vence en la final 2-0 a holanda

Estados Unidos gana su cuarto Mundial: la verdadera razón de por qué son tan buenas

Estados Unidos ha conquistado su cuarto Mundial de fútbol tras imponerse en la final por 2-0 a Holanda y certifica la supremacía en el balompié femenino de las norteamericanas

Foto: Rapinoe celebra el primer tanto del partido ante Holanda. (EFE)
Rapinoe celebra el primer tanto del partido ante Holanda. (EFE)

Estados unidos ha ganado en la final del Mundial de Francia 2019 a Holanda por 2-0 y conquista su cuarta corona, refrendando que no tienen rival en el fútbol femenino (del cual ocupan el número 1 en el ránking FIFA y nunca han bajado del tercer peldaño). Cuatro títulos cuenta en ocho ediciones el combinado de las barras y las estrellas, inalcanzable superpotencia de la disciplina en el que pesó más su historia que la rebeldía de la escuadra neerlandesa y es que la cacareada nueva fuerza del fútbol europeo parece menguar cuando enfrente comparece el gigante estadounidense.

Los combinados de España, Francia, Inglaterra y Holanda prometieron discutir su supremacía entre los octavos y la final de este campeonato, pero salieron derrotados por las ya tetracampeonas del mundo. Megan Rapinoe, presente en la anterior conquista en Canadá, se puso de nuevo al frente de la plantilla para reeditar un éxito que tenía que ser suyo. Ella venció no solo una batalla futbolística a los restantes 23 equipos, sino también un pulso dialéctico a Donald Trump. No pisará la "puta Casa Blanca", pero a su vuelta a Estados Unidos se sabrá heroína para muchos compatriotas suyos. Rapinoe decantó, no obstante, la final en el minuto 61 con un penalti pitado a sugerencia del VAR.

Hasta entonces pudo resistir el conjunto 'oranje', aunque la defensora del título había puesto todo su empeño para romper con anterioridad el 0-0. Lo mereció, especialmente, en el último tramo del primer parcial. Rose Lavelle, Alex Morgan y Samantha Mewis lo intentaron de todas las maneras: una volea, un cabezazo, un latigazo desde la frontal... Pero Sari van Veenendaal intervino con seguridad o con fortuna. Unas veces, poniendo su manopla a tiempo; otras, valiéndose del palo para salvar su casillero.

La trayectoria goleadora del cuadro norteamericano en el certamen incrementa el mérito, puesto que las pupilas de Jill Ellis habían podido adelantarse en sus seis compromisos previos antes del cuarto de hora. La vigente campeona de Europa resistió 61 minutos en Lyon. Después, se desplomó. La joven Lavelle, llamada a extender el legado de Megan Rapinoe, Ali Krieger y Carli Lloyd más allá de esta cita, cerró el encuentro.

En el Mundial del cambio para el fútbol femenino, algunas cosas siguen igual. Lo quiere así Estados Unidos.

Ficha técnica

2 - Estados Unidos: Alyssa Naeher; Kelley O'Hara (Ali Krieger, min. 46), Abby Dahlkemper, Becky Sauerbrunn, Crystal Dunn; Julie Ertz, Samantha Mewis, Rose Lavelle; Tobin Heath (Carli Lloyd, min. 87), Alex Morgan y Megan Rapinoe (Christen Press, min. 79).

0 - Holanda: Sari van Veenendaal; Desiree van Lunteren, Anouk Dekker (Shanice van de Sanden, min. 73), Stefanie van der Gragt, Dominique Bloodworth; Jackie Groenen, Daniëlle van de Donk, Sherida Spitse; Lineth Beerensteyn, Lieke Martens (Jill Roord, min. 70) y Vivianne Miedema.

Goles: 1-0, min.61: Rapinoe. 2-0, min.69: Lavelle.

Árbitra: Stephanie Frappart (FRA). Amonestó a Spitse (min. 10), Dahlkemper (min. 42) y Van der Gragt (min. 60).

Incidencias: final del Mundial femenino de fútbol de Francia 2019 entre las selecciones de Estados Unidos y Países Bajos disputada en el Stade de Lyon.

Una piña tras ganar su cuarto Mundial. (Reuters)
Una piña tras ganar su cuarto Mundial. (Reuters)

Por qué dominan tanto

Entre las razones para que las estadounidenses sean tan dominadoras aparece una ley de 1972, la Title IX, que impulsó la inversión en el deporte femenino en las universidades. El fútbol se convirtió en una fiebre en los institutos y universidades, creando un ambiente idóneo para la competición y la aparición del talento.

Pero además, el fútbol femenino en EEUU se vio beneficiado por el abandono de los jugadores masculinos por otros deportes. Esto permitía a las mujeres estar libres de presiones, al contrario que otros países de tradición futbolística, como Alemania, Inglaterra o España, donde prejuicios y prohibiciones cerraban las puertas a que las mujeres se desarrollaran con el balón.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios