Koeman y Laporta, de la guerra fría a la guerra abierta en Can Barça
  1. Deportes
  2. Fútbol
Sin candidatos para el puesto, de momento

Koeman y Laporta, de la guerra fría a la guerra abierta en Can Barça

Entrenador y presidente blaugrana escenifican su divorcio de manera pública. Filtraciones, documentales e indirectas que destripan un conflicto con difícil solución

Foto: Laporta y Koeman, en la celebración de la Copa del Rey. (@RonaldKoeman)
Laporta y Koeman, en la celebración de la Copa del Rey. (@RonaldKoeman)

‘Tot el camp es un clam’. A falta de buen fútbol, el picante en el Camp Nou viene servido por el enfrentamiento público y notorio entre Joan Laporta, presidente de la entidad, y Ronald Koeman, técnico blaugrana. La tensión entre ambos se basa en una premisa de ambiente laboral tóxico. El de un empleado que sabe que, más allá de no contar con la aprobación de su superior, solo le ancla a su puesto la ausencia de un candidato factible para sustituirle. Ya lo dejó claro el propio Laporta en verano. Tras asumir el cargo de máximo mandatario culé, abrió un proceso de selección para decidir si Koeman era el adecuado para sentarse un año más en el banquillo. La noticia (por irrisorio que suene) fue que el técnico no iba a ser despedido: “Después de un período de reflexión daremos continuidad a este contrato en vigor que tiene Koeman”.

Foto: Koeman, con Nagelsmann al fondo, durante el Barça-Bayern. (REUTERS)

Sin esconder sus dudas -y con la alargada sombra de Xavi Hernández en el ambiente, máxima ilusión del aficionado- Laporta se resignó en su búsqueda. Entre otros motivos estaba el detalle de que despedir al holandés significaría un alto gasto en finiquito que las famélicas arcas del club podrían sostener a duras penas. Cuatro partidos han bastado para confirmar lo que todo el mundo conocía, que el presidente no ve al entrenador capacitado para dirigir al Barcelona. El encuentro ante el Bayern de Múnich (0-3 en el Camp Nou) fue la gota que colmó un vaso que, a juzgar por lo temprano de esta crisis, ya estaba casi lleno nada más comenzar el curso. Más allá de la superioridad futbolística evidente que el conjunto bávaro demostró, se trata de la primera derrota de Koeman esta temporada.

Mientras Laporta hizo público un vídeo en redes sociales donde aseguraba sentirse apenado e indignado al igual que los aficionados por la imagen del equipo en Champions, la maquinaría se activó. Pero no hay demasiados candidatos para un posible cambio en el banquillo del Camp Nou. El presidente había definido la figura de Jordi Cruyff, miembro de la estructura deportiva blaugrana, como “un comodín”. “A veces en un club se dan situaciones de urgencia y hace falta alguien así. Si alguna vez pasa, podría ser una solución de emergencia, aunque sea de forma provisional”, explicó en su momento. El hijo del histórico Johan Cruyff deslizó un no rotundo ante la idea. La amistad que une a Jordi con Koeman es el motivo principal de esta negativa. Más allá de los asuntos personales, la experiencia como entrenador de Cruyff se resume en los banquillos del Maccabi Tel Aviv, Chongqing Lifan y Shenzhen FC; además de haberse hecho cargo de la selección de Ecuador durante seis meses y sin llegar a dirigir un encuentro (el holandés renunció al puesto debido a la pandemia del coronavirus).

placeholder Jordi Cruyff, en una imagen de archivo. (Reuters)
Jordi Cruyff, en una imagen de archivo. (Reuters)

Justo en mitad de los rumores sobre destitución y ultimátum para los próximos tres partidos, la televisión holandesa emitió un nuevo episodio del documental ‘Força Koeman’. Sea casualidad o timing perfecto, en el metraje el propio entrenador explicó cómo se fraguó su continuación en el cargo durante el verano, a pesar de las dudas de Laporta. “El presidente es el presidente y está aquí para tomar decisiones. Le dije que me dijera que no soy lo suficientemente bueno para entrenar el equipo y que así podríamos acabar con aquella historia. Le dije: ‘Arréglalo si no me quieres. Hazlo. Pero no me dejes con esta incertidumbre diciéndome que saldrás a buscar otras opciones'”, cuenta Koeman.

Rob Jansen, agente del holandés que ya se mostró públicamente muy crítico con la actitud del mandatario durante el verano, también interviene en el documental: “Era una decisión loca, fundamentada en nada. Basada solo en sus sensaciones. Una locura. (…) Yo no volví a hablar con Laporta. Pero, afortunadamente, la gente que le rodea contribuyó a que Koeman se quedara. Entonces, el presidente salió ante los medios diciendo que continuarían juntos, que son amigos… esta es la hipocresía del deporte de alto nivel”.

El verano ha sido sangrante para las ilusiones del aficionado blaugrana, que vieron como se comenzaba la temporada con una delantera basada en Depay -mayor alegría del mercado culé en varios años-, Braithwaite y Luuk de Jong, y habiendo dicho adiós a Leo Messi y Antoine Griezmann. El delantero centro holandés, que enfilaba la rampa de salida en Sevilla, llegó a última hora como un recurso específicamente pedido por Koeman, viejos conocidos por su experiencia en la selección de los Países Bajos. El técnico jamás ha escondido que su fútbol se basa en lo pragmático más allá de lo estético. Lo extraño es que este modelo de juego indigne tanto en la parcela deportiva blaugrana, cuando la dirección técnica le ha otorgado de activos destinados a ello como De Jong. Todo el campo es un clamor, pero esta vez no por el buen juego del Barça, sino por la guerra abierta entre el presidente y el entrenador… A la que todavía le faltan capítulos para cerrarse.

Ronald Koeman Joan Laporta FC Barcelona Jordi Cruyff
El redactor recomienda