el argentino no cobrará 40 millones al año

El inflado salario de Carlos Tévez y otros falsos cuentos chinos

La mayoría de las ofertas que aparecen en escena, por este o aquel jugador, suelen ser falsas. Como también que Tévez ganará 40 millones netos al año. En China pagan, pero los chinos no son tontos

Foto: Cartel en el que el Shanghai Shenhua hace oficial el fichaje de Carlos Tévez (EFE)
Cartel en el que el Shanghai Shenhua hace oficial el fichaje de Carlos Tévez (EFE)

Estos días los medios de un lado y otro del planeta se llenan de noticias del mismo corte. Futbolistas de cualquier perfil, desde top al más bajo, aparecen vinculados a ofertas millonarias. Se ha convertido en una moda, también en un arma que emplean muchos para colarse en un mercado que en los últimos años ha crecido de tal manera que un buen número de avispados, presuntos agentes la mayoría, pretende utilizar para meterse en el bolsillo unos miles de euros. Da igual falsear la realidad, directamente mentir, para que el ingenuo de turno muerda el anzuelo. Las ofertas son reales en algunos casos, muchas infladas o directamente falsas. Da lo mismo. Todos quieren meter la cabeza en China como sea. Una realidad que también aprovechan muchos jugadores, y sus asesores, para rascar una renovación con su actual club.

“Será el jugador mejor pagado del mundo”. Es el titular que invadió todos los medios de comunicación del globo, al mismo tiempo que decenas de memes aparecían en la red. Carlos Tévez jugará en el Shanghai Greenland Shenhua el próximo año, pero no lo hará como el futbolista mejor remunerado del planeta. Ni 40, ni 39, ni 38… El atacante argentino tendrá un sueldo superlativo, sí, pero no supera los 20 millones de euros por temporada. Una operación diseñada a fuego lento, desde hace tiempo, y gracias a la cual Boca Juniors se ha embolsado unos 10 millones de dólares. En Argentina la noticia ha alterado el panorama futbolístico, también periodístico, al propagarse por todos los rincones las ganancias que le reportará al 'Apache' la aventura asiática. Unos ingresos engordados de mala manera, pues la realidad es otra.

Mientras agentes de reputación bien ganada, con experiencia y conociendo el terreno que pisan trabajan sin dejar rastro, otros 'colegas' hacen todo lo posible por colarse a cualquier precio en la operación que sea. Es habitual que mientras uno de los primeros ya esté dando pasos para colocar en la Superliga de China a un jugador, el protagonista reciba una llamada de un desconocido ofreciéndole fichar por el club con el que ya está negociando, a veces cerca de rubricar el acuerdo final. Un circo con muchas pistas, la mayoría de ellas llenas de fango y embustes.

Jackson Martínez firmó por el Guangzhou Evergrande a principios de 2016 (Reuters)
Jackson Martínez firmó por el Guangzhou Evergrande a principios de 2016 (Reuters)

Preocupación en la federación

Los dirigentes de la Asociación China de Fútbol (ACF) asisten al espectáculo con creciente preocupación. Es obvio que la Superliga ha aplastado a golpe de billete a las hasta hace poco emergentes ligas de países árabes o Estados Unidos, pero los que manejan el fútbol en el gigante asiático ya empiezan a torcer el gesto viendo el panorama. El debate se empieza a abrir en canal y ya se plantea reducir el cupo de extranjeros. Ahora mismo se permite tener en las plantillas 5 foráneos (4 no asiáticos y 1 asiático), pero en un futuro no muy lejano se podría reducir a 4. La selección nacional no avanza, no progresa, y con esta medida se pretende, si se adopta, potenciar al jugador chino pensando en el equipo nacional. También sería una manera de regular un mercado descontrolado y que en un futuro no muy lejano podría estallar en mil pedazos.

No todos los clubes en China se manejan de la misma manera. No todos los propietarios sacan del bolsillo con ligereza fajos de billetes para comprar a este o aquel. Hoy en día apenas dos clubes actúan de esta manera. El Shanghai SIPG y el Hebei Fortune se han convertido en los animadores del mercado en el último año. Han aterrizado empresarios poderosos que por su pasión por el deporte rey no se cortan a la hora de ofrecer dinero y lujo al jugador de turno. Creen que firmando estrellas a precio de oro, el éxito deportivo llegará de inmediato. Y eso no es tan sencillo. El Guangzhou Evergrande, vigente campeón y club más poderoso desde el punto de vista económico, no actúa de esa manera. Paga y bien, pero siempre con un cortafuegos. Igual que el nuevo club de Tévez. Siempre hay un límite.

La web de la Superliga de China saca pecho tras las últimas y flamantes incorporaciones (csl.lesports.com)
La web de la Superliga de China saca pecho tras las últimas y flamantes incorporaciones (csl.lesports.com)

El Kun y el Hebei

"De cada 100 ofertas que aparecen en los medios, sólo 1 es real", suelen decir los que conocen el paño. Real es que el Hebei Fortune hará seguramente la gran operación de este mercado. Superior a la ejecutada por el SIPG, que pagó más de 60 millones al Chelsea por el fichaje del brasileño Óscar. El actual club de Lavezzi, que hace meses firmó un contrato de dos años y unos ingresos de 50 millones netos, marea a unos y a otros, aunque es el Kun Agüero el gran deseado para reforzar el equipo que dirige Manuel Pellegrini. El ex jugador del Atlético de Madrid sí podría convertirse en el Hebei en el futbolista mejor pagado del planeta si quisiera, lo que no es Carlos Tévez.

"Un club chino ha ofrecido...". La frase, rematada con formidables finales numéricos siempre y diferentes nombres de futbolistas, ya es un latiguillo repetido por unos y por otros, por todos los actores que han entrado, o pretenden hacerlo, en tropel en el jugoso mercado chino. No se dice el club en cuestión, eso es lo de menos. Hay que hacer ruido y se consigue el propósito. Da igual que un club ya tenga todas sus plazas de extranjeros cubiertas, el plantel prácticamente cerrado y que ni por asomo se plantee contratar al protagonista que acapara espacio en los medios. Y si hablamos de Cristiano Ronaldo o Messi, por poner un ejemplo, el objetivo está cumplido por el espabilado de turno. Aunque la historia no tenga rastro alguno de veracidad. La verdad importa bien poco...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios