tras anularse dos veces

El River-Boca se jugará el 8 ó 9 de diciembre fuera de Argentina

La CONMEBOL ha fijado una nueva fecha para la final de la Copa Libertadores después de que el partido se haya aplazado dos veces por incentes violentos

Foto: Hinchas del River Plate tras la suspensión del partido el sábado. (Efe - Juan Ignacio Roncoroni)
Hinchas del River Plate tras la suspensión del partido el sábado. (Efe - Juan Ignacio Roncoroni)

La CONMEBOL ha fijado una nueva fecha para la final de la Copa Libertadores después de que el partido se haya aplazado dos veces por incentes violentos. River Plate y Boca Juniors se verán las caras entre el ocho y el nueve de diciembre en " horario y sede a definirse por la administración de la CONMEBOL", aunque fuera del país, según ha hecho público el máximo organismo del fútbo sudamericano en un comunicado.

"Conforme a los hechos de violencia ocurridos en la ciudad de Buenos Aires el 24 de noviembre de 2018, lso cuales pusieron en riesgo la seguridad de los jugadores oficiales y aficionados, incluso con hechos delictuales que las autoridades de la República Argentina se encuentran aun investigando, resulta prudente que el partido final no se juegue en dicho país", ha indicado el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol tras la reunión que el organismo ha celebrado este martes en Paraguay.

Violencia contra el Boca Juniors

El partido de vuetla de la final de la Copa Libertadores entre los dos grandes argentinos, River y Boca, ya ha sido cancelado en dos ocasiones. La cita estaba prevista para el pasado sábado en el estadio Monumental, la casa del River Plate en Buenos Aires, sin embargo, los altercados violentos que protagonizó su afición durante la llegada del equipo visitante, provocó que las autoridades futbolísticas decretasen su suspensión hasta el domingo.

Un grupo de aficionados violentos del River lanzaron piedras sobre el autobús de los del barrio porteño de La Boca provocando daños graves en el vehículo y lanzaron gas pimienta que acabó afectando a los jugadores de Boca Juniors, y que provocó un desmayo en el conductor del autobús que trasladaba a los jugadores 'xeneizes'.

La violencia en la calle fue tal que el partido se suspendió hasta el domingo mientras los hinchas del equipo local protagonizaban escenas tan bochornosas como la que ha recorrido los medios de comunicación en las últimas horas en la que, a través de un video, se puede ver a un grupo de hombres pateando y lanzado por los aires a un cerdo ataviado con los colores del conjunto rival.

Al día siguiente la violencia persistíó en las calles y los directivos de Boca Juniors exigieron a las autoridades el aplazamiento del encuentro alegando que desigualdad de condiciones y denunciando los daños provocados en su capitán, Pablo Pérez, quien el domingo sufría disminución visual y un leve edema.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios