El vestuario del Madrid teme represalias esta noche por el anuncio de la Superliga
  1. Deportes
  2. Fútbol
tensión en valdebebas

El vestuario del Madrid teme represalias esta noche por el anuncio de la Superliga

Había que estar más unidos que nunca. Todos los estamentos del club. Desde los jugadores hasta el presidente. La bomba de la Superliga hace un flaco servicio a Zidane

placeholder Foto: Zidane, durante un partido en la Champions. (EFE)
Zidane, durante un partido en la Champions. (EFE)

Los principales perjudicados de las tensiones entre Florentino Pérez y Aleksander Ceferin son Zidane y los jugadores. Para el entrenador y la plantilla, no era el momento de anunciar la creación de la Superliga cuando están compitiendo en las semifinales de la Champions y está el desafío de volver a ganar la competición. Hay que jugar contra el Chelsea y los jugadores hablan de tener que ser muy cuidadosos para no cometer equivocaciones con el árbitro. A Zidane le parece inoportuno el anuncio y no le ha sentado bien el conflicto con el máximo organismo del fútbol europeo, porque es como tirar una bomba contra sí mismos.

En el Real Madrid, están convencidos ahora de que para ganar esta Champions el esfuerzo requiere de sangre, sudor y lágrimas después del pulso a la UEFA. Esta es la primera conclusión que sacan, por la agresividad con la que se ha manifestado Aleksander Ceferin contra Florentino Pérez y su proyecto de la Superliga. En el club, pero sobre todo entre Zidane y los jugadores, asumen que están en una posición de debilidad que puede tener unas consecuencias imprevisibles. Las más inmediatas afectan a la eliminatoria de semifinales que hay que disputar contra el Chelsea. El Madrid está protegido de una sanción de expulsión de la competición por unas medidas cautelares en un juzgado, pero existe la sospecha de que puede ser perjudicado en el césped.

Foto: Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA. (EFE)

No hay una sola prueba que demuestre que la UEFA ha dado consignas al árbitro neerlandés, Danny Makkelie, para pitar en contra del Real Madrid en el partido de ida contra el Chelsea. Sin ellas, es difícil afirmar que Aleksander Ceferin empezará a pasar factura al Real Madrid por haber liderado la iniciativa de la Superliga. Lo que sí existe en el ambiente es la sospecha de que el árbitro puede estar condicionado con la postura del presidente de la UEFA y sus amenazas por haber querido dinamitar la Champions. Ese discurso agresivo que tuvo Ceferin, en especial contra Florentino Pérez, si a alguien no beneficia es a Zidane.

Inquietud con los arbitrajes

El entrenador francés está incómodo y ha tenido que aislar a sus jugadores de la confrontación entre Florentino y Ceferin. Los jugadores han decidido no dar su opinión sobre el asunto de la Superliga, ni en sus redes sociales ni con declaraciones. No lo hizo Marcelo, que habló tras el partido contra el Cádiz. El segundo capitán regateó un asunto espinoso y muy comentado en el vestuario. Raphael Varane ha sido algo más claro con sus palabras el día antes de jugar contra el Chelsea: “El mundo del fútbol tiene que estar unido”. No era el momento de hablar de rupturas. Zidane tiene que lidiar en los últimos días con todo tipo de preguntas referidas a un posible arbitraje que ‘castigue’ a su equipo. “Es absurdo”, dice el técnico, porque prefiere no desgastarse con algo que no puede controlar.

Zidane huye de la polémica de la Superliga: ''Como pensemos en lo de fuera, la liamos''

Zidane y los jugadores sí están preocupados. Si la eliminatoria contra el Chelsea presenta dificultades deportivas por enfrentarse a un rival que es una roca, —defensivamente y físicamente están a un nivel más alto—, el lío extradeportivo no ayuda. Las suspicacias, incertidumbre y desconfianza juegan en contra de los intereses del Real Madrid. Zidane también está mosqueado, como le sucede a Florentino Pérez, por las últimas declaraciones de Ceferin anunciando que está estudiando cómo castigar al Real Madrid. Hay que esperar a ver cómo imparte justicia el árbitro neerlandés que, por cierto, es policía de profesión. Pero el efecto que ha provocado ya el conflicto con la UEFA es de inquietud en el club.

En lo deportivo, Zidane ha conseguido llegar a la eliminatoria contra el Chelsea haciendo que el equipo sea robusto en defensa, pero con poca contundencia ofensiva. Su trabajo ha costado. El Real Madrid no tiene a los mejores delanteros del mundo y lleva una racha de 17 partidos consecutivos sin conocer la derrota (nueve triunfos y ocho empates). Cuando Benzema no está fino dentro del área, el equipo se resiente en ataque. Aparecen los problemas de un equipo descompensado entre un excelente centro del campo y una delantera donde Vinícius es un recurso muy utilizado para agitar al rival. Vinícius no es precisamente un goleador, pero se ha hecho imprescindible.

placeholder Benzema, durante el partido contra el Liverpool en Anfield. (Reuters)
Benzema, durante el partido contra el Liverpool en Anfield. (Reuters)

El Madrid ganó la Liga después del confinamiento haciéndose sólido como bloque y priorizando la defensa al ataque. La misma estrategia adoptó tras la última vez que cayó derrotado. Fue el 30 de enero contra el Levante (1-2), y desde entonces no ha perdido ninguno de los 17 partidos. Courtois es clave, pero también la mentalidad colectiva para defender todos juntos. Este es el trabajo en el que Zidane ha hecho hincapié para hacer un equipo consistente que pueda tener opciones de ganar la Champions.

Costó mucho clasificarse en la fase de grupos, después eliminar al Atalanta en octavos con tantas bajas y posteriormente al Liverpool en cuartos, con un ejercicio de supervivencia en Anfield. Todo este esfuerzo no ha sido nada sencillo por las numerosas lesiones, bajas por el coronavirus y la aparición de la fatiga. Había que estar más unidos que nunca. Todos los estamentos del club. Desde los jugadores hasta el presidente. Pero no hubo comunicación. La bomba de la Superliga hace un flaco servicio a Zidane.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Real Madrid Zinédine Zidane Superliga Florentino Pérez
El redactor recomienda