El Barça aplasta a la Real con una exhibición colectiva y se postula para el título (1-6)
  1. Deportes
  2. Fútbol
No pisan el freno en LaLiga

El Barça aplasta a la Real con una exhibición colectiva y se postula para el título (1-6)

El conjunto de Koeman superó una primera parte complicada y se desató en la segunda. Messi desatascó al cuadro catalán y anotó un doblete. Jordi Alba y Dest dieron un recital

placeholder Foto: Los jugadores del Barça celebran uno de los goles de la noche. (Reuters)
Los jugadores del Barça celebran uno de los goles de la noche. (Reuters)

Pocos jugadores tienen la capacidad de ser el mejor futbolista de un partido sin necesidad de marcar los goles del mismo. Leo Messi es uno de esos privilegiados. En el día que superó a Xavi Hernández como el azulgrana con más partidos disputados en el Barça (768 encuentros), el argentino se dedicó a alterar el relato de un partido cuya línea argumental presentaba serios problemas para el conjunto de Ronald Koeman en el primer tiempo. El '10' hizo honor a su dorsal juntando adversarios, engañando defensas, filtrando pases milimétricos y reventando sistemas defensivos perfectamente engrasados. Y luego, marcó dos goles para coronar su recital, por si alguien dudaba. El Barça va lanzado a por LaLiga con un Messi pletórico. Y ya sabemos qué sucede cuando pasa esto.

placeholder Los jugadores del Barça se abrazan tras el 0-1 de Antoine Griezmann. (EFE)
Los jugadores del Barça se abrazan tras el 0-1 de Antoine Griezmann. (EFE)

En lo táctico, la Real Sociedad planteó un partido incómodo al Barça. De esos en los que todo el mundo conoce el plan inicial de ambos equipos, pero donde los dos conocen las intenciones del otro y aceptan las reglas. El cuadro azulgrana, agresivo y atrevido, presionaba en campo contrario frente a una Real Sociedad que combinaba presiones altas con repliegues bajos una vez que le superaban su primera intención. Allí, el cuadro catalán se atascaba frente a la sólida defensa vasca. Leo Messi revoletaba en la frontal cuando recibía pases verticales Pedri y Sergio Busquets, Ousmane Dembélé estiraba a su equipo al máximo y tanto Jordi Alba como Sergiño Dest buscaban dotabar de amplitud y profundidad a las posesiones. El Barça no hallaba la ruta de la victoria.

La Real, por su parte, simplificaba procesos ofensivos. Al galope, Alexander Isak dejaba por el camino a Frenkie de Jong, se colaba en los dominios de Marc-André ter Stegen y el meta alemán le negaba la gloria del gol en una acción clarísima. El partido se vivía en el filo de la navaja y la Real hallaba brotes verdes, pero el cuadro culé no encajaba gracias a la seguridad del guardameta teutón. Todo lo contrario hizo el Barça. A la primera que encontró Griezmann, el francés la mandó a guardar tras la acción de Messi y la asistencia de Jordi Alba en el minuto 38. La Real respondió al minuto, pero ter Stegen arregló su error en la salida de balón y frenó en seco el disparo de Isak.

El Barça se paseó en la segunda parte

Cuando parecía que el descanso ya se vislumbraba, Sergio Busquets filtró el enésimo pase vertical para Leo. El argentino condujo el cuero, ejerció de imán de jugadores, desparramó al enjambre de piernas que lo perseguían y dibujó una asistencia magnífica para un Dest que no falló frente a Álex Remiro (0-2). El Barça se marchaba al descanso por encima a pesar de la igualdad que había reinado durante la primera parte.

A la vuelta de vestuarios, el conjunto azulgrana siguió su ritmo de martillo pilón hasta borrar a la Real Sociedad del césped. El conjunto txuri-urdin, deprimido y superado, se quedó sin recursos para plantar cara a un Barça que lo aplastó. Ni más ni menos. En el 54, Jordi Alba dio rienda a la acción desde la izquierda, pisó línea de fondo, levantó la testa para asistir a Dest y el norteamericano marcó a placer. De izquierda a derecha, los carrileros del Barça disfrutaban de las virtudes de un sistema que protege a jugadores clave (Busquets, Mingueza, Dembélé, De Jong..) y potencia a los carrileros.

placeholder Leo Messi en acción durante el partido. (Reuters)
Leo Messi en acción durante el partido. (Reuters)

La hemorragia se convirtió en sangría y tan solo dos minutos después, Busquets sacaba el periscopio para detectar la carrera al espacio de Messi y colocar el cuarto tanto de la noche. Koeman aprovechaba el resultado e introducía a Ilaix Moriba y Ronald Araújo por Pedri y un excepcional Sergio Busquets mientras Imanol Alguacil retiraba a Andoni Gorosabel y Portu por Adnan Januzaj y Ander Barrenetxea. Dembélé, que ya había amagado durante todo el partido con prender la dinamita que haga explotar su potencial goleador, recibió el cuero en el centro del campo, arrancó a toda mecha y se sacó un zurdazo preciso para el 0-5.

En el 78, Barrenetxea puso el gol del honor para la Real Sociedad con un zurriagazo extraordinario, pero eso solo hizo que encender la llama de la ambición voraz de un Barça que hacía mucho tiempo que no sentía esa inquietud de títulos y ganas de ganar en su fuero interior. En el minuto 90, Jordi Alba conectó una pared en la frontal con el recién entrado Riqui Puig, buscó al de siempre y Messi envió a Remiro al fondo de la red con un toque sutil. El conjunto azulgrana suma 18 partidos sin conocer la victoria y no parece que vaya a parar si Atlético o Real Madrid le paran los pies en sus enfrentamientos directos.

FC Barcelona Leo Messi LaLiga Sergio Busquets Jordi Alba Alexander Isak Marc-André ter Stegen Antoine Griezmann Riqui Puig Xavi Hernández