La afición vuelve a parar el fútbol inglés: suspendido el Manchester United-Liverpool por invasión de fans
  1. Deportes
  2. Fútbol
Protestas contra la Superliga

La afición vuelve a parar el fútbol inglés: suspendido el Manchester United-Liverpool por invasión de fans

El Manchester City no podrá cantar el alirón esta noche de domingo, después de que 200 aficionados logren aplazar (sobre el césped de Old Trafford) el gran Clásico de la Premier

placeholder Foto: Protesta de aficionados del United sobre el césped de Old Trafford. (REUTERS)
Protesta de aficionados del United sobre el césped de Old Trafford. (REUTERS)

El Manchester City no podrá cantar el alirón esta jornada y la crisis de la Superliga no está finalizada. El Manchester United-Liverpool de la Premier League fue oficialmente aplazado sobre las siete de la tarde de este domingo (debía haber empezado a las 17:30, siempre hora española) después de que unos 200 fans de los 'diablos rojos' entraran por la fuerza en el estadio Old Trafford para protestar contra la familia Glazer, propietaria del club.

"La Premier League reconoce el derecho a protestar, pero condena los actos que han podido poner en peligro a la Policía o al personal del encuentro. El partido ha sido aplazado por motivos de seguridad", anunció la Liga inglesa en un comunicado. Se desconoce, por ahora, la nueva fecha del encuentro, que tenía especial importancia: si los locales no vencían al Liverpool, el Manchester City se proclamaba campeón de la Premier matemáticamente.

Las protestas fueron numerosas este domingo en Manchester, donde el fallido anuncio de la Superliga ha detonado el conflicto entre los aficionados y la familia Glazer, propietaria del club. Hinchas del United bloquearon la salida del equipo del hotel donde estaban concentrados y se reunieron en los alrededores de Old Trafford para, en un momento oportuno, franquear a los guardias de seguridad y entrar en el estadio con bengalas. Algunos arrancaron los banderines de los saques de esquina; no se sabe aún si llegaron a acceder al túnel de vestuarios (desactivando así la burbuja sanitaria).

Resaca de la Superliga

Los aficionados lograron colarse por el Túnel de Múnich, que rememora a las víctimas del trágico accidente de avión de 1958. Invadieron el campo, lanzaron bengalas contra la grada y mostraron pancartas en contra de los Glazer, cuya cabeza visible, Joel, no ha logrado aplacar los ánimos (ni siquiera con la dimisión de Ed Woodward, vicepresidente del club, la noche en que se abortó la Superliga). Dos semanas después, los aficionados del United (que ya se habían colado hace unos días en el entrenamiento del primer equipo), dijeron querer mandar un nuevo mensaje.

placeholder Imagen de las protestas en el estadio. (REUTERS)
Imagen de las protestas en el estadio. (REUTERS)

"Las protestas han ido mejor de lo esperado", dijo Ryan, un aficionado presente en la invasión, a Sky Sports (en declaraciones recogidas por la agencia EFE). "Queríamos causar problemas y creo que lo hemos conseguido. He pasado toda mi vida amando este club y ver para lo que lo han utilizado los Glazer me decepciona mucho. ¿Estoy de acuerdo con causar estos daños? Por supuesto que no, pero ¿qué esperaba el United? Se lo llevamos advirtiendo años".

Además de la invasión de Old Trafford, que disolvió rápidamente la policía, los aficionados se congregaron en los alrededores del estadio y se enfrentaron con los agentes (hubo botellazos) hasta que las fuerzas de seguridad consiguieron controlar la situación. A cinco kilómetros, unas 700 personas acudieron al Lowry Hotel de Mánchester para impedir la salida del autobús de la plantilla y el cuerpo técnico. El vehículo hubo de quedarse en la puerta, escoltado por la policía, incapaz de salir. Los futbolistas esperaron en sus habitaciones cinco horas antes de conocer la suspensión definitiva del Clásico.

Llamamientos a la movilización

"Ha sido un gran mensaje hacia el mundo del fútbol", afirmó el exfutbolista Roy Keane en Sky Sports. Su excompañero Gary Neville, uno de las voces más críticas con la Superliga europea, fue mucho más allá en sus declaraciones: "Espero que la rabia de hoy se traduzca mañana en movilizaciones para reformar la regulación y la estructura del fútbol inglés. A lo mejor soy un poco osado, pero el United y el Liverpool deberían actuar como los padrinos del fútbol inglés, demostrando compasión y repartiendo la riqueza entre el resto de la familia. En lugar de eso han demostrado avaricia intentando llevarse ellos todo el dinero. Una disculpa no es suficiente", dijo el exjugador del United.

placeholder Pancartas contra la familia Glazer sobre la hierba del legendario old Trafford. (REUTERS)
Pancartas contra la familia Glazer sobre la hierba del legendario old Trafford. (REUTERS)

Los aficionados celebraron el aplazamiento del partido. "Jugaréis cuando nosotros queramos", cantaron al enterarse de la noticia. Este miércoles el Real Madrid visita Stamford Bridge, otro estadio que ha sufrido protestas en las últimas semanas por la Superliga.

Superliga Old Trafford Manchester United Premier League Fútbol
El redactor recomienda