el argentino no quería al brasileño a su lado

Del veto por 'culpa' del Kun Agüero al afecto: la relación de Messi y Neymar en el Barcelona

Messi, directamente, vetó en su momento el fichaje de Neymar porque exigía tener a su lado al Kun Agüero. Con el tiempo forjó una buena relación con el brasileño, del que se despide con afecto

Foto: En la imagen, Neymar y Messi durante un acto promocional de este verano. (Reuters)
En la imagen, Neymar y Messi durante un acto promocional de este verano. (Reuters)

"Fue un placer enorme haber compartido todos estos años con vos, amigo @neymarjr. Te deseo mucha suerte en esta nueva etapa de tu vida. Nos vemos Tkm". Cariñosa fue la despedida que le dispensó este miércoles Leo Messi al que fue su compañero durante las últimas cuatro temporadas. El jugador argentino adjuntó el mensaje con una serie de imágenes de ambos compartiendo momentos y alegrías que el paso del tiempo acabó forjando una sólida unión. Elegante y afectuoso mensaje para el brasileño que jugará en el PSG. Pero la relación entre ambos, cordial en los últimos tiempos, no siempre fue así...

Cuando trascendió que el Barcelona se lanzaba de lleno a por el fichaje de Neymar, después de haber pasado el genial jugador el pertinente reconocimiento médico con el Real Madrid, Messi envió un claro mensaje a la directiva que por entonces presidía Sandro Rosell. "No quiero a Neymar", transmitió el de Rosario a la dirigencia, añadiendo otro igual de claro. "Quiero al Kun Agüero" a mi lado, subrayó Leo entonces. No, no quería tener cerca al brasileño, ya entonces futbolista de gran consideración en todo el planeta y llamado a ocupar un lugar de preferencia a nivel mundial.

El deseo de Messi era estar acompañado en el terreno de juego de un buen amigo, también buen jugador, pero que nunca le disputara el lugar que durante años viene ocupando. Pero Neymar era, es, otra cosa, un jugador que trasciende más allá del terreno de juego. El Barcelona hizo caso al consejo del argentino, pero se encontró siempre con una barrera imposible de derribar. El Kun era intocable para el Manchester City, ídolo absoluto para la afición 'citizen' e imposible de fichar. Desde los Emiratos Árabes, donde reside la propiedad del club británico, se cerró la puerta de salida.

Luis Suárez

Tiempo después, antes de que se concretara el fichaje de Luis Suárez, la historia se repitió. Ya con Neymar vestido de azulgrana, insistió Messi con su amigo. Volvió a apuntar al Kun como perfecto complemento para cerrar el tridente ofensivo del Barcelona. El mismo Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo, reconoció que el club había intentado convencer a los árabes, pero nuevamente el Manchester City se mantuvo firme. Agüero seguía siendo un futbolista por el que no se escuchaban ofertas, era el buque insignia del club e intocable.

No sólo siempre tuvo Messi una relación muy cercana en lo personal con el ex del Atlético de Madrid. También en el terreno de juego se sintió muy cómodo con su compatriota. Siempre se han entendido de maravilla con un balón por medio. Entre la amistad y el fútbol, Leo consideraba que el Kun podría potenciar su rendimiento, también ayudar al Barcelona a alcanzar los ambiciosos objetivos que se marca todos los años. Entonces era intocable, con Guardiola ya no tiene esa etiqueta el delantero. El técnico sigue buscando otro goleador —aparece Alexis Sánchez en primera línea—, lo que dejaría a Agüero, en caso de concretarse el deseo del técnico, en un complejo escenario.

En la imagen, Messi y el Kun Agüero. (Reuters)
En la imagen, Messi y el Kun Agüero. (Reuters)

Se fue, no le echaron

Tuvo que aceptar Messi la apuesta del Barcelona. Neymar era mucho más que un gran futbolista, una marca en sí que al club le iría muy bien para su expansión internacional. Tras una primera fase en la que las relaciones entre los dos cracks fueron algo distantes, con el tiempo se fueron suavizando. Mucho más que ello, acabaron siendo cordiales. La amistad, siempre, marcha por otro sendero... Ese buen 'feeling' entre ambos se trasladó al terreno de juego, donde firmaron momentos sobresalientes. Pero el brasileño quiere caminar en solitario para algún día disputarle el trono a Leo. El dinero del PSG, con el padre ya siendo el gran protagonista, hizo el resto...

La pasada temporada nada hacía prever que este áspero desenlace. El comportamiento de Neymar no varió. Con más afinidad con unos que con otros, nadie tenía grandes quejas del atacante brasileño, siempre cercano con sus compañeros. Pero ya en la recta final del pasado ejercicio, empezó a rondar en su cabeza la fuga, algo que no percibieron los que convivían con él. En esta pretemporada todo mutó. La tensión empezó a envolverlo todo. Cuando Neymar llega casi a las manos con Semedo, ya no hubo dudas. El futuro jugador del PSG abandonó el entrenamiento —no fue expulsado por Ernesto Valverde— visiblemente enojado. La cuenta atrás para certificar su marcha entraba en su fase definitiva...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios