El 'caso Zozulya' vuelve a Vallecas: el Rayo no tendrá fondo ante el Huesca y el Elche
  1. Deportes
  2. Fútbol
multa de 18.000 euros

El 'caso Zozulya' vuelve a Vallecas: el Rayo no tendrá fondo ante el Huesca y el Elche

El Comité de Apelación ha desestimado el recurso interpuesto por el club dirigido por Raúl Martín Presa, por lo que jugará dos partidos con cierre parcial y tendrá que pagar multa

Foto: ConcentraciÓn en protesta por cesiÓn jugador ucraniano roman zozulya
ConcentraciÓn en protesta por cesiÓn jugador ucraniano roman zozulya

El 'caso Zozulya' ha regresado al estadio de Vallecas: el Comité de Apelación de la Real Federación de Fútbol (RFEF) ha acordado desestimar el recurso interpuesto por el Rayo Vallecano tras ser sancionado por la polémica generada durante el partido ante el Albacete, por lo que tendrá que pagar una multa y jugará dos partidos con cierre parcial de sus instalaciones. Competición impuso estas sanciones al club presidido por Raúl Martín Presa el pasado mes de diciembre, después de que el enfrentamiento ante el Albacete tuviera que ser suspendido al haberse escuchado en el campo insultos dirigidos al jugador ucraniano Roman Zozulya.

La resolución de entonces calificó lo sucedido en el estadio madrileño como una infracción grave, por lo que impuso al Rayo Vallecano una sanción pecuniaria de 18.000 euros, el mínimo para este tipo de infracciones, así como un cierre parcial del estadio. El cierre, durante dos partidos, afecta al "sector y grada/s donde se produjeron los hechos que dieron lugar al expediente", es decir, el fondo sur (el único que existe en el campo), donde se ubican los Bukaneros. Dada la inmediatez del próximo partido en casa (este domingo, ante el Oviedo), esta medida "será efectiva en los encuentros que debe celebrar el citado club en las jornadas 29 y 31 del Campeonato Nacional de Liga de la Segunda División", es decir, los enfrentamientos ante el Huesca (23 de febrero) y el Elche (el fin de semana del 8 de marzo).

Asimismo, con la desestimación del recurso presentado por el club vallecano queda "sin efecto la suspensión cautelar de la ejecucuión de las sanciones impuestas", es decir: el club tendrá que pagar la multa de 18.000 euros. Estas sanciones habían quedado en el aire después de que el propio comité de Apelación las suspendiera de manera cautelar.

"Las pancartas no podrían ocultarse"

Tras conocer la sanción, el presidente del club alegó que la resolución de Competición era "una atrocidad", argumentando que las pancartas no fueron autorizadas y que el club había puesto todos los medios para evitarlas. "Las pancartas se introducen sin nada de aire, prensadas y son muy difícilmente detectables", dijo el presidente, que evitó señalar a todo el fondo sur del Estadio de Vallecas. No obstante, Apelación no considera este un argumento "admisible", teniendo en cuenta "la dimensión de la pancarta". "No hay más que verla para concluir que no podría ocultarse, por mucho que se doblase, en parte alguna del cuerpo sin que, mediante la aplicación de las medidas adecuadas y sencillas se detectase", argumenta Apelación en la resolución, hecha pública este mismo viernes.

"Por lo tanto", continúa, "sí se considera que la introducción de una pancarta de estas dimensiones no es compatible con una aplicación diligente de los controles de entrada al estadio". Con respecto a los cánticos, en ningún momento el club negó que hubieran tenido lugar y si bien Apelación reconoce que el club vallecano "se mostró colaborador para resolver la situación", no existen pruebas de que "realizase ninguna actuación, ni tuviese reacción alguna en los cánticos que se entonaron (...) con carácter previo al primer requerimiento arbitral". "Es decir, la primera reacción del club recurrente se produce la tercera vez que entonan los cánticos, y una vez que se han exhibido dos pancartas", sostiene. En todo caso, según la resolución, el Rayo Vallecano no actuó 'motu propio' para detener los cánticos y solo lo hizo "a requerimiento del árbitro bajo la amenaza de la suspensión del partido".

El club se mostró colaborador (...) pero no hubo reacción hasta el requerimiento arbitral

Así pues, e insistiendo en que se reconoce que hubo reacción "algo tardía" del club, no se puede apreciar "una diligencia suficiente por su parte para poder considerarle exonerado de responsabilidad". Lo que no se ha fijado, por otra parte, es la fecha en la que se debería disputar la segunda parte del Rayo-Albacete suspendido; esta fecha se anunciará una vez que se conozca si el club vallecano decide recurrir la última resolución al Tribunal Administrativo del Deporte. El club que preside Presa tiene 15 días para recurrir, por lo que se podría saber cuándo se jugará a finales de febrero.

Rayo Vallecano Albacete Raúl Martín Presa Insultos
El redactor recomienda