Koeman, un 'muerto viviente' al que Laporta ningunea, pero no puede permitirse echar
  1. Deportes
EMPIEZAN LOS ULTIMÁTUMS AL HOLANDÉS

Koeman, un 'muerto viviente' al que Laporta ningunea, pero no puede permitirse echar

El presidente del Barça quería un técnico de la escuela alemana, como Nagelsmann, Flick o Klopp, pero no podía pagar los 9 millones que costaba, y sigue costando, prescindir de Ronald

Foto: Koeman, con Nagelsmann al fondo, durante el Barça-Bayern. (REUTERS)
Koeman, con Nagelsmann al fondo, durante el Barça-Bayern. (REUTERS)

"Esto es lo que hay y somos los que somos", comentó Gerard Piqué tras el 0-3 que el Bayern de Múnich le endosó al FC Barcelona en el regreso de la Champions y del público en esta competición al Camp Nou. Una confesión que minutos después corroboraba su entrenador. "Estoy de acuerdo con Piqué", dijo Ronald Koeman. "Hay mucha diferencia entre un equipo y otro", añadió el técnico holandés, que no dudó en hacer debutar a tres jóvenes jugadores como Gavi, Demir y Balde. Quizás para dejar constancia de que, efectivamente "esto es lo que hay". O quizás para exhibir lo que dijo de que "gracias a mí, este club tiene futuro", para añadir que "no es solo Pedri, todavía quedan cuatro o cinco jugadores de 18 o 19 años que serán jugadores fantásticos para este club en tres o cuatro años".

Foto: Puigdemont, Laporta y Florentino, en el palco del Camp Nou. (EFE) Opinión

Sin embargo, por más que desde vestuario y banquillo se lanzara el mismo mensaje de resignación, en los medios deportivos catalanes se informó de la reunión que Joan Laporta, su inseparable vicepresidente Rafael Yuste y el director de fútbol, Mateo Alemany, mantuvieron hasta tres horas después del partido, fruto, según algunas fuentes, de que al presidente se le "estaría agotando la paciencia con Koeman", de ahí que ya se hable de que los tres próximos partidos, el del próximo lunes 20 ante el Granada, el del jueves 23 en Cádiz y el del domingo 26 ante el Levante, podrían marcar su futuro. Pronto empezamos.

La verdad es que hace gracia leer que "Laporta busca un Barcelona que nada tiene que ver con el que vio ante el Bayern", que "ya le disgustó el papel ofrecido por el equipo al final de la pasada temporada en la que dejó escapar una Liga cuando la tenía al alcance de la mano" y que "esta indignación ha crecido esta temporada al ver las segundas partes de los partidos contra el Getafe y el Athletic. Un equipo ramplón, sin alma, perdiendo tiempo y sin nervio no es lo que quiere el presidente".

Es un secreto a voces que Laporta no quería a Koeman en el banquillo del Barça y que el único obstáculo para no destituirlo fue el año más que tenía de contrato, el cual costaba 9 millones de euros rescindir. Es decir, algo inasumible por la maltrecha economía del club catalán, pues a esta indemnización habría que haber sumado la ficha del nuevo entrenador. Laporta pensó en Julian Nagelsmann, pero precisamente el Bayern pagó nada menos que 25 millones al Leipzig por él. Y lo hizo para sustituir a otro alemán, Hans-Dieter Flick, por el que el Barça se interesó, pero ya se había comprometido para dirigir a la selección de su país.

placeholder El vicepresidente del Barça, Rafael Yuste, saluda a Koeman en el entrenamiento previo a la visita del Bayern.(REUTERS)
El vicepresidente del Barça, Rafael Yuste, saluda a Koeman en el entrenamiento previo a la visita del Bayern.(REUTERS)

Otra de las opciones que barajó e incluso tanteó Laporta fue Jurgen Klopp, aunque el técnico del Liverpool le respondió educadamente que se olvidara. Como puede comprobarse, y así lo confirman fuentes bien informadas del Barça, al presidente le gusta la escuela alemana de entrenadores, de ahí que, contrariamente a lo que siempre se pensó y se dijo, nunca terminó de creer en la opción de Xavi Hernández, aunque hoy por hoy se tiene que conformar con lo que tiene, un holandés que ante el Bayern demostró lo alejado que está de la escuela holandesa...

El sorprendente video del presidente

"Hola, culés, estoy tan dolido e indignado como todos vosotros y os digo que lo que está pasando es uno de los escenarios que contemplábamos y os pido paciencia", aseguró Laporta en un vídeo colgado en su cuenta personal de Twitter, pero que retuiteó la cuenta oficial del FC Barcelona. "Os pido paciencia. Paciencia y que sigáis dando apoyo al equipo", insistió el presidente, para añadir que "también os pido confianza en los que dirigimos el club. Necesitamos este margen de confianza y no tengáis ninguna duda: lo arreglaremos. Muchas gracias y Visca el Barça!".

Como puede comprobarse, y aunque dentro del concepto de equipo es verdad que puede incluirse al staff técnico y, por tanto, al entrenador, Laporta no hizo ninguna mención a Koeman. Quizás porque el primero que no confía en él es el propio presidente, aunque al hablar de dolido e indignado es evidente que se refería no solo al resultado, sino también a la pobre imagen ofrecida por el equipo azulgrana. Con cinco defensas de inicio, muy lejos de su modelo de juego y sin un solo tiro a puerta. Lo nunca visto.

Como podía leerse este miércoles en la prensa deportiva de Barcelona, "el presidente se va cargando de razones antes de llegar a una situación traumática". Sin embargo, el problema sigue siendo el mismo y lejos quedan los precipitados elogios tras la primera victoria liguera, contra la Real Sociedad, un equipo que directamente no compareció en el Camp Nou hasta los minutos finales, cuando incluso con 3-0 le dio un susto al Barça al colocarse 3-2. Koeman es un 'muerto viviente' al que Laporta ningunea, pero que no puede permitirse echar. Primero, porque no tiene dinero para pagarle los 9 millones que sigue costando su despido. Y, segundo, porque en el fondo le viene bien tenerlo como muñeco de pimpampum.

Joan Laporta Ronald Koeman Gerard Piqué Bayern Múnich Mateo Alemany Cádiz Levante UD Granada