espera unas elecciones justas y transparentes

Por qué Iker Casillas será un ingenuo si no va a la guerra contra Luis Rubiales

Aunque la principal noticia es que abandona definitivamente el fútbol, la oficialidad de la candidatura de Iker a la presidencia de la RFEF pone en alerta máxima el proceso electoral

Foto: Imagen con la que Iker Casillas presenta su candidatura a la presidencia de la RFEF
Imagen con la que Iker Casillas presenta su candidatura a la presidencia de la RFEF

Era un secreto a voces, pero faltaba la voz que lo hiciera oficial. Y tampoco fue una voz, sino algo más de estos tiempos de redes sociales. "Sí, me presentaré a la Presidencia de la @RFEF cuando se convoquen las elecciones". Así, con un mensaje lanzado desde su cuenta personal de Twitter unos minutos antes de las 14:00 horas de este lunes, anunció Iker Casillas algo que se daba por hecho, pero que él no había ni desmentido ni confirmado. "Juntos vamos a poner nuestra Federación a la altura del mejor fútbol del mundo: el de España", podía leerse en el citado mensaje, sin duda toda una declaración de intenciones.

[El gol que le quieren colar a Iker Casillas y que solo Irene Lozano puede parar]

Lo curioso es que el anuncio de su candidatura para disputarle la presidencia de la Federación Española de Fútbol (RFEF) a Luis Rubiales tapó otro anuncio aún más importante, como es el hecho de que Casillas, todo un mito del fútbol español, vaya a colgar los guantes. "He informado de esta decisión al presidente de mi Club, el FC Porto, al que solo puedo expresar mi más profundo agradecimiento", explicó el legendario guardameta del Real Madrid y de la Selección española, a quien solo un maldito infarto ha obligado definitivamente a retirarse.

Eso sí, lo primero que Casillas y quienes vayan a formar parte de su candidatura deben perder es lo que Francisco Gómez Antón, magnífico profesor de Instituciones Jurídico-Políticas Contemporáneas en la Universidad de Navarra, recomendaba a sus alumnos antes de impartir esta compleja asignatura: la ingenuidad. "Estamos trabajando con el máximo respeto y decisión en nuestra candidatura. Más de 23.000 electores nos esperan en unas elecciones justas y transparentes. 139 asambleístas decidirán", rezaba un tercer tuit del candidato Iker. Mal empieza si de verdad cree que esto será así y no una guerra (¿sucia?) contra Rubiales. Ahora verán por qué.

Pidiendo avales sin haber aún Asamblea

Hace unos días se conoció que el presidente de la UE Cornellà, Alejandro Talavera, había abierto el fuego de la campaña electoral a la RFEF con lo que él denominó "borrador" de una carta con evidentes tintes electoralistas y cuyo contenido fue compartido con otros clubes miembros de la Comisión de Segunda B. El clásico movimiento federativo en periodos electorales, ya saben, nada nuevo, pero menos descarado de lo que está sucediendo en Andalucía, otra territorial que Rubiales controla. Y es que este va a ser el territorio, valga la redundancia, en el que más va a tener que trabajar Casillas.

Luis Rubiales levanta el brazo a Pablo Lozano, presidente de la Federación Andaluza. (Foto RFAF)
Luis Rubiales levanta el brazo a Pablo Lozano, presidente de la Federación Andaluza. (Foto RFAF)

"Buenas tardes. Enviarme (sic) la carta entre mañana y pasado, por favor. Rellenar (sic) con sello, firma, no poner fecha. Datos para enviar por correo (...) o entregar en Federación en papel físico, como queráis". Estos son algunos de los mensajes que José Alberto Jiménez, directivo de la delegación de Federación Andaluza de Fútbol en Sevilla, está enviando a los empleados de esta con el fin de recoger avales de asambleístas para que continúe un presidente afín a Rubiales y de esta forma se garantice su voto.

Es decir, que tal y como sucedía en la época de Ángel María Villar, se usa una federación territorial para recoger avales de un candidato, cuando ni siquiera se ha elegido todavía la Asamblea —aunque lo dan por hecho— y el candidato para el que piden el aval sigue de presidente de la gestora de la federación andaluza, pues como formalmente aún no es candidato, no ha tenido que dimitir. Lógicamente, la presión a los empleados es máxima, pues les piden que hagan algo desde su lugar de trabajo y a favor de quien sigue siendo el que manda. Aquí tienen el citado documento.

Documento para avalar enviado a los trabajadores de la RFAF
Documento para avalar enviado a los trabajadores de la RFAF

Rubiales, de visita en Los Barrios

Sin salir de Andalucía, el propio Luis Rubiales tiene previsto para este martes una visita a Cádiz, donde se reunirá con todos los clubes de Segunda B y Tercera División. Lo más llamativo es que los ha citado en la localidad de Los Barrios, donde posiblemente se encuentra el club más díscolo con su gestión. Por si no lo recuerdan, el presidente de la UD Los Barrios, Álvaro Moya, fue quien se quejó al término de la Asamblea General Extraordinaria de la RFEF de que "es una pena que no haya libertad de expresión", tras haber sido interrumpido por Rubiales durante una de sus intervenciones. "Yo dirijo esto y aquí no hay alusiones", llegó a decirle el presidente, a lo que Moya contestó: "Es una pena, volvemos al Villarato, a que no haya libertad de expresión". ¿Volvemos? Mismo perro con distinto collar...

Pero ahí no queda la cosa. Desde la RFEF casualmente se acaban de convocar unas ayudas a las federaciones territoriales "para acciones puntuales y no concurrentes". Según se indica en la carta enviada desde la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, "las ayudas serán individualizadas por cada actividad presentada en el programa e irán desde un importe mínimo de 60.000 euros hasta un importe máximo de 200.000 euros" y "las solicitudes deberán presentarse hasta las 18:00 horas (hora peninsular) del día 21 de febrero de 2020, mediante escrito firmado por el Presidente de la Federación y enviado al correo electrónico de la Secretaría de la RFEF". No hay que ser un lince para entender que se trata de otra estrategia electoral.

Ante estas 'maniobras orquestales en la oscuridad', el candidato Casillas haría bien en evitar cualquier atisbo de 'juego limpio'. "Gracias a todos y todas por el cariño que he recibido y recibo. Vuestro apoyo y vuestra fuerza me animan. ¡A por ello! #IkerCasillas2020". Así concluía la cadena de cuatro tuits con los que Iker anunció que se presenta a las elecciones a la presidencia de la RFEF y, lo más importante de todo, que deja el fútbol. Bueno, el fútbol en realidad no lo deja. Sobre todo si derrota a Rubiales en unas elecciones que de momento seguimos sin saber cuándo se celebrarán, aunque sí cómo: ¿Justas y transparentes? Ya lo dijo el profesor Gómez Antón...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios