un cambio de plan con grandes beneficios

De Falcao a Mbappé: cuando el Mónaco prefirió reinar en el banco

El Mónaco cambió de dirección. En vez de contratar figuras, ficha jóvenes para hacer caja en el futuro. Apuesta que tiene a Mbappé como protagonista del penúltimo capítulo tras el cambio de plan

Foto: Mbappé, protegido tras un partido de pretemporada del Mónaco. (Reuters)
Mbappé, protegido tras un partido de pretemporada del Mónaco. (Reuters)

alFue a finales de 2011 cuando dio el paso al frente. Entonces, con 45 años y ya entre los 100 más ricos del planeta según la lista Forbes, invirtió 100 millones de euros para manejar los destinos del AS Mónaco. Entonces en la segunda categoría, aquel invierno cerca del descenso, Dmitri Rybolovlev explicó que era "un apasionado del fútbol. Este club tiene un potencial enorme y espero que algún día pueda ponerlo de manifiesto tanto en casa como en Europa". En cuanto el equipo se instaló de nuevo en la máxima categoría, apostó por formar un equipo de estrellas, invirtiendo sin descanso. Años después, prefiere ser rey en el banco antes que en el terreno de juego. Con Falcao y James Rodríguez quiso imponer un nuevo orden en el verde; años después, opta por acumular billetes de euros... El caso de Mbappé es muy evidente.

La pasada temporada ganó la liga francesa, algo humillante para el todopoderoso PSG. Curiosamente, el éxito llegó con el cambio de plan de Rybolovlev. Al principio pendiente de grandes estrellas, desde hace tiempo decidió que era mejor invertir en jóvenes talentos para, en el futuro, hacer caja. Y la apuesta no le puede estar saliendo mejor al acaudalado empresario y dirigente. Las arcas del Mónaco se están llenando de billetes sin freno. Y ese afán recaudatorio lo está pagando el Real Madrid, que por muchos pasos que ha dado para fichar a Mbappé, por el momento se encuentra a un resistente Rybolovlev, que no se conforma con lo que le ofrecen desde las oficinas del Santiago Bernabéu.

Pero en todo este proceso, no conviene olvidar un hecho determinante, el considerado como gran divorcio de la historia. Tras 23 años de convivencia, a mediados de 2014 se conocía el desenlace de la ruptura del millonario con su esposa Elena. El Juzgado de Primera Instancia de Ginebra concedió a la mujer unos 3.200 millones de euros, algo sin precedentes en cualquier divorcio. El suceso, que así se puede calificar, provocó que el dueño del Mónaco tuviera claro que el fútbol, a partir de entonces, debía ser el medio para equilibrar sus finanzas tras el duro golpe recibido por la justicia.

En la imagen, Dmitri Rybolovlev junto a Alberto de Mónaco. (Reuters)
En la imagen, Dmitri Rybolovlev junto a Alberto de Mónaco. (Reuters)

Los 14 millones limpios

Este mercado de fichajes no está pudiendo ser más productivo para el club monegasco. Bernardo Silva y Mendy se fueron al Manchester City a cambio de 105 millones euros, mientras que el Chelsea tuvo que pagar 40 por Bakayoko, sin olvidar que Valère Germain se fue al Olympique de Marsella, a cambio de 8 'kilos', que ahora maneja deportivamente Andoni Zubizarreta. El plan ya se puso en marcha hace tiempo, primero con el traspaso de James Rodríguez al Real Madrid (80 millones), Martial al Manchester United (60) o Kondogbia al Inter (36), entre otros.

En la Navidad de 2012, apenas año y medio después de haber firmado por el Atlético de Madrid, decidió Falcao que tocaba marcharse a otra parte. Fue entonces cuando ya tuvo el primer contacto directo con el millonario ruso. Durante aquellos primeras conversaciones, el colombiano escuchó cuál era el plan, qué tenía proyectado el propietario para convertir al club en una referencia del mundo del fútbol. Los 14 millones limpios por temporada que le pusieron al atacante rojiblanco encima de la mesa hicieron el resto. Una descomunal cantidad de dinero que el colombiano prefirió agarrar a pesar de que en aquel momento era el gran '9' del mundo del fútbol. Tras un tortuoso camino, debido a una grave lesión en una rodilla, el cafetero por fin pudo triunfar, con título de liga incluido, la pasada campaña.

En la imagen, Falcao junto a Mbappé. (EFE)
En la imagen, Falcao junto a Mbappé. (EFE)

Fabinho, Lemar...

Queda un mes para que el mercado de fichajes se cierre y el tesorero del Mónaco, seguro, tendrá más trabajo. Mbappé se encuentra en la rampa de salida, listo para enfundarse la camiseta blanca... con permiso de Rybolovlev, que por el momento no cede ni un milímetro. Toca esperar porque el club del principado quiere rascar el máximo de una operación descomunal. Con la venta del joven talento, los ingresos se irían más allá de los 250 millones de euros, algo único. La cifra podría llegar a ser tremenda si al club le da por vender a jugadores como Fabinho y Lemar, con los que el Mónaco podría ingresar un mínimo de 100 millones de euros. Por el primero siempre estuvo interesado el Atlético de Madrid, mientras que por el segundo puja el Arsenal de Wenger.

[Más noticias de fútbol]

Esa apuesta por contratar juventud para hacer caja en el futuro en cuanto los cachorros se formen sigue estando vigente con vistas al futuro. En el último año se han tomado determinadas decisiones encaminadas a ello, empezando por proteger la cantera del club. Cuenta con interesantes futbolistas, confiando en que muchos de ellos alcancen la élite cuanto antes. Algunos de ellos estaban bastante expuestos, con contratos que dejaban muchas rendijas por las que se podían colar los grandes del fútbol europeo. Ese problema ha quedado ya resuelto y cualquier 'cazador' sabe que también tendrá que pasar por caja con los canteranos más interesantes. Igual que Florentino Pérez con Mbappé...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios