se ha suspendido la final de la libertadores

Violencia en el River - Boca: La Liga asesora a Argentina desde hace un año en seguridad

Javier Tebas y la ministra Patricia Bullrich firmaron en noviembre pasado un convenio de colaboración para atajar la violencia en el fútbol del país. La realidad marca que ha sido de escaso éxito

Foto: La firma del acuerdo, en Buenos Aires. (EFE)
La firma del acuerdo, en Buenos Aires. (EFE)

Fue una batalla campal lo que ocurrió en el barrio de Núñez, y ni siquiera se puede considerar como algo sorprendente. Argentina es ese país en el que los aficionados de los equipos visitantes no pueden, por normativa, acudir a los estadios cuando juegan su equipo, algo que ocurre con normalidad en el resto de países en los que se juega al fútbol. El problema de la violencia vinculada al fútbol en el país no es en absoluto nuevo y de hecho llevan tiempo buscando soluciones. Tanto es así que llevan tiempo buscando asesoría y, en esas, terminaron llamando a La Liga.

Así, en noviembre del pasado año, con suma teatralidad, se llegó a un convenio de colaboración entre el país y el campeonato que dirige Javier Tebas para que estos asesorasen a Argentina en materia de seguridad. Era, más que nada, un acto protocolario y este periódico ha podido saber que posteriormente ha tenido poco desarrollo. Una foto, un buen puñado de palabras amables, Javier Tebas hablando de sus éxitos -reales- en materia de seguridad en España y una ministra Patricia Bullrich, hablando de un futuro que, obviamente, no se ha dado.

"Para nosotros ha sido una prioridad la seguridad en el fútbol y venimos paso a paso logrando objetivos muy importantes", reflexionaba la ministra el día de la presentación del acuerdo. Es obvio, un año después, que las buenas intenciones no se concretaron en nada en absoluto. La final de la Copa Libertadores ha sido un bochorno grandísimo, con la suspensión de la vuelta después de que asaltaran el autobús de Boca y uno de los jugadores quedase herido. Más pareció una batalla que los prolegómenos de un enorme espectáculo y la cosa derivó en un espectáculo indeseable que no por imaginado deja de serlo.

Un G-20 o una gran final

La ministra de Seguridad, de hecho, puede pasar a la historia por una frase que dijo unos días antes de que todo esto ocurriese. "Vamos a tener el G-20, así que imagínese que lo de Boca y River parece algo bastante menor al lado de tener 20 presidentes ocho organismos internacionales y todo lo que eso implica en seguridad". Y eso que era la misma persona que afirmaba, tras darse la mano con Javier Tebas, que para ella el fútbol y la violencia derivada del mismo es una prioridad.

En el esperpento de estos días también destaca un tuit de Mauricio Macri, presidente del país, que le pidió a Bullrich que hiciese lo posible para que los aficionados visitantes tuviesen acceso al estadio, por más que la realidad sea tozuda y remarque a la menor ocasión que los problemas de seguridad en el fútbol del país no son para tomárselos en broma. Macri, es preciso recordarlo, fue presidente de Boca antes que del país.

La asesoría de La Liga, que se rubricó cuando Alfredo Lorenzo todavía estaba al mando de esa materia en La Liga, no ha tenido éxito, es imposible pensar lo contrario después de lo visto este fin de semana, uno de los puntos más bajos en una cuestión que, en Argentina, corresponde casi al día a día. "Siempre que hay un incidente dentro de la cancha, fuera de la cancha, a cien metros, o siempre que haya un incidente donde hay una camiseta de un equipo, es un problema de la liga y del fútbol", explicaba Tebas el día que se juntó con Bullrich para dar a conocer el convenio de colaboración.

No debieron calar sus palabras, en todo este tumulto se ha sabido que el líder de la barrabrava de River, Héctor Godoy, al que se conoce por el apelativo de 'Caverna', tenía en su poder 300 entradas para el partido. La relación entre ultras y clubes es una de las primeras cosas que hay que cortar, así que se ve que los consejos de La Liga o no han sido tomados muy en serio o nunca llegaron.

Argentina, un país con el que Javier Tebas tiene un vínculo personal fuerte, sigue teniendo un problema gravísimo de seguridad en el fútbol. Las imágenes de los últimos días son un episodio más y, por lo que se ve, la intención de La Liga por ayudar -si es que en algún momento existió más allá de las relaciones públicas- ha sido completamente estéril.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios