EL DELANTERO INGLÉS CELEBRA UN GOL CON UN KO

De la cucaracha al pez humano: las diez celebraciones más extrañas del fútbol

Conseguir un tanto provoca una de las expresiones de felicidad máxima que se puede ver dentro de un terreno y el último en demostrasrlo de una manera más que extraña ha sido Wayne Rooney

El gol es la salsa del fútbol. Conseguir un tanto provoca una de las expresiones de felicidad máxima que se puede ver dentro de un terreno de juego y cada jugador muestra su alegría como mejor puede. Algunos están acostumbrados a celebrar goles por conseguirlos de manera más habitual y, otros, improvisan cada vez que son capaces de superar al portero rivel. Pero, sin duda, muchas de ellas pasan a la historia por dos motivos: bien, por ser muy habituales o bien por ser realmente extrañas. Y en este último grupo se encuentra la última realizada por Wayne Rooney en la Premier League.

El internacional inglés consiguió el tercer gol del Manchester United en la victoria de su equipo ante el Tottenham y decidió celebrarlo de una manera poco común: tras llegar al pie de la grada, pego varios puñetazos al aire hasta dejarse caer como si hubiera sido noqueado por su invisible rival. Los jugadores del United se fundían con él entre risas, pero ¿cuál era el motivo real? Pues escasos días atrás se había filtrado un vídeo en el que se veía a Rooney boxeando con su amigo, el defensa del Stoke City Phil Bardsley y, en dicha pelea, el zaguero propinaba un puñetazo que dejaba KO al 'devil'.

Y es que hay celebraciones de todos los tipos: con la mano alzada (Alan Shearer o Emilio Butragueño), en forma de corazón (Gareth Bale o Carlos Bacca), disparando a la grada (Robbie Keane), besándose el anillo (Raúl González), gritando a los cuatro vientos (Luis Suárez) o, incluso, algunas que lo son precisamente famosas por no celebrarse en exceso (Thomas Müller). La irónica celebración del delantero inglés ha sido la última en entrar en la lista de las más extrañas de todos los tiempos, de las que El Confidencial ha realizado un décalogo de las más curiosas de todo el planeta fútbol.

Robbie Fowler se pasó de la raya

El gran delantero del Liverpool no sólo fue un goleador de primerísimo nivel, sino que también tuvo más de una polémica sobre el césped. Sin duda, una de las mayores llegó en la celebración de un gol, en la que convirtió una línea del campo en algo que nada tiene que ver con el deporte.


La cucaracha que sí podía caminar

Una celebración que no gustó demasiado en Mendizorroza: un gol del Real Madrid fue la excusa perfecta para Ronaldo, Robinho y Roberto Carlos para tirarse sobre el césped y hacer el gesto de una cucaracha patas arriba, una celebración nada bella pero, desde luego, fácil de recordar.


Balotelli se convierte en Hulk

El delantero italiano es, sin duda, uno de los reyes de las celebraciones. Desde su mirada desafiante a la grada, a mostrar una camiseta con la leyenda '¿Por qué siempre yo?' o a la que corresponde al vídeo: un golazo ante Alemania en la Euro 2012, donde mostró su musculatura tras un trallazo.


Los niños que ya son jugadores

En el Mundial del 94, Bebeto, Mazinho y Romario celebraban un gol ante Holanda haciendo el famoso gesto de acunar a un niño. Veintiún años después de aquella imagen que dio al vuelta al mundo, el gesto continúa sobre el césped. ¿Cómo? Cada uno tiene al menos un hijo que es profesional del fútbol.


Nadie se ríe de Van Nistelrooy

El delantero holandés siempre fue un goleador nato y no le gustaba que los rivales le menospreciaran. Esto es lo que ocurrió en un partido de clasificación para el Mundial de 2006 ante Andorra, donde un defensa se rió de él tras fallar un penalti: su venganza llegaría minutos después tras marcar.


Un baile para endulzar el gol

Colombia se convirtió en la gran revelación del Mundial de Brasil y lo hizo a base de goles y bailes. El combinado 'cafetero' se convirtió en una de las grandes atracciones del campeonato, celebrando cada tanto con un baile distinto para conquistar a buena parte de los aficionados al fútbol.


Marcar es como irse de pesca

El Stjarnan islandés se ha convertido en un equipo que ha revolucionado el mundo de las celebraciones: desde jugar a los bolos, a parir un balón o a intentar ser rambo. Pero, sin duda, hay una muy encima del resto: la pesca de un salmón humano... que roza la perfección.


El portero saltarín

Marcar es cosa de goleadores, pero la alegría es común a todo el equipo. Robert Kidiaba, portero del Mazembe y de la selección del Congo es, sin duda, la fiel representación de que un tanto te hace dar saltos de alegría... aunque éstos se hagan sentados y muy rápido.


Las bicicletas no son sólo para el verano

La selección Sub 20 de México dejó una celebración para el recuerdo en el PreMundial. Un tanto que no será recordado por su bella factura pero sí en la manera en la que se ordena todo un equipo para que el autor del tanto regrese al medio del campo en bicicleta.


La vergüenza de Katidis

Marcar un gol es un acto irracional de alegría, pero no da derecho a hacerlo todo. Giorgios Katidis, un jugador griego de gran proyección, no tuvo mejor idea que hacer un saludo romano tras un tanto a lo Di Canio. El resultado del gesto fue tajante: expulsado de por vida de la selección griega y del AEK.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios