YA CUMPLEN CON SU OBJETIVO DE LA TEMPORADA

Marcos Llorente, tocado por una varita, pone al Atético de Madrid tercero (0-1)

La victoria del Atlético de Madrid contra el Levante vale para conseguir la tercera posición en la Liga. Es el objetivo. Lo consiguió con la nueva versión de Marcos Llorente

Foto: Marcos Llorente celebra con Diego Costa el gol marcado al Levante que dio el triunfo al Atlético de Madrid. (Efe)
Marcos Llorente celebra con Diego Costa el gol marcado al Levante que dio el triunfo al Atlético de Madrid. (Efe)

El Atlético de Madrid ya está en el podio de la Liga. Tercero tras ganar al Levante. Ha nacido un ídolo inesperado en el Atlético de Madrid desde que en Anfield salió al rescate del Atleti. Lo del ‘pupas’ no va con este chico. El despliegue físico y un estado de ánimo subido de confianza es contagioso. En Marcos Llorente encuentra Simeone su prolongación en el césped. El chico le pone todo el corazón y vive los partidos con la intensidad que lo hacía el Cholo cuando llevaba botas y la que tiene en el banquillo. El descubrimiento del entrenador argentino es un bárbaro que ataca con una agresividad extrema. Va a todos los duelos, es una amenaza, tiene atrevimiento y se siente el más fuerte. En la primera media hora que estuvo en el campo le fue suficiente para reventar al Levante.

Con Marcos Llorente la energía está asegurada. Simeone lo exprimió en un día importante para superar al Sevilla en la clasificación y confirmar que hay un nuevo Atleti. La propuesta del Cholo es más valiente y ofensiva. Ganó al Levante, como lo hizo en el campo de Osasuna, por osadía. Sin especular y con determinación desde el pitido inicial. Salió a comerse al rival con la agresividad de Marcos Llorente, Diego Costa y Carrasco arriba. Con Saúl, Koke y Thomas por detrás. El primer aviso fue del nuevo referente. Marcos Llorente puso en aprietos a Aitor. En el minuto 16, provocó el caos con el gol en propia puerta de Bruno. Llorente desequilibró la defensa con un control orientado y un pase atrás a Diego Costa. Todo lo rápido de la acción generó confusión en la defensa y acabó en un error de marcaje y despeje.

Koke dispara a portería en el partido contra el Levante. (Efe)
Koke dispara a portería en el partido contra el Levante. (Efe)

El efecto que provoca Marcos Llorente lo aprovecha Simeone para que el equipo no especule cuando está en el campo. Llorente es válido para presionar fuerte arriba, desgastar al rival en su campo y finalizar las jugadas. Era desconocida esta faceta de un chico que, en la cantera del Real Madrid, tenía el rol de mediocentro. En la etapa de Solari le compitió el puesto a Casemiro. Se aplaudió, en la casa blanca la apuesta por el canterano, la decisión de dar la oportunidad a un chico que podía dosificar al brasileño y tenía cualidades para ser un jugador que equilibrara al equipo en defensa. Simeone ha visto algo oculto y diferente. Marcos Llorente es un jugador que tiene condiciones para desequilibrar en ataque. Lo está aprovechando con la confianza que le da al chaval y ese gol al Liverpool que le ha cambiado la vida al ‘lechuguita’.

Acabó sufriendo

Simeone presume de moldear a los jugadores a su medida y las necesidades de un equipo que tiene que marcar las diferencias por carácter, garra, casta, bravura y sufrimiento. A Griezmann le reconvirtió en un futbolista peleón y más centrado a la portería. Con mejor olfato de gol. En Marcos Llorente ha visto que hay polivalencia y resistencia. Es un destructor del juego que ha adelantado su posición en el campo para jugar cerca del área rival. No tiene nada que ver con Griezmann. Tiene que ver con unas condiciones físicas y un cambio de mentalidad que es destacable. Un jugador acostumbrado a destruir atrás está cambiando el chip para destrozar arriba con ímpetu y una altísima intensidad. Aquí está el mérito.

De una excelente primera parte, por el planteamiento ofensivo y el derroche físico, el Atleti pasó a tener apuros en la segunda parte y poner en peligro la victoria. El Levante aprovechó la salida de Marcos Llorente. El efecto se diluyó y el Atleti, con Joao Félix en el campo, le faltó puntería. Tampoco estuvieron acertados ni Diego Costa ni Morata. El desgaste, en un día caluroso en el campo de La Nucía, lo notó el equipo rojiblanco. El Levante tuvo su momento para empatar el partido, al Atleti le entró la pájara, replegó, se echó atrás, pero le dio para llevarse tres puntos que tienen el sello de Marcos Llorente.

El nuevo referente del Atleti comentó sus sensaciones tras un triunfo clave: "Ví que podía recibir y tuve un toque de fortuna. Cuando uno está bien, lo nota, lo siente y se ve reflejado en el campo. Nos merecemos estar en la tercera posición. Estamos contentos por encadenar otro partido más ganando. Sumar es importante y nos hace estar más cerca del objetivo. Al final, cuando no consigues matar el partido el rival nos ha tenido encerrados".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios