NANÍN Y BÁRCENA NO FALTARON

Calderón se despide de los tramposos con una juerga

El ex presidente del Real Madrid, vivió anoche un emotivo festejo. Aquellos a los que juró por su honor no conocer, y que en realidad fueron los

Foto: Calderón se despide de los tramposos con una juerga
Calderón se despide de los tramposos con una juerga

El ex presidente del Real Madrid, vivió anoche un emotivo festejo. Aquellos a los que juró por su honor no conocer, y que en realidad fueron los artífices de su llegada a la presidencia y también de su escandalosa salida, le organizaron una fiesta de despedida. Como suena. El ya famoso Nanín y Luis Bárcena, defenestrados públicamente por Calderón tras acusarles como únicos culpables del amaño asambleario, protagonizaron una noche de copas junto al ex presidente en la madrileña discoteca Pachá.

El sitio no fue elegido al azar, evidentemente. Pachá es propiedad de Pedro Trapote, empresario y directivo del Real Madrid. Nanín, además, trabajaba como relaciones públicas de esta exclusiva discoteca cuando en 2006 Ramón Calderón le encomendó la tarea de ‘ayudarle’ a conseguir la victoria en las elecciones madridistas. Por ello, en el discurso tras saberse presidente, Calderón no dudó en agradecerle el triunfo y calificarle de “fenómeno”.

Aunque tras destaparse en el diario Marca el escándalo de la Asamblea la pasada semana, Calderón trató de achicar agua despidiendo a Nanín, oficialmente empleado ‘mileurista’ del club pero dueño de coches de lujo, y a Bárcena, encargado del área social con un sueldo de alto ejecutivo, y jurando por su honor que no era conocedor del asunto. Nanín no tardó en desmentirle en las páginas de Marca, puntualizando que se había marchado él antes de que le echaran y que siempre había actuado a instancias de sus superiores, nunca por iniciativa propia. A partir de ese momento, el barco de Calderón se hundió irremisiblemente.  

Trapote debe explicar su implicación en el escándalo

Pero Ramón Calderón ha demostrado ser una buena persona y, lejos de enfadarse por esta jugarreta, decidió irse de copas con sus ex compañeros para cerrar las heridas. Puede ser eso, o también puede ser que dentro de lo malo, nadie ha salido tan mal parado del naufragio. A falta de lo que diga, claro está, la Justicia en los procesos abiertos por los varios escándalos hechos públicos durante la era ‘calderoniana’.

Otro detalle que toca ahora ser explicado lo sacó a la luz pública ayer por la noche José Antonio Abellán en el programa especial que Telecinco dedicó a la polémica salida de Calderón de la ‘Casa Blanca’. El periodista de la Cope afirmó que ocho de los diez infiltrados en la Asamblea del 7 de diciembre que Marca demostró que pertenecían al círculo de Calderón y Nanín, estaban a sueldo de alguna de las empresas de Trapote, quien sigue ocupando su puesto en la directiva madridista. Sin ir más lejos, varios de ellos estuvieron en la fiesta de ayer en Pachá, despidiendo, con momentos de emotiva fraternalidad, a un Ramón Calderón que abandonó la discoteca a primera hora de la madrugada del jueves. Pero él juro por su honor que no conocía a ninguno y que ni siquiera tenía trato con Nanín, su auténtico valedor. Por eso, don Ramón debió de pensar anoche: “Que pongan otra copa y ya se verá quien paga la cuenta”. Y salud para todos.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios