la maniobra blanca enfurece a los rojiblancos

Theo Hernández y un pacto Madrid-Atlético en el que no existen los caballeros

Ambos clubes hablan desde hace años de un pacto de caballeros no firmado en virtud del cual no se tocan jugadores del vecino. Un tratado que se vulnera de manera constante

Foto: Florentino Pérez y Miguel Ángel Gil, en una imagen de archivo. (EFE)
Florentino Pérez y Miguel Ángel Gil, en una imagen de archivo. (EFE)

"A tu hijo le doy esto y pongo a su disposición esto otro. Todo lo que necesite". El hijo es un niño, da igual el club en el que juegue. El vecino ha movido ficha, ha hablado con los padres y les pone encima de la mesa una oferta irrechazable. Sin dinero por medio, hablamos de un menor que apenas llega a los 10 años. Simplemente, el chaval lo hace bien, apunta buenas maneras y si encima se lo 'robas' al enemigo, pues mucho mejor. Este tipo de situaciones se dan en cualquier lugar de España, mucho más en la capital, donde los captadores de talento de los dos grandes clubes están al acecho para atrapar a los mejores. Son episodios que ponen de manifiesto que el pacto de no agresión del que hablan desde hace años Real Madrid y Atlético de Madrid no existe. Todo es mentira. El caso de Theo Hernández, el penúltimo...

Este tipo de situaciones se dan de manera constante. Real Madrid y Atlético no se quitan ojo, siempre pendientes de las nuevas figuras emergentes. Cuando se selló ese pacto no escrito, se intentó que los chicos de la cantera fueran respetados en todo momento. Si había interés, tocaba llamar para comunicarlo, nada de puñaladas por la espalda. Pero esas buenas intenciones no se plasman en hechos, así que diferentes maniobras en la sombra continúan estando vigentes. Siempre pasó. Desde niños a profesionales pasando por adolescentes. Los técnicos de los dos clubes tienen información puntual de la situación de los mejores futbolistas que anidan en las instalaciones del contrincante. Con la boca pequeña dicen algunos entrenadores en privado que no pueden tocar futbolistas del cercano club, pero la realidad es otra.

Las relaciones entre las dos instituciones se normalizaron en su momento, después de años de constantes y agrios enfrentamientos. Pero lo cierto es que desde hace un tiempo, simplemente se pueden considerar como correctas. Sin más. Se cumple con el mínimo protocolo y se acabó. En el Atlético de Madrid echan humo por lo sucedido este lunes. Ha sentado a cuerno quemado que Theo Hernández completara el reconocimiento médico dos días antes del decisivo derbi de Champions League, con la meta de Cardiff a un solo paso. Se estima que se pudo elegir otro momento. Cuando se destapó que el lateral ya había pasado por las manos de los doctores blancos, noticia adelantada por 'Marca', el cabreo en el Vicente Calderón fue absoluto.

Theo Hernández se vestirá de blanco. (EFE)
Theo Hernández se vestirá de blanco. (EFE)

"Juegan donde quieren"

La obsesión de Florentino Pérez con el Atlético de Madrid es de sobra conocida. Son muchos los futbolistas rojiblancos que ha intentado contratar en los últimos tiempos. A alguno de ellos, como es el caso del Kun Agüero, lo tuvo atado y sin informar, como marca ese falso tratado sellado de palabra, al Atlético de Madrid. La operación, como otras, no cuajó finalmente. Diego Forlán, Diego Costa y Radamel Falcao fueron otras estrellas rojiblancas con las que se encaprichó el presidente del Real Madrid. Igual que en los últimos tiempos, con la 'ayuda' de sus compatriotas Benzema y Varane, Griezmann también entró de lleno en los pensamientos del mandatario.

Este pasado verano, cuando el tiempo avanzaba y Simeone seguía sin tener a sus órdenes el goleador que llevaba exigiendo desde hacía meses, desde las dependencias del Vicente Calderón se levantó el teléfono para tantear a Álvaro Morata. Luego se produjo la protocolaria llamada al Real Madrid, aunque sin conseguir el objetivo. Episodios, algunos conocidos, la mayoría sin ver la luz, que ponen de manifiesto que ese compromiso entre caballeros no se lo cree nadie. La decisión de Theo ha provocado la mueca unánime en el interior del Atlético de Madrid. Pero al fin y al cabo, como siempre recalca Enrique Cerezo, "el futbolista juega donde quiere...".

En la imagen, Enrique Cerezo y Florentino Pérez. (EFE)
En la imagen, Enrique Cerezo y Florentino Pérez. (EFE)

Una sonada comida

El deseo de Theo Hernández se ha cumplido. El Atlético de Madrid ha hecho todo lo posible, una vez que tuvo claro que el jugador no quería seguir vestido de rojiblanco, para que éste eligiera otro camino. Fue imposible. El lateral galo tenía decidido desde hace mucho tiempo que lo mejor para su carrera deportiva era fichar por el Real Madrid. En el Vicente Calderón asumieron la cruda realidad hace semanas, pero intentó que el final de la historia fuera otro. Robert Fernández, secretario técnico del Barcelona, apuntó hacia los dos hermanos Hernández, pero se ha quedado con las ganas. Mientras uno se vestirá de blanco, el otro seguirá a las órdenes del Cholo Simeone. Lucas renovó hace unos días a pesar de contar con buenas ofertas.

[Para leer más artículos de fútbol]

Está por ver cómo se ponen de acuerdo para cerrar la operación de Theo, también cómo afecta este hecho a las tirantes relaciones entre los dos históricos clubes. La confianza no es precisamente lo que une a Florentino Pérez con el alto mando del Atlético de Madrid, sobre todo Gil Marín. Sonado fue lo acaecido en octubre de 2015, cuando en la protocolaria comida que tuvo lugar antes de un derbi que se disputó en el Vicente Calderón, la comitiva madridista abandonó el restaurante antes de lo previsto. El diario 'AS' desveló lo sucedido, relatando que el presidente blanco y el consejero delegado rojiblanco discutieron acaloradamente a cuenta de la venta centralizada de los derechos de televisión. El episodio de Theo, desde luego, ha logrado aumentar la sorda hostilidad reinante entre Real Madrid y Atlético.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios