Es noticia
Menú
El 'pelotazo' de Red Bull que demuestra que la Fórmula 1 vuelve a ser una mina de oro
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
MERCADO EN EBULLICIÓN

El 'pelotazo' de Red Bull que demuestra que la Fórmula 1 vuelve a ser una mina de oro

El caso de Red Bull es otro exponente de la pujanza y crecimiento global de la F1, que se reafirma con la creciente llegada de grandes corporaciones multinacionales con inversiones

Foto: Verstappen celebra su título con Red Bull. (EFE/Ali Haider)
Verstappen celebra su título con Red Bull. (EFE/Ali Haider)

El anuncio de acuerdo multimillonario de Red Bull con el gigante tecnológico Oracle, con 500 millones de dólares a distribuir en cinco años, ha sido la muestra perfecta del renovado vigor de la Fórmula 1 como polo de atracción de los más importantes acuerdos globales de patrocinios vinculados al deporte. Con diferentes dimensiones, varios equipos están recibiendo la llegada de grandes empresas, como también Aramco con Aston Martin. En el caso del equipo austríaco, la dimensión del 'pelotazo' se mide por el nuevo tope presupuestario que los equipos deben respetar: 140 millones al año. Oracle aportará a Red Bull 100 por temporada.

La crisis económica y la bajada drástica de las audiencias televisivas provocó que las empresas con ambiciones de promocionarse a través de la Fórmula 1 empezaran a escasear. Pero la disciplina ha sabido superar un bache que afectó a todos los deportes, y está renaciendo con más vigor que su competencia, fútbol incluido. Aunque este sea a nivel global un deporte de mayor alcance popular que la Fórmula 1, se encuentra con una barrera insalvable para ser aprovechado por las empresas por el ‘troceo’ de sus principales competiciones Por el contrario, la razón básica del renovado interés por la Fórmula 1 se apalanca en dos virtudes básicas: Su alcance global y su perfil tecnológico.

placeholder La petrolera saudí Aramco es el nuevo title sponsor de Aston Martin.
La petrolera saudí Aramco es el nuevo title sponsor de Aston Martin.

Negocio redondo

Mientras el futbol diluye su pegada en ligas nacionales, Champions League, Copa Libertadores o torneos de selecciones, La Fórmula 1 llega presencialmente a 22 de los mercados más importantes a nivel global en una misma temporada. Es su principal ventaja sobre cualquier otro deporte con la excepción quizá de MotoGP. En cuanto a la tecnología, la pandemia ha jugado a favor de la Fórmula 1 al disparar el valor de las empresas tecnológicas y su abanico de nuevos servicios que han cambiado el mundo estos últimos años más que en las dos décadas anteriores. La tecnología punta de los monoplazas es por ello, un caramelo irresistible para todas esas empresas que quieren darse a conocer como lo más de lo más a nivel tecnológico en sus respectivos sectores.

Desde los acuerdos de Vodafone con McLaren y de Marlboro con Ferrari, ambos con más de una década de longevidad, no se alcanzaba la psicológica barrera de los 100 millones de euros en inversión en patrocinio. El salto de Oracle de patrocinador preferente a convertirse en el ‘title sponsor’ de Red Bull se debe al campo de posibilidades enorme para promocionar su ‘expertise’ tecnológico que ofrece a través de la Fórmula 1.

Para Red Bull el acuerdo es redondo. En teoría, con los 100 millones de Oracle, el dinero que recibe del reparto del pastel de los beneficios de Fórmula 1 y la aportación de proveedores y patrocinadores secundarios, el gigante de las bebidas energéticas mantiene con su marca una presencia relevante en el coche sin aportar un solo euro al presupuesto. Es más, incluso está en un escenario donde hasta ganaría dinero.

Es cierto que RedBull debe pagar a los empleados de Honda que le siguen proporcionando (y evolucionando) sus motores. Aunque la aparición del logo HRC (Honda Racing Corporation) en el capó del motor es una clara señal de un precio de amigo por el constructor japonés, aun así se trata de una partida que ahora tiene que aportar dinero donde antes le salía gratis. Luego está el mantenimiento del equipo filial Alpha Tauri y gastos como su programa de jóvenes pilotos, pero RedBull ha sabido capitalizar su reciente título mundial con un auténtico ‘pelotazo’.

placeholder Crypto.com será el nuevo patrocinador oficial del Gran Premio de Miami, que se disputará en un nuevo trazado urbano alrededor del Hard Rock stadium
Crypto.com será el nuevo patrocinador oficial del Gran Premio de Miami, que se disputará en un nuevo trazado urbano alrededor del Hard Rock stadium

Hasta criptomonedas

Pero este acuerdo no ha sido el único que hemos conocido estos días. Otros similares se han venido sucediendo y no descarten que alguno muy gordo se anuncie en las próximas jornadas. El mercado está en clara ebullición. A la Fórmula 1 ha llegado la moda de las criptomonedas. Los 100 millones de euros anuales de la compañía Crypto acordados con la Fórmula 1 le aseguran la presencia de su marca en la publicidad estática en todas las carreras del campeonato, lo que se une al próximo Gran Premio de Miami en Estados Unidos. Allí prometen estrenar un ‘fan zone’ con una impactante activación experiencial de sus productos con el objetivo de ir extendiéndola a otras carreras del campeonato.

Aramco y el Santander

En la liga de los 100 millones de euros de inversión o superior se encuentra Aramco, el gigante saudí del petróleo, que junto a su inversión como patrocinador oficial de la Fórmula 1 acaba de anunciar su acuerdo como ‘title sponsor’ de Aston Martin. El objetivo de esta apuesta es muy claro: adquirir rol protagonista en plena efervescencia de la promoción de energías alternativas y los combustibles sin emisiones de carbono.

Situación parecida a la decisión tomada por el Banco Santander en su regreso a la Fórmula 1, cuya cruzada por la sostenibilidad a través del desarrollo tecnológico justifica su presencia, que a primera vista no tiene mucho de ecológico. Es una aparente contradicción de que una petrolera o un banco busquen perfil de ‘verdes’ en un entorno contaminante, pero el secreto está en las herramientas de asociación tecnológica que proporciona la Fórmula 1 para elaborar una narrativa creíble como ningún otro deporte puede ofrecer hoy en día.

El anuncio de acuerdo multimillonario de Red Bull con el gigante tecnológico Oracle, con 500 millones de dólares a distribuir en cinco años, ha sido la muestra perfecta del renovado vigor de la Fórmula 1 como polo de atracción de los más importantes acuerdos globales de patrocinios vinculados al deporte. Con diferentes dimensiones, varios equipos están recibiendo la llegada de grandes empresas, como también Aramco con Aston Martin. En el caso del equipo austríaco, la dimensión del 'pelotazo' se mide por el nuevo tope presupuestario que los equipos deben respetar: 140 millones al año. Oracle aportará a Red Bull 100 por temporada.

Fórmula 1 McLaren Honda
El redactor recomienda