendo reanudar el fútbol en plena pandemia a través de los ‘pactos de Viena’ entre CSD, LaLiga y RFEF, pasó a la ofensiva por parte de Rubiales. En el audio destapado por este medio, Lozano trata de justificar la situación al respaldar a los juristas y su criterio, antes de que el presidente de la Federación interrumpa: “Creo que están todos de verdad vendidos. Esta es mi opinión (…) Para mí no hay otra explicación. Y que este país es un puto desastre es la segunda explicación. Pero que va a haber consecuencias desgraciadamente… ya está. ¿Qué vamos a hacer? Yo, ya… Se han acabado los buenos actos, Irene”, amenazó Rubiales de nuevo.

Un mes más tarde, el 29 de julio, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid acordó la suspensión del TAD que anulaba la convocatoria de las elecciones a la presidencia de la RFEF al entender que no existía una irregularidad en cuanto a la competencia del órgano. Por entonces, Iker Casillas ya había anunciado su renuncia a los comicios. La retirada del exmadridista se debió, oficialmente, a “la excepcional situación social, económica y sanitaria, que hace que las elecciones pasen a un segundo plano”. La candidatura de Casillas no había logrado suficientes apoyos entre los asambleístas.

placeholder  Luis Rubiales tras ser reelegido como presidente. (EFE)
Luis Rubiales tras ser reelegido como presidente. (EFE)

Las elecciones se iban a celebrar el 17 de agosto o el 17 de septiembre. La decisión dependía del CSD, que tenía que habilitar agosto como fecha óptima, cosa que sucedió, en un nuevo apoyo de Lozano a Rubiales. Sin embargo, la sentencia del TSJM reinició el calendario electoral. Finalmente, la Asamblea de la RFEF reeligió a Luis Rubiales como presidente para el período 2020-2024 con un total de 95 votos a favor y diez en blanco. Fue el único candidato. A la Asamblea acudió la propia Irene Lozano, quien inauguró el acto: “El deporte es un factor esencial de la reputación de nuestro país, tenemos retos increíbles a nivel nacional e internacional. Os deseo que sigamos unidos como lo hemos estado a lo largo de la pandemia en los momentos más difíciles”.

Año 2020. La pandemia del coronavirus vivía su momento más complicado en España y el fútbol no escapaba a la difícil situación. Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol, llevaba menos de dos años en el cargo tras salir elegido en las elecciones del 2018 al derrotar a Juan Luis Larrea, quien había dirigido la Junta Gestora al mando de la entidad tras la suspensión de Ángel María Villar a raíz de la Operación Soule. Comenzaban a sonar posibles candidatos para la Federación, siendo el caso del exfutbolista Iker Casillas la más notoria, quien oficializó su idea de ponerse al frente del fútbol español. Rubiales, consciente de que el corto plazo jugaba a su favor al gozar del apoyo de los asambleístas, quiso adelantar elecciones para ser celebradas el 9 de abril. Así se garantizaría dos años más de mandato a pesar de las turbulencias de la pandemia. El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) las suspendió por coincidir con la disputa del partido de LaLiga Santander entre el Villarreal y el Athletic Club.

Luis Rubiales Iker Casillas Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda