Se cuestiona su continuidad

Joachim Löw o cuando la fiabilidad alemana choca tres veces contra el muro español

El seleccionador con más partidos de la historia del combinado nacional atraviesa un complicado momento. La federación le respalda, pero su revolución no surte efecto

Foto: Joachim Löw, en una imagen reciente. (Reuters)
Joachim Löw, en una imagen reciente. (Reuters)

Joachim Löw no es un tipo cualquiera. Hace más de 14 años, este hombre nacido en la Selva Negra dio un paso al frente en la selección de Alemania, donde había ejercido de segundo entrenador en el intento de Jürgen Klinsmann de ganar un Mundial celebrado en su propio territorio. El combinado nacional cayó 0-2 frente a la posterior campeona, aquella Italia que arrebató la última copa a Zidane previo cabezazo a Materazzi. La federación apostó por el perfil bajo de Löw, hombre elegante y de buen tacto con el futbolista, y que se acabaría por convertir en el seleccionador más importante de la historia de Alemania. Pero si hablamos de historia, Joachim escribió frente a la España de Luis Enrique la cita más dolorosa, la peor derrota, nunca antes los alemanes habían caído en el césped por una diferencia de seis goles en partido oficial. Cabizbajo, y con ese flequillo del que solo unas canas anuncian el paso del tiempo, abandonó La Cartuja. El país germano amaneció con una pregunta: ¿Está acabada la etapa de Löw?


“No me preocupa mi puesto de trabajo”, alcanzó a señalar frente a la prensa. El elegante técnico no quiso poner paliativos a la derrota frente a Luis Enrique. El 6-0 no solo fue apabullante, sino que fue corto. Manuel Neuer, el capitán de Alemania, fue el mejor jugador del equipo. Joachim Löw es historia viva del combinado alemán, siendo el seleccionador que más veces ha dirigido a la Mannschaft. Entre partidos oficiales y amistosos 188 avalan su trayectoria con la selección, a la edad de 60 años. De ellos, 120 fueron victorias, 37 empates y tan solo 31 derrotas. Su triunfo más importante fue en Brasil, poco después del 2-7 frente a los locales, cuando Alemania se convirtió en campeona del mundo. Tres años más tarde repetiría éxito con la Copa Confederaciones.

Low dirige a los suyos en el partido frente a España. (Reuters)
Low dirige a los suyos en el partido frente a España. (Reuters)


A tan brillante currículo le falta una bestia negra, precisamente la misma selección por la que peligra ahora su puesto: España. La parte poética es que Joachim Löw es un enamorado del famoso tiki-taka que llevó -precursor del Barça de Guardiola- a los mejores tiempos de la selección española tanto con Luis Aragonés como, más adelante, con Vicente del Bosque. Una filosofía de juego que el alemán compartía en público. En el fútbol moderno la forma más fácil de ganar es jugar bien. Él lo sufrió en sus propias carnes. Durante sus 14 años al frente de la selección alemana se ha enfrentado a España en cinco ocasiones. Solo consiguió la victoria con un gol de margen en un amistoso en el 2014. Frente a la Roja perdió la final de la Eurocopa 2008 (1-0) y la semifinal del Mundial (2010). La que menos valor deportivo tiene, con permiso del pase a la Final Four de la Liga de Naciones, ha supuesto el golpe que resquebraja la vajilla de Löw. No todos los días se pierde 6-0, menos si llevas el escudo de Alemania cosido en la camiseta.

Dudas en la reconstrucción de Löw

La federación apenas esperó minutos para confirmar después del partido que la confianza en su seleccionador era plena y en catalogar la abultada derrota como un accidente. Pero lo cierto es que ni los resultados ni el juego han acompañado los últimos meses de Alemania. En los ocho partidos disputados en el 2020, la selección de Löw solo ha ganado tres partidos. Cuatro empates y el fracaso frente a España, el resto de resultados. Un balance pobre para una aspirante a la Eurocopa del 2021.

En los primeros meses del 2019, tras sucumbir a la maldición del campeón y caer en fase de grupos en el Mundial de Rusia, Joachim Löw recibió el apoyo de la federación en su idea de refundar el equipo: Adiós a varias vacas sagradas y paso al frente para jóvenes estrellas. Boateng, Hummels y Müller, tres de los iconos de Alemania más ganadora, eran señalados, tanto en privado como en público. “Un nuevo comienzo”, citó el seleccionador. Sané, Werner, Goretzka, Gnabry… Una generación de futbolistas germanos llamados a marcar la diferencia. Un año después, los resultados no funcionan y algunos de los antiguos pesos pesados mantienen un nivel sensacional en sus clubes, como el mediapunta del Bayern de Múnich.

Muller fue elegido como mejor jugador del partido del Bayern frente al Barcelona. (Reuters)
Muller fue elegido como mejor jugador del partido del Bayern frente al Barcelona. (Reuters)


“¡Nunca he visto un fracaso tan grande! Se necesita a estos líderes después de una derrota así", fueron las palabras de la leyenda del fútbol alemán Lothar Matthäus al periódico Bild para pedir el regreso de Müller, Boateng y Hummels. Especialmente sangrante es el caso del primero, quien logró la cifra récord en su carrera de 26 asistencias en la pasada temporada. Müller fue uno de los mejores jugadores del Bayern que logró la Champions League, un triunfo que no ha tenido impacto en la selección alemana. Joachim Löw solo confía en dos veteranos a la hora de guiar a la joven camada: Toni Kroos y Manuel Neuer. El centrocampista del Real Madrid es la batuta del equipo y, de momento, ningún jugador con permiso del lesionado Kimmich ha dado muestras de ser un recambio a su altura.

En el caso del portero las sensaciones son diferentes. Neuer es el líder y capitán del vestuario, además goza del respeto y del apoyo de la mayoría de la afición y de la prensa alemana. Fuera del país se ve con sorpresa las pocas oportunidades recibidas por Ter Stegen, portero indiscutible de las últimas temporadas del Barcelona. El presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, llegó a amenazar a la selección con boicotear la presencia de jugadores del equipo si Neuer perdía la titularidad. Unas palabras retiradas tan solo una semana después. El guardameta culé vivió el partido desde su casa, ya recuperado de su lesión, pero en una no convocatoria acordada entre club, jugador y selección de cara a alcanzar la forma física óptima tras su parón.

Neuer y Ter Stegen, en un entrenamiento de la selección. (EFE)
Neuer y Ter Stegen, en un entrenamiento de la selección. (EFE)

‘Jogi’, un hombre zen que hizo cima en el Kilimanjaro y se avergonzó de cánticos nazis

La prensa alemana, con menor o mayor cariño según la ocasión, acostumbró a llamar ‘Jogi’ a Joachim Löw. El técnico demostró que no era un tipo cualquiera en su profesión, por ejemplo ganando un Mundial con Gotze de falso 9 en una selección donde el histórico estilo eran los remates de Gerd ‘Torpedo’ Müller, pero tampoco lo es fuera del campo. La meditación y el yoga han sido dos aliados de Löw tanto en su vida personal como en técnicas aplicadas a sus futbolistas. En el 2003, tres años antes de recibir el encargo de ser seleccionador nacional, viajó hasta Tanzania para cumplir uno de sus sueños: coronar el Kilimanjaro. Subió más de 4.000 kilómetros de altitud, vio amanecer y volvió a casa para continuar su libreta con una nueva lección aprendida.

Low, en una imagen de archivo. (EFE)
Low, en una imagen de archivo. (EFE)


De conocida mano blanda, a Joachim Löw solo se le atesora un día en la que, de manera pública, alzó la voz con un contundente mensaje. Fue en el septiembre de 2017, partido de clasificación para el Mundial que enfrenta a Alemania y a la República Checa. El conjunto germano juega fuera de casa, en Praga. Una parte de la afición viaja al país vecino y durante el transcurso del encuentro, coincidiendo con el aniversario de la invasión nazi a Polonia, se escuchan cánticos y consignas del Tercer Reich por parte de ultras. La plantilla no acudió a saludar a los aficionados desplazados al finalizar el encuentro, como marca la tradición. Mucho más duro se mostró en la siguiente rueda de prensa Löw: “Estoy lleno de rabia, y muy, muy afectado al ver que algunos que se autodenominan aficionados utilizan el fútbol y un partido internacional para sus desafortunadas demostraciones”. “Llenan de vergüenza nuestro país. No los queremos, no somos su selección y ellos no son nuestros aficionados, son indignos”, sentenció.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios