El Real Madrid se abona a la épica de Vinícius con una remontada exprés en Mestalla (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Líder en solitario de LaLiga

El Real Madrid se abona a la épica de Vinícius con una remontada exprés en Mestalla (1-2)

Los de Ancelotti remontan en los últimos cinco minutos de partido gracias a los tantos de Vinícius y Benzema. Gran imagen del equipo de Bordalás, que hizo méritos para ganar

Foto: Vinícius marca el tanto del empate frente al Valencia. (Reuters)
Vinícius marca el tanto del empate frente al Valencia. (Reuters)

Si algo caracteriza el gen del Valencia es ser un auténtico dolor de muelas para cualquier grande al que recibe en casa. Da igual que el conjunto ché esté en crisis institucional, deportiva o que no se juegue nada. Más aún cuando llega el Real Madrid, con Mestalla transformándose en territorio hostil para los blancos. Pero este Valencia es algo más, un equipo hipercompetitivo diseñado por José Bordalás que a punto estuvo de llevarse los tres puntos... Y que acabó sufriendo una remontada exprés. Los pupilos de Carlo Ancelotti dieron la vuelta al encuentro con dos tantos en los últimos cinco minutos de encuentro. Primero Vinícius y luego Benzema castigaron el tanto inicial de Hugo Duro. Sufrió el Madrid para lograr esta victoria 1-2, ya que el Valencia hizo méritos para algo más, pero se marcha de Mestalla como líder en solitario.

placeholder Vinícius volvió a marcar en LaLiga. (EFE)
Vinícius volvió a marcar en LaLiga. (EFE)

Hugo Duro consiguió poner por delante al Valencia después de la primera hora de partido. El gol era merecido por insistencia. Lucas Vázquez, que había sustituido a un lesionado Carvajal, se equivocó por dos veces en la defensa de un centro lateral. Primero, olvidándose de su marca, y segundo, fallando en el despeje. La pelota cayó en los pies del delantero cedido por el Getafe. El disparo seco y preciso se coló tras tocar en el palo. Ancelotti revolucionó el esquema inicial metiendo en juego a Camavinga y a Rodrygo en sustitución de Casemiro y Luka Modric. Así, el doble pivote formado por el jovencísimo francés y Valverde fue el encargado de guiar al Madrid en su ánimo de empatar el partido. Isco Alarcón y Jovic fueron las últimas balas del entrenador italiano, marchándose del campo tanto el uruguayo como Eden Hazard.

El Madrid, abonado a los goles en los últimos instantes como sucedió en Milán, empató el partido a tres minutos de los 90 reglamentarios. ¿Quién fue? El jugador más en racha de toda la competición: Vinícius Junior. Esta vez no fue un golazo, sino un tanto procedente de un rebote que celebró con rabia el brasileño. Si Ancelotti quería que su extremo asumiera responsabilidad, Vini está respondiendo de la mejor manera posible. De sus botas llegaría también el tanto de la victoria. Un centro con rosquita confundió a Mamardashvili y a Gabriel Paulista, permitiendo que Benzema rematara casi sin querer con el hombro, que le permite situarse como el pichichi actual con seis tantos. "Jugar aquí nunca es fácil, más cuando se ponen por delante", resumió Vini para los micrófonos de Movistar, exultante después de festejar su quinto gol en la competición.

Un Madrid necesitado de control

Se le está haciendo cuesta arriba al equipo de Ancelotti la ausencia de Toni Kroos, quien continúa recuperándose de su pubalgia. Tal y como sucedió frente al Celta de Vigo o contra al Inter de Milán, el Real Madrid sufrió en Mestalla a la hora de hacerse con el control del partido. La brújula del alemán es difícilmente sustituible y obligó a un esfuerzo extra por parte de Luka Modric. El croata dio una exhibición posicional en la primera mitad del encuentro. Ahí donde había una zona del campo sin ocupar, ahí aparecía el 10 madridista para desahogar la salida de juego de los blancos. Pero a sus 35 años, hasta el talento de Modric puede verse hostigado por la presión constante y asfixiante del Valencia de Bordalás. Un equipo de autor que ha empezado LaLiga con tres victorias y un empate, invicto hasta esta primera derrota, y con la intensidad por bandera.

placeholder El Madrid sufrió en Mestalla. (Reuters)
El Madrid sufrió en Mestalla. (Reuters)

Esta falta de control por parte del Real Madrid tuvo una víctima evidente, Karim Benzema, al que le costaba encontrar balones en zonas de peligro. El francés optó por retrasar su posición para sentir la pelota en sus botas. Solo los zarpazos de un Vinícius con hambre voraz de protagonismo permitían a los blancos -hoy vestidos con una tercera equipación verde chillón- causar peligro. Eden Hazard tuvo una nueva oportunidad desde la titularidad en Mestalla. El belga dejó síntomas de esperanza para su recuperación. Buen tono físico y sacrificio defensivo, además de dejar detalles de su talento como extremo desequilibrante, intercalando entre las dos bandas. Un recorte suyo de tacón provocó la mejor ocasión madridista de los primeros 45 minutos, aunque su disparó acabó repelido.

Los de Ancelotti se veían sobrepasados por el ímpetu valencianista a ratos, quienes aprovechaban a la perfección las dudas del Madrid en la salida de balón, donde Casemiro cometió más errores de lo habitual. Así llegaron los mejores minutos de los locales, al inicio de la segunda mitad, donde tuvo varias ocasiones en las que apareció, en un día más en la oficina, un imperial Courtois para evitar los tantos. No podría hacer nada frente al disparo de Hugo Duro, seco y pegado al palo, que puso el 1-0 en el marcador en el minuto 66. Hubo también polémica en el Valencia-Madrid, como no podía ser de otra manera. El VAR no vio penalti en una acción entre Alaba y Maxi Gómez. El uruguayo se marchaba solo cuando, nada más pisar el área, sintió el contacto del defensa madridista y se fue al suelo. Ni el árbitro ni la sala VAR consideraron que era merecedora de pena máxima.

Sangría de lesiones

El partido había comenzado con mal pie para el Valencia incluso antes del pitido inicial. Los de Bordalás no pudieron contar con José Gaya, su capitán, debido a unos problemas musculares. Pero lo peor estaba por llegar. Carlos Soler, quien lució el brazalete de la capitanía en sustitución del lateral izquierdo, se echó las manos al muslo después de un temprano agarrón de Casemiro. El centrocampista vive su mejor momento futbolístico. Es el líder de la medular y sumaba tres goles y dos asistencias en las primeras cuatro jornadas de LaLiga. Intentó forzar tras el pinchazo, entregando balones en corto buscando sensaciones positivas. Pudo engatillar un disparo en la frontal en la que prefirió dar un pase bombeado, síntoma definitorio de que algo no iba bien. Minutos después se fue al suelo para solicitar el cambio.

placeholder Carlos Soler, antes de caer lesionado. (Reuters)
Carlos Soler, antes de caer lesionado. (Reuters)

No iba a acabar ahí la cosa. Tan solo pasaron diez minutos para ver como Correia acabó tendido en el césped. Había forzado una carrera junto a Eden Hazard y otro pinchazo le impidió continuar. La mala suerte se cebaría también con Dani Carvajal, otro afectado más por el intenso inicio de partido en Mestalla. El canterano madridista, que apenas pudo tener continuidad en la pasada temporada debido a los numerosos problemas musculares, torció el gesto. Lucas Vázquez fue el encargado de sustituirle, pese a que en el banquillo aguardaba Miguel Gutiérrez y la opción de colocar a Nacho como lateral derecho, demarcación en la que ya se ha desenvuelto en numerosas ocasiones.

Real Madrid Vinicius Junior Carlo Ancelotti Peter Lim
El redactor recomienda