Herrera, el portero-líbero de Osasuna: “Me gusta cuidar a mis defensas, meterles caña cuando no están al 100%”
  1. Deportes
  2. Fútbol
Entrevista

Herrera, el portero-líbero de Osasuna: “Me gusta cuidar a mis defensas, meterles caña cuando no están al 100%”

El guardameta burgalés es una de las estrellas de Osasuna, que este domingo visita el Wanda Metropolitano. Sus datos le sitúan como uno de los mejores porteros de las grandes ligas esta temporada

placeholder Foto: Sergio Herrera, durante un entrenamiento de Osasuna en Tajonar.
Sergio Herrera, durante un entrenamiento de Osasuna en Tajonar.

Sergio Herrera Pirón (Miranda de Ebro, 1993) nunca fue bueno con la pelota en los pies, dice, pero esta temporada es el portero de LaLiga que más acciones defensivas ejecuta fuera del área. (En toda Europa sólo le supera Péter Gulácsi, el guardameta húngaro del Leipzig). Aunque su equipo ha encajado hasta el momento 45 goles –un dato no necesariamente positivo–, los números de Herrera son extraordinarios. El rendimiento de un portero ya no se mide únicamente por los goles encajados (hay equipos que conceden el doble o el triple de remates que otros). El de Osasuna, además de ser el mejor fuera del área, es el quinto portero de LaLiga con mayor porcentaje de paradas, (un 71%), sólo superado por los cancerberos de los cuatro primeros clasificados: Oblak, Bono, Courtois y Ter Stegen. Este domingo, en el Wanda Metropolitano, intentará aguar la fiesta del Atlético al frente de un equipo que ya no se juega nada, instalado cómodamente en media tabla.

¿Cómo se puede pasar de ser un guardameta deficiente con los pies a liderar este tipo de estadística? “Desde que empecé", explica Herrera en una distendida conversación con EL CONFIDENCIAL, "jugar con los pies resultó un hándicap; me costaba mucho y no lograba mejorar. Es una acción menos común para un portero, pero nuestro entrenador [Jagoba Arrasate] lo exige por nuestra forma de jugar, con la línea bastante adelantada, en la que yo ejerzo un poco el papel de libre. Desde mi llegada a Osasuna, con el entrenador de porteros, hemos hecho mucho hincapié en ello. Y he ido mejorando y perfeccionándolo. Ya no me pasa factura... El fútbol moderno exige al portero un juego de pies aceptable.”

"Fallar, fallar y fallar"

¿Andoni Zubizarreta (que sigue teniendo el récord absoluto de partidos disputados en la Liga española) ya no jugaría en Primera hoy? “Ha cambiado mucho el fútbol…”, responde Herrera. “Como todo en la vida, se va evolucionando. Al portero de antaño se le exigía sólo parar, pero al de ahora se le exige más, que sea más completo. Los pies no son una de mis virtudes, pero ya no son un problema. Yo sabía que el juego de pies de Ter Stegen no lo iba a tener nunca... Lo que quería era mejorar. Y me dejaba aconsejar por mi entrenador de porteros, perfeccionarlo… Fallar, fallar y fallar, hasta que ha llegado un día en el que es difícil que falle”.

Herrera conoce muy bien el fútbol base español. Debutó en Primera a una edad relativamente avanzada, 26 años, meses antes de la pandemia. (En su primera campaña en Segunda había estado a punto de ser el Zamora de la categoría). Y tuvo una grave lesión meses después: sabe perfectamente lo que es no estar en la cresta de la ola. “Me ha costado más que a otros llegar a Primera División”, admite, “aunque también hay otros que les ha costado un poco más que a mí. La verdad es que he tenido que quemar varias etapas, ir paso a paso, nunca he dado dos pasos hacia delante, siempre un paso a la vez, conociendo todas las categorías amateur (desde Preferente hasta Primera División)”.

placeholder Herrera celebra con sus compañeros el penalti detenido al Levante en la jornada 23. (EFE)
Herrera celebra con sus compañeros el penalti detenido al Levante en la jornada 23. (EFE)

Ese camino le ha enseñado a “no conformarse cuando estás en la máxima categoría. El fútbol te enseña que cuando estás en lo más alto tu cuerpo quiere relajarse. Pero si te relajas puedes dar dos pasos hacia atrás en muy poco tiempo. El fútbol no tiene memoria, va día a día, tienes que dar tu máximo nivel todos los días”. Cuando llegó a Osasuna, en verano de 2017, “venía de una dinámica muy ascendente... Había debutado en el fútbol profesional con el Huesca, un año precioso, en el que aprendí muchísimo, y di el salto a un equipo que era más grande en ese momento. Me ilusionó muchísimo, iba con muchísima confianza a Pamplona, hice un año muy bueno… Pero con la mala suerte de que a falta de dos jornadas y peleando por todo me tocó romperme la rodilla y volver otra vez a empezar”.

Como sucede en tantas biografías, la lesión le terminó ayudando. “Me enseñó muchísimo”, insiste; “me ayudó a mejorar muchas cosas que quizá no me tomaba en serio antes de la lesión, como puede ser la nutrición o el entrenamiento extra. Ahora entreno con mi equipo por las mañanas, pero tengo un preparador físico por la tarde dos o tres días de la semana, y la verdad es que me noto un portero muy mejorado, mucho más fuerte físicamente, mucho mejor que cuando creía que me estaba comiendo el mundo”.

Aunque en You First Sports, su agencia de representación, están convencidos de que es un jugador que cotiza al alza, Herrera no le da demasiada importancia a sus datos. “Ser mejor o peor”, explica, “depende de lo que valga para el equipo. Por ejemplo, David García [central osasunista] también es uno de los jugadores de la Liga que más duelos gana, y eso hace que año tras año logremos el objetivo. Los números a los periodistas os encantan, pero los jugadores no les damos valor... Le damos valor a lo colectivo, a conseguir el objetivo”.

La Selección

Luis Enrique seleccionó recientemente a Robert Sánchez (portero español del Brighton inglés) para una convocatoria, entre otros factores, por el 'big data', a pesar de que Herrera le supera en varios capítulos. Jugar con España es un sueño presente. “No creo que a Luis Enrique le hayan pasado un papel y haya dicho 'Qué buen portero' por sus porcentajes”, afirma el mirandés. “Le habrá seguido, lógicamente. A mí me gusta mucho seguir la Premier y observar a sus porteros, porque es una Liga muy diferente a la española, y he visto partidos del Brighton. Me gusta mucho Robert. Destaca en varias facetas, y por eso se ha ganado la convocatoria”.

¿Qué cualidades no medibles en datos son fundamentales en un portero? “Hoy hay pocas cualidades que no se traduzcan en un número, pero para mí destaca la capacidad de organización del equipo, de darle a la defensa la intensidad adecuada, de que no pierdan la concentración, de darle información concreta para facilitarle su trabajo. Es un tópico, pero los porteros somos los que lo vemos todo, y a veces tenemos que hacer un poco de entrenador, implantar en el campo el plan preparado durante la semana, sobre todo en su parte defensiva: ser la voz que quizá necesita el defensa desde atrás”.

¿Grita mucho Sergio Herrera bajo los palos? “Sí... Aunque me adapto, porque puede haber un defensa al que no le guste que le hablen o que le griten. Pero esta temporada los que más han participado conmigo han sido Aridane y David [García], y ellos son dos centrales que me exigen que les meta caña, que les gusta que les hable, que les anime, que cuando hacen una buena jugada les dé esa pomada que puede darles confianza a lo largo del partido... Y eso también se me da bien; me gusta cuidar a mis defensas, abroncarles cuando veo que no están al 100% metidos en el partido…”

placeholder Nabil Fekir (Betis) trata de superar a Herrera. (EFE)
Nabil Fekir (Betis) trata de superar a Herrera. (EFE)

Durante su larga etapa de formación, “cuando iba quemando etapas en categorías inferiores”, le gustaban mucho De Gea y Courtois: “Me identificaba con ellos por su cuerpo: gran estatura, ágiles debajo de los palos, valientes en el juego aéreo... Los utilizaba como espejo”.

¿El delantero que más le ha impresionado como rival? “Impresionarme no sé, porque cuando estoy jugando intento estar a mi trabajo y no pienso. Pero por mi experiencia en el fútbol profesional, porque casi todas las veces que me he enfrentado a él me ha marcado un gol, mencionaría a Borja Iglesias. Es de los pocos delanteros que cuando me va a tocar jugar contra él pienso ‘vaya, este siempre me mete uno…’ He jugado cinco o seis veces contra él en distintos equipos, y ha marcado en cinco de las seis. Incluso cuando decían que tenía una mala racha. [Esta temporada, de hecho, ha anotado en los dos enfrentamientos Betis-Osasuna]. Al acabar el partido le suelo decir: ‘Joder, macho, siempre me vacunas’".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fútbol Osasuna Jagoba Arrasate LaLiga Marc-André ter Stegen
El redactor recomienda